cuadrupedo.comuv.com
autos motos wallpapers imagenes vehiculos vehiculos terrestres acuaticos barcos yates aviones


Mas recientes

  • villa vuelta ombu
  • apadrina una palabra en peligro de
  • biografia de alexander graham bell
  • los ninos mexicanos en la lupa de unicef
  • garcia delgado jose luis
  • afamado disenador adrian pierini presento workshop en arequipa
  • avivamiento en indonesia
  • the answer man la pelicula
  • how to get paid to be an online advice columnist
  • libro lic ocampo
  • que son los suenos
  • la cena de alfonso reyes en el umbral de la nueva narrativa
  • rosa jose maria
  • the worlds best films
  • rodolfo david ortega pena
  • herenciageneticayenfermedad la fundacion irene megias
  • entrevista a erick hobsbawn
  • no es cine todo lo que reluce cine dvd coleccionismo y
  • los que viven de la basura bienvenidos al infierno de la chureca
  • poemas ricardo jaimes freyre
  • articulos de cultura del mes de enero de 2012 en actualidad
  • vmware converter como virtualizar tu windows real
  • definiciones evangelizacion testificacion
  • opiniones de garrapinillos zaragoza pregonero
  • pregon 2005 por antonio lara feria
  • si se calla el cantor patrimonio de la
  • d gray summer
  • iron man 2 la pelicula nuevo trailer
  • mas alla de orion 2006 septiembre
  • ferias y festividades en hidalgo
  • paroxetina cinfa efg comprimido recubierto con pelicula
  • el agua es el problema ambiental mas grande del mundo
  • control de la ira en adolescentes
  • treaty reflection by dr martin mansergh
  • parvada muy brava
  • observatorio cono sur de defensa y ffaa
  • historia el carupanazo
  • criticas de emiliano basile
  • aproximacion a las practicas pedagogicas de la universidad del
  • musica teatro musica teatro argentina musica taller teatro
  • falsarius chef recetas de semana santa un primero un
  • material para suplencias e ingresos
  • campeonato en posts de chile
  • noticias escoltas de venezuela
  • la violencia domestica e institucional hacia personas
  • la innovacion de productos
  • independencia y guerra federal en venezuela y
  • copa del rey
  • los pingos de todos sinoble y el maestro libre un orgullo
  • entrevista radio universidad



  • 1 2 3 4 5 6 7

    beruby.com - Empieza el día ahorrando

    Publicidad 

         
    Ultimos Posts



    Descripcion:
    Después que salió la 1ª edición de este libro en Alemania, tuve la oportunidad de hacer una visita a Asia una vez más. Las páginas que siguen dan una descripción de mis experiencias y de aquello que pasó allá. Van a leer algunas de las cosas que me tocaron muy profundamente. Tenemos un intervalo de 16 meses entre este capítulo y el anterior. Vamos a tener, aquí, noticias más recientes de lo que está pasando en Indonesia. Muchas de las cosas que describiré aquí tienen la capacidad de dejarlos casi suspendidos en el aire sin aliento.

    En los juegos Olímpicos, una costumbre que persiste aún hoy. Los atletas llevan la antorcha de fuego olímpico desde la ciudad Griega llamada Olympia, el lugar donde las olimpiadas originalmente comenzaron. La llama olímpica es transportada de antorcha en antorcha hasta alcanzar la ciudad donde los juegos siguientes se realizarán. Los atletas llevan la llama de país en país, atravesando todos los continentes hasta a aquella ciudad escogida donde se realizan los Juegos Olímpicos.

    En esta procesión de antorchasencendidas, hallamos la ilustración ideal que mejor percibiéramos como funciona la propagación del evangelio por el mundo. Hace más de 1900 años atrás, las Buenas Nuevas comenzaron su caminata para circular por el mundo a través de las antorchas encendidas de los discípulos genuinos de Cristo. Las primeras paradas acontecieron en los Países mediterránicos durante la era del Imperio Romano. Roma era, en ese tiempo, conocida como el centro del mundo civilizado. Fue por esta razón, tal cual había dicho en los capítulos anteriores, que Roma se hizo uno de los primeros núcleos de donde partía el mensaje de Dios para el resto del mundo.

    La decadencia de la Iglesia Cristiana siguió inmediatamente después de la caída del Imperio Romano. Los que se llamaban sacerdotes de Cristo en ese tiempo, ya no tenían nada de semejante con el Señor. Gradualmente, el núcleo y la esencia del Cristianismo fueron siendo transportados para Europa Central. La llama fue siendo llevada para más lejos aún. La obra misionera hecha por hombres como Columba, Pirmin, Bonifácio, Ansverus de la raza Tectónica, fue preparando la nueva era de la civilización, bajo cuya protección, el evangelio había de ser propagado y llevado hacia lugares más distantes aún. La Reforma introdujo, por eso, a través de Lutero y Calvino, la segunda fase del transporte de la llama de Jesús, la cual fue iniciada en Pentecostés.

    Toda la renovación teológica que ocurrió en ese tiempo de la Reforma fue inmediatamente seguida de un avivamiento conocido como el Movimiento Puritano. Fue de esa manera que hombres como Spener, Francke y Zinzendorf, se hicieron los instrumentos que perfeccionaron la obra comenzada en la Reforma, suministrándole aquello que faltaba. El movimiento Puritano se hizo la locomotora más de acuerdo con las Escrituras y la cual impulsó y originó todos aquellos avivamientos de los siglos 18 y 19. Durante 350 años, Alemania juntamente con Suiza y otros países Escandinavos, cuya historia religiosa estaba conectada entre ellos, se hizo el centro espiritual del mundo. Fue a partir de allí que se esparció el mensaje del Evangelio.

    Pero, la providencia de Dios quiso que el evangelio fuera llevado más lejos aún. Todas las razas y continentes tuvieron oportunidad de oír de Cristo. Los siglos 18 y 19 vieron nacer el Imperio Británico. Los frutos de esa elección muestran claramente como el Evangelio fue colocado en las manos de un idioma que se haría la Lengua Franca, un idioma que se hizo internacional. Fue un gran beneficio para el evangelio y para los misioneros de Dios de esa era. Es muy fácil que sigamos el recorrido que la Antorcha de Dios siguió por haber sido colocada en las manos inglesas. Fue de esa manera que el mundo quedó al alcance del mensaje de Cristo. Este 3º centro del Evangelio pasó la Antorcha para los continentes y paises colonizados por la Gran Bretaña del otro lado del Atlántico.

    En Inglaterra, nombres como Wesley, Booth, Spurgeon, George Muller y Hudson Taylor, hicieron brillar su Luz Fuerte y Dios los usó para llevar la salvación a mucha gente, haciéndose un movimiento del mensaje de Cristo imposible de parar. Ya en América, las manos de Finney, Moody, Torrey, entre muchos otros, fueron instrumentos para que la luz de Dios fuese esparcida por muchos lugares del mundo. Mirando hacia el mundo actual, nos parece que sólo existe un evangelista que podemos considerar cómo siendo portador de la sobriedad y de la verdad del Evangelio: Billy Graham. Me parece, también, ser la última mano anglo-sajona por la cual la Antorcha es transportada para los campos misioneros del mundo. Sin embargo, la Antorcha va a continuar su recorrido hasta al fin del mundo.

    Hoy, ya al fines del siglo 20, el mundo se hizo corrupto y apto a propagar cualquier cosa (buena o mala) mucho más rápido que nunca. Los neo-racionalistas teólogos filosóficos casi extinguieron la llama del Evangelio en el mundo Occidental. El centro del mensaje de Cristo pasó actualmente a las manos de Asia. Todos aquellos que están al corriente de la historia de África y de Asia preguntarán por qué razón África fue negligenciada en nuestra humilde tarea de intentar adivinar cual es el recorrido exacto que la Antorcha de Dios siguió hasta los días de hoy. Fue de propósito que dejé África para último.

    He ahí la razón: África ha experimentado un avivamiento en Uganda. Allí, también nacieron algunos evangelistas y misioneros, de los cuáles el más conocido es William Nagenda. Pero, el avivamiento en Uganda no fue privilegiado ni destinado a enviar muchos misioneros para otras partes del mundo. Este avivamiento era de débil intensidad y no tuvo poder suficiente para radiar su luz para otros continentes. ¿Cuál es la razón? Aún no siendo fácil hablar sobre los aspectos negativos de este avivamiento, tendremos que admitir que los cristianos de Uganda sufren de un mal muy propio y de una característica muy infeliz.

    Ellos son muy autoconfiados y seguros de si mismos. Un Cristiano Japonés, el Profesor Shimizu, me confidenció una vez: Hallé la actitud de los Cristianos Ugandeses un poco repugnante. No aceptan consejos de nadie, no son muy humildes, no oyen a sus hermanos y exigen que todos los oigan. Esta también fue mi impresión en varias ocasiones que los visité. Cuando los lideres pierden su humildad, cualquier avivamiento pierde sus mejores capacidades y comienza a morir. Me parece ser esta la razón porque Uganda no obtuvo el privilegio y la oportunidad de enviar sus misioneros para otras partes del mundo.

    Pero, en Indonesia parece ser diferente. El avivamiento allí, aún siendo muy joven aún, envía ya muchísimos misioneros para otros países de todo el mundo. Y así, hallamos nuestro 4º centro de envío de misioneros y del mensaje de Cristo aún en fase de desarrollo. La Antorcha del evangelio está actualmente en las manos de Asia y probablemente aún no alcanzó su plenitud máxima. Más de 1.000.000.000 de personas vive actualmente en Asia y todos ellos necesitan tomar el evangelio lo más rápidamente posible para evitar la catástrofe debido a los masivos poderes del mal que los amenazan ya por el lado de adentro. Aún es posible revertir toda la situación en Asia y hacerla uno de los últimos centros del evangelio antes de la segunda venida de Cristo. Estamos asistiendo a un ligero cambio de turno del Occidente para el Oriente.

    El poder espiritual del mundo Occidental está en declive muy acentuado. Muchas organizaciones misioneras perdieron su vitalidad espiritual y no saben lo que es el primer amor porque nunca lo tuvieron. Muchas otras perdieron aquello que tuvieron. Pero, la parte más triste es que todas ellas parecen que no se hubieran apercebido de ese hecho. Muchos otros misioneros Occidentales ya se hicieron en mechas humeantes y se encuentran al borde de la extinción. Uno de los líderes Asiáticos más conocidos dijo: los siglos anteriores, el Occidente envió muchos misioneros poderosos como Obreros para Asia. Pero, esa era parece pertenecer al pasado. Infelizmente, es esa la verdad. Por cada misionero sólido y conforme las Escrituras que recibimos aquí, aparecen muchos más sin ninguna verdad dentro de ellos y sin que hayan sido enviados por Dios.

    Este es uno de los frutos y de los resultados del tipo de teología moderna que se enseña en las escuelas Teológicas Occidentales. ¿Qué puede haber de bueno en esto? ¿Qué puede salir de bueno de esto? Mientras estoy escribiendo estas líneas, el presidente de una escuela Teológica aquí, me dijo: Siempre que enviamos nuestros estudiantes llenos de entusiasmo para las escuelas Teológicas Occidentales para que reciban entrenamiento y formación superior, ellos vuelven vacíos de poder, sin autoridad y, todo aquello que poseían antes de que hayan salido de acá, no vuelve con ellos. La Teología Occidental simplemente destruye el espíritu humano, la fe Cristiana y, en vez de edificar, roba todo lo que un corazón puro tiene. Como resultado, los Asiáticos se vieron en la necesidad y en la obligatoriedad de formar sus propios jóvenes en todos los aspectos. Fueron obligados a distanciarse de los módulos y patrones Occidentales y a crear sus propios centros de formación, los cuáles prohíben la entrada de cualquier Teología Occidental.

    El tiempo de Asia está llegando rápidamente. Ningún otro continente bebió tanta sangre martirizada como Asia. El suelo de Asia está saturado de sangre de los santos. En todos los países comunistas, los clamores de las oraciones de sus santos muertos por la causa de Dios, llegan a los cielos. ¿Será Dios incapaz de escuchar esas oraciones? ¡Claro que no! El avivamiento en Indonesia prueba que Dios está atento a ellas. Este nuevo centro mundial para el Evangelio ya envió misioneros para Japón, Tailandia, Pakistán, Alemania y muchos otros paises extranjeros. Pero, ¡nada de esto está pasando sin que haya una feroz oposición! Pero, eso forma parte de los ingredientes del crecimiento y maduración dentro de los locales, donde Dios reina firmemente.

    En el Suroeste de Asia encontramos enormes fortalezas de las tinieblas que se levantan ferozmente contra el mensaje del evangelio. Pero, la mayor fortaleza y amenaza es, el Comunismo. Tenemos que asumir eso como hecho, aún cuando las hipocresías Rusas y Chinas intentan mostrarse y se asuman neutras e inactivas. La actual explosión en el crecimiento de la población en Asia también es una amenaza seria a causa del hambre y por la falta de comida. Esa situación sirve a todos los intereses comunistas. Los espíritus inmundos del Infierno encarnan en este sistema corrupto y demoníaco (el Comunismo). Podemos probar y atestiguar esto a través de incontables ejemplos creíbles venidos de fuentes dignas de toda la confianza. Por ejemplo, en una de las prisiones comunistas, los guardias prisioneros hicieron una ceremonia blasfema: un pastor evangélico preso por su fe fue obligado a presidir un culto de cena muy especial para el diablo.

    Él era obligado a distribuir orina y excrementos humanos para todos aquellos que participaban en esa cena de blasfemia horrenda. Es decir, tanto una blasfemia como una oportunidad de tortura para que estos guardias se diviertan. ¿Qué mejor diversión para Satanás podría haber? Y sabemos que este no fue un caso aislado, pues hubo muchos más. Podemos leer muchos de estos ejemplos en los libros del hermano mártir Richard Wurmbrand, un hombre que testificó personalmente muchas de estas atrocidades durantes los 14 años de tortura que pasó en las prisiones rumanas. No tenemos ninguna duda sobre la veracidad de estos relatos, pues existen muchas pruebas irrefutables. Tampoco dudamos que todas estas torturas sean inspiradas por Satanás.

    La segunda fortaleza de las tinieblas que resiste e intimida la Obra misionera en Asia, es un conjunto de religiones que se instalaron en este continente. Hablamos, muy particularmente, del Islamismo. El Islamismo experimentó un crecimiento fenomenal, porque usa metodología muy agresiva y represiva tal como hizo la Iglesia Católica en el tiempo de la Inquisición. Hubo áreas (en el pasado) donde los Islámicos eran un poco tolerantes en relación al Cristianismo y otras religiones. Pero, hoy , aunque muchos musulmanes estén perdiendo su interés en el Islamismo, crece la hostilidad contra cualquier otro credo o religión entre los seguidores de Mahoma. Ya había dicho esto en capítulos anteriores y, por eso, sólo mencionaré ese hecho para realzarlo., Sin embargo, vamos a usar algunos ejemplos sobre el Islamismo y de los cuáles tenemos pruebas.

    El día 1 de Octubre de 1967, 29 iglesias y edificios evangélicos fueron destruidos en la isla de Celebes por una gran multitud de musulmanes enojados todo en una sólo noche. Aunque el órgano de una iglesia haya sido quemado al frente de la casa del jefe de la policía, a él ni le importó lo que estaba aconteciendo. El jefe de la policía vivía en el mismo barrio donde algunas de las iglesias fueron quemadas.

    En el norte de Sumatra, muchas persecuciones contra creyentes acontecieron en 1968. En la isla de Banjak, cerca de 300 Cristianos fueron amenazados de muerte si no abandonaban la isla o, en alternativa, si no aceptaban la religión musulmana. Aunque 25 de los creyentes hayan ido hacia la religión musulmana, los restantes fueron para la isla de Nais, dejando atrás todo lo que poseían.

    Ese mismo año, los musulmanes destruyeron una iglesia evangélica en la villa de Asahan. Los Bataks, una tribu Cristiana que es mayor en número que los musulmanes de la isla, se quedaron tan furiosos que destruyeron, también, dos mezquitas en la isla, movidos por venganza. Pero, hasta podemos entender cual es la razón, más no cierta reacción. Seguidor de Jesús nunca se venga. En la verdad, cualquier tipo de represalia sólo suministra más leña a los musulmanes para el fuego de su violencia, pues, ellos también sobreviven a través de la propaganda anticristiana a la que puedan echarmano. Fue lo que aconteció a los Bataks, fue una reacción desastrosa, pues aquello sólo manifestó como ellos aún andan viviendo lejos de Cristo o lejos de sus patrones de vida.

    Los meses de Septiembre y Octubre de 1968 en el Sur de Sumatra, cuatro cristianos fueron asesinados por musulmanes en Marta Pura. Ellos se habían convertido a Cristo hace bien poco tiempo, dejando de ser musulmanes, pero acabaron pagando con sus vidas su conversión. Pero, su sacrificio no fue en vano . Inmediatamente después de la ejecución de estos hijos de Jesús, 60 otros musulmanes se convirtieron a Cristo. El último acto de persecución en 1968 fue un ataque a una iglesia en Kedini en el Este de Java. El edificio fue simplemente nivelado con el suelo a través de las llamas.

    El año siguiente (1969), una plaza de nuevos ataques musulmanes comenzó a destruir las iglesias en el área. El día 17 deEnero, la Iglesia Reformada en Djatibarung (Occidente de Java) fue completamente destruida. El golpe siguiente fue en Slipi, un suburbio de Jacarta, el día 28 de Abril. En el espacio de dos horas de ataques, una iglesia nueva y acabada de ser construida, fue destruida por cerca de 500 musulmanes feroces. Como en otras ocasiones, un general del ejército vivía a 100 metros de la iglesia y comunicó que no se dio cuenta de los desacatos que hubo. Yo visité personalmente la iglesia destruida. El edificio había sido terminado dos meses antes de haber sido destruido. Sin ninguna ayuda exterior, los cristianos consiguieron juntar cerca de 4.500 dólares para construir su iglesia y, para los pobres indonesios cristianos, fue un enorme sacrificio. Más encima, después del ataque, las autoridades prohibieron una nueva construcción.

    El ministro que inauguró esta iglesia en Slipi, también es pastor de otras congregaciones. Las otras iglesias que pastoreaba también fueron ferozmente atacadas por musulmanes. No le es permitido predicar en ciertos locales de culto porque los musulmanes de los barrios amenazaron usar la fuerza para impedir cualquier culto. En otras iglesias, los musulmanes erigieron sus propias mezquitas al lado del lugar donde las iglesias habían sido destruidas. Y ¡ay de los creyentes que se atrevieran a reconstruir!

    El dueño de la casa donde estoy siendo recibido ahora es el ministro de la mayor iglesia de la ciudad. Su iglesia tiene siempre luces muy fuertes conectadas toda la noche y reflectores alrededor del edificio, pues, él me confidenció : ¡Nosotros no sabemos dónde o cuándo va a ser el próximo ataque!

    El 3º monstruo de las tinieblas en Asia es el ocultismo, juntamente con las prácticas de hechicería. Las religiones del Oriente, juntamente con el animismo, están tan envueltas con prácticas satánicas, espiritismo y fuerzas demoníacas, que muchas veces penetran en las propias iglesias y conviven con los cristianos dentro de la iglesia. Muchos creyentes nominales, aún prestando homenaje a aquello que la Biblia dice, aún mantienen sus amuletos y utensilios de hechicería, piezas de hechicería, de sanidad y de protección y otras cosas más a las cuáles recurren cuando se sienten en peligro o en necesidad.

    El avivamiento en Timor comenzó así que los habitantes de las islas comenzaron a quemar sus amuletos de hechicería, quitándolos para afuera de sus casas. Vamos a ver de forma resumida como aconteció con un caso especifico de un creyente nominal. Marco, un joven de 26 años de edad, fue un testigo ocular de grandes acontecimientos dentro del avivamiento, pero, ni aún así parecía haber sido afectado por ellos. Se quedó intocable aún viendo todo aquello que vio. Él había sido un hechicero activo durante muchos años y muchas personas recurrían a sus servicios siempre que tenían problemas. Pero, en la primavera de 1969, tuvo una manifestación directa del Señor Jesús. Una tarde, alrededor de las 18:00 horas, Marco vio una figura muy resplandeciente aproximándose a él. Él se cayó con el rostro en el suelo en gran temor y perdió la conciencia. Se quedó como muerto durante más de 14 horas.

    Las hormigas ya entraban y salían de su boca y oídos y sus familiares, cuando lo encontraron, comenzaron a creer que estaba muerto. En la mañana siguiente, alrededor de las 8:00 horas, recuperó la conciencia. Pasó a relatar la terrible experiencia por la cual pasó. Había sido llevado hasta la puerta del infierno. Un caballo, cubierto de sangre, montado por algunas personas, pasó delante de él. Entonces, oyó una voz: Este caballo lleva a todas las personas que aún no abandonaron sus amuletos y hechicerías. También relató otras visiones que igualmente lo habían aterrado. Así que terminó su relato a los curiosos, fue a recoger todo lo que tenía de hechicería y magia y lo quemó. Después de haber hecho eso, el Señor lo llamó para un ministerio personal. Yo tuve la oportunidad de conocer a este hermano personalmente cuando pasé en la villa donde vivía.

    Existe más un baluarte agresivo de las tinieblas en Asia, al cual ya hice referencia anteriormente. ¿Y qué es lo que sería? El intelectualismo Occidental dentro de las escuelas de Teología juntamente con sus críticas contra la Biblia y a favor del error interpretativo. Algunos estudiantes me contaron como se vieron en la necesidad de abandonar los estudios de una escuela de Teología en la ciudad de D. porque, decían, estaban siendo muertos, perdiendo toda su fe a través de aquello que estudiaban. En K. también existe el mismo problema. Los profesores alemanes y holandeses de esa escuela enseñan una teología moderna que es mortífera. Lo más difícil de creer es que esa escuela se encuentra en una isla donde Dios se manifestó de forma poderosísima. Allí mismo, en medio de un avivamiento, Satanás colocó una escuela de teología moderna para atraer a alguien para matar. Debido a ese hecho, los cristianos locales, juntamente con los estudiantes, fueron forzados a reunirse en una conferencia para decidir que hacer en relación a esta nueva amenaza contra la Obra del Señor Jesús.

    Otra dificultad enorme que se hizo una amenaza directa contra la obra del Señor, fueron las prácticas de la Iglesia Católica local y sus campañas misioneras, (conforme les llaman). En esta era que es conocida como la era Ecuménica, unas cosas realmente increíbles están aconteciendo. Mientras estoy escribiendo este corto informe, el superintendente de la Iglesia Reformada nos relató algunos de los terribles acontecimientos por los cuáles los Católicos son responsables. Nos dieron ejemplos claros de la intolerancia de esa denominación para con la obra de Dios, principalmente aquellas venidas de los misioneros católicos que operan en el área. En el norte de la isla, los católicos colocaron en práctica el siguiente esquema satánico: dieron nuevos nombres a cerca de 60.000 animistas, nos bautizaron forzadamente y nos registraron como miembros de la Iglesia. Realzamos el hecho de que, ninguno de estos animistas se convirtió hasta al día de hoy. Quiero realzar también que estos son datos e informes documentados y suministrados por las autoridades eclesiásticas locales. Esto no puede, de manera ninguna, ser visto como propaganda anti-católica maliciosa. Oiremos más relatos de casos debidamente comprobados más adelante.

    Pudimos verificar que Asia sangra a través de múltiples heridas mortales. Pero, esta llama que el Señor Jesús encendió en Indonesia continuará quemando y esperemos que permanezca hasta Su venida. En el pasado, algunos de sus mensajeros bendecidos llegaban aquí al Oriente, venidos de América y de Europa. Hoy, vemos esta situación siendo invertida: vemos misioneros que salen de Asia para convertir a Cristo al mundo Cristiano preso a sus teologías bajo el poder del racionalismo.

    Vamos a cambiar el asunto por unos breves momentos y déjenme relatar algo más suave. Gran parte de este libro fue escrito cerca del ecuador bajo un sol abrasador. Una camisa y un pantalón corto ya son ropas de más, suficientes para que nos sintamos muy desconfortables. Muchos insectos y mosquitos nos atormentan incesantemente. Coloqué un vaso de agua tibia para beber aquí a mi lado, encima de una mesa primitiva. Desde que salí de Alemania, ni una única bebida fresca conseguí arreglar aún. Las únicas cosas que se hallan por aquí son agua tibia y agua caliente. Unos niños inquietos están sentados enfrente de la mesa mirando fascinados mi máquina de escribir portátil. ¡Nunca vieron tal cosa antes! El barullo de sus risotadas y bromas se mezcla con el sonido de los más viejos conversando animadamente más distantes. Un poco más adelante están unas 25 personas cantando himnos a Dios, batiendo palmas y elevando sus voces dócilmente. Delante de mí está una lámpara a petróleo que instiste en apagarse con la brisa.

    Uso una crema que repele los insectos, para ver si no me pican. Coloqué unos tampones en mis oídos para poder concentrarme en mi trabajo. Pero, en la verdad, estoy extremadamente exhausto, pues tuve que hacer varios cultos y predicaciones. Os puedo decir que algunos de mis discursos y predicaciones duraron más de 12 horas sin parar. Tengo mucha dificultad para concentrarme en este momento. Me parece una tarea casi imposible ordenar mis pensamientos y colocarlos en orden en el papel de la máquina delante de mí.

    La bestia Comunista que surgió de las profundidades del infierno viene amenazando a Asia ya por algún tiempo y entra muy sutilmente en este continente usando promesas falsas de libertad. Sus garras aguzadas insisten en cazar a aquellos países que aún no consiguieron despedazar, aquellos que aguantaron la presión y aún no cedieron a sus pretensiones maliciosas. El Comunismo tiene ambiciones y lujurias territoriales y no mira los medios para satisfacerlos, subjugando pueblos y naciones que viven en paz. Pero, su blanco principal, es extinguir la llama del evangelio para siempre. De eso nunca tengamos dudas siquiera.

    A través de la ayuda de Dios pude visitar prácticamente todos los Países del Oriente (Asia). Dondequiera que iba, veo un conjunto diferente de necesidades. En una área existe falta de arroz; en otra, es la falta de empleo; pero, en todos los Países (con excepción de Ceilán) vemos que existe una enorme falta de Biblias, de la Palabra escrita de Dios.

    El hambre por la Palabra de Dios se quedó particularmente marcado en mi corazón en un País específico de Asia. No puedo decir cuáles son los nombres para no colocar en peligro las vidas de los creyentes que operan en el área. Los Países bajo dominio Comunista no permiten que ningún tipo de literatura Bíblica entre en sus fronteras. Pero, para que el Occidente sea engañado y escarnecido, existen colegios Bíblicos que mantienen las apariencias continuando abiertos y operativos. Sirven sólo para camuflar las realidades a través de las apariencias. Pero, aún en estas escuelas Teológicas existe una escasez de la Palabra escrita. En el País en que estoy pensando de una forma particular, existe sólo una Biblia para cada seis estudiantes y cuando salen de los Colegios, se quedan sin ninguna posibilidad de obtener una copia de la Palabra de Dios.

    Los que viven con Dios y parten para predicar el evangelio de Cristo, suelen hacer uso sólo de aquellas partes que consiguieron copiar manualmente de las Biblias que existían en aquellos seminarios. Pregunté si no sería posible que arreglemos más Biblias para estas personas. Un misionero me respondió: Es posible a través de la Sociedad Bíblica Inglesa. Esa Sociedad Bíblica tiene Biblias en sus idiomas. La triste noticia es que están guardadas en Londres, atrapando el polvo del estancamiento, pues es ilegal llevar Biblias para esos países. Pregunté si no había manera de conseguirlas haciendo contrabando de para dentro de esos países y de arreglar una manera de que las coloquemos en las manos de aquellos que las necesitan. ¡Claro que sí! Acabamos de enviar cerca de 500 Biblias, dijo. Y continuó contándome como fue posible que transportaron aquellas Biblias para aquellos países Comunistas.

    Por cuestiones de seguridad, omitiré aquí el relato que oí, pues no podemos colocar en riesgo una Obra tan bonita. Podemos sólo mencionar que este misionero aprendió con los propios soldados Vietcongues cómo cruzar las fronteras sin ser atrapados, llevando aquellas preciosas cargas. Él cruzaba fronteras imposibles de ser penetradas. El odio y el rencor del orgullo no pueden ser los únicos motivos por los cuáles nos sentimos autorizados a cruzar fronteras de forma ilegal. El amor de Cristo debe ser una mayor razón para transgredir la leyes internacionales sobre las fronteras. Dios no tiene leyes aduaneras para que las respetemos si trabajamos para Dios en un mundo que Él creó. Queriendo saber aún más sobre todo aquello, continué preguntando cuántas Biblias necesitaban y cuanto ellas costarían. Necesitamos con urgencia cerca de 500 Biblias y cerca de 10.000 Nuevos Testamentos. Tenemos maneras de cruzar la Cortina de Hierro. Sólo nos faltan las Biblias. En cuanto a los precios, las Biblias cuestan actualmente 1,5 dólares cada una. Los Nuevos Testamentos son mucho más baratos.

    La idea de transportar Biblias para el otro lado de la Cortina de Hierro ya no me dejó descansar. Unos días después, fui a conversar con el mismo misionero nuevamente. Le comuniqué que había conversado con mis colaboradores en Suiza y en Alemania y ellos ofrecerían aquellas Biblias y Nuevos Testamentos. Y fue así que logramos hacer: las Biblias deberían ser pedidas en Londres y los Nuevos Testamentos serían impresos en la India o en Hong Kong para reducir los costos y que aumentemos la cantidad.

    Oremos por el éxito de esta y de otras campañas. Nuestro deseo es que cada cristiano consiga por lo menos una Biblia y que el mensaje de Cristo pueda llegar a todos los lugares del mundo. Esto incluye los lugares donde está prohibido por los hombres la entrada de Biblias.

    Leemos en el libro de Apocalipsis, capítulo 13, que aparecerían la Bestia y el Falso Profeta en la tierra un día. Estos aterrarían al mundo en el final de los tiempos. Esta alianza satánica entre una fuerza política y una fuerza religiosa va a conseguir fabricar una boda entre Estado e Iglesia, entre la Bestia del Comunismo y la Bestia de la religión.

    Sería un error que asociemos la bestia religiosa sólo a aquello que la Iglesia Católica representa, o a la Bestia solamente al Comunismo. El fanatismo religioso y malicioso existe en todas las denominaciones porque no se anda con Dios dentro de sus paredes. Todas las religiones que excluyen la presencia de Jesús de forma real y la operación del Espíritu Santo de forma práctica, se caen dentro de la categoría de esa bestia religiosa. Por los frutos que dan podemos fácilmente distinguirlo.

    Unos años atrás, yo visité varias veces algunos países suramericanos, donde la religión católica tiene una enorme aceptación. En Colombia, un país que puede ser llamado la España de las Américas, conocí a un misionero que me relató la siguiente historia. Un evangelista protestante fue quitado de su cama a la fuerza en una noche y raptado bajo la mirada asustada de su propia esposa. Unas semanas después, ella recibió en casa paquetes con carne seca. Las cartas que acompañaban los paquetes decían que aquella era la carne del hombre que había sido raptado. Decían, también, que aquello era lo que acontecería con todos aquellos que rechazaran abrazar la religión católica y que no abandonaran la fe protestante. Decían que no existe salvación fuera de la Iglesia Católica y que deberían estar preparados para ser igualmente muertos si no se hicieran Católicos. No tenemos la certeza si era realmente la carne del hombre que desapareció. Pero, en cualquier caso, el pobre hombre nunca más apareció. Podemos garantizar la veracidad de esta historia.

    Inmediatamente después de este episodio, la mayoría de los ataques de terrorismo religioso contra protestantes en Colombia cesaron casi por completo. Eso se debió a la publicidad repugnante que los casos como este trajeron a la opinión pública. Muchos de los gobiernos expresaron públicamente su repudio por estos hechos que se hicieron públicos y conocidos mundialmente. Pero, ni así debemos pensar que esta bestia religiosa dejó de lado sus pretensiones de exterminar la verdad y los verdaderos sobre la tierra. La serpiente volverá a mostrar su cabeza para así conseguir la próxima oportunidad o víctima.

    En el Suroeste de Asia, un nuevo golpe sanguinario ocurrió el día 28 de Marzo de 1969. Los hechos de esta historia están comprobados y fueron debidamente investigados. No existen dudas sobre la veracidad de estos acontecimientos.

    Para que evitemos cualquier tipo de represalias contra las personas que están siendo agredidas, omitiremos sus nombres en este libro. Pero, que nos sea permitido decir que estoy escribiendo esta historia en el país donde ella ocurrió. En la verdad, prediqué más que una vez en la ciudad donde todo aconteció.

    Después de mucha preparación y oración, un grupo de estudiantes se preparó para ir a predicar el evangelio en una área predominantemente Católica, aún en la frontera de su país. Muchos dirán inmediatamente: ¡Claro! ¿Que más querían? ¿Que esperaban? No necesitan enviar misioneros protestantes para donde ya existen muchos misioneros católicos. En respuesta a esto, podemos asumir que sería muy tonto creer que todas las personas cerca de cualquier iglesia, sea ella católica o protestante, sean personas convertidas. Los verdaderos discípulos de Cristo son una pequeña minoría. Que quede aquí el aviso: La puerta es angosta y el camino que lleva a la vida es muy apretado. Pocos existen que lo hayan hallado verdaderamente. Ningún cristiano nominal tendrá acceso a ese camino. Todos los creyentes nominales necesitan ser evangelizados en la esperanza de que algunos se conviertan.

    Y fue así que estos jóvenes soldados de Cristo salieron predicando de una villa Católica para la otra. Iban de casa en casa, invitando a las personas para que asistan a los cultos y el Señor bendecía poderosamente su trabajo. En cada villa muchas personas hallaban al Señor Jesús por primera vez. Pero, los lideres eclesiásticos (y no sólo), movidos por una ira llena de envidia y de odio religioso, nacido en el propio infierno, hicieron cosas muy feas.

    Cuando terminaron cierta campaña evangelística que había durado algunas semanas, el grupo decidió volver hacia casa. Pero, uno de ellos, (llamémosle Esteban), dijo a sus hermanos: Anoche el Señor me habló para yo continué aquí predicando. Necesito permanecer en el área para evangelizar. Los otros miembros del grupo respetaron la decisión que tomó y continuaron orando por él después de que habían partido de allí. Por los frutos que su obra obtuvo, podemos confirmar que él había oído bien la voz del Señor. El Señor lo usó poderosamente.

    Las leyes locales exigían que Esteban informara a los responsables del ayuntamiento de la villa y al alcalde su presencia en el área antes de poder comenzar a trabajar. En una de las villas, los lideres locales convocaron a una reunión para discutir el asunto. Después de una discusión en un dialecto que Esteban no entendía, convocaron a seis hombres que, dijeron, lo acompañarían hasta la próxima villa. Ya fuera de la villa, cerca de unos 5 km, Esteban sintió en el aire una fuerza demoníaca muy extraña. Paró inmediatamente y, cayendo de rodillas, levantó sus manos para el cielo al mismo tiempo que se arrodillaba. Fue en el preciso instante en que el cuchillo de los hombres que lo acompañaban lanzó el golpe que lo mataría. Pero, como se había arrodillado en aquel instante, el cuchillo alcanzó sólo sus dedos, cortándolos fuera. Un segundo golpe cortó fuera la mano de él que aún se encontraba erguida para los cielos en oración. Él se cayó momentáneamente en el suelo a causa del dolor que sintió, pero se irguió enseguida y empezó a elevar sus brazos para Dios y un brazo sin mano estaba apuntando hacia el cielo, sangrando mucho. Fue cuando un tercer golpe fue lanzado en su nuca matándolo de inmediato. Su cuerpo fue tirado para fuera del camino y cubierto con tierra.

    Pero, el asesinato no quedó encubierto. Aún antes del día terminar, toda la villa sabía de lo que había pasado. El alcalde se sintió obligado a reunir al pueblo de la villa y a explicar que habían sido los comunistas que asesinaron a Esteban. Y, a finales de su discurso, dijo: Si esta noticia sale de aquí de nuestra villa, la persona responsable será muerta! Nadie de fuera podrá saber lo que aconteció.

    Pero, a pesar de las amenazas y de los avisos, no tardó mucho tiempo hasta que una denuncia escrita de lo que había acontecido llegó a la policía de una ciudad vecina. En la carta estaba el lugar exacto donde el cuerpo se encontraba y también los nombres de los responsables por el asesinato. La carta era anónima. Habría sido muy arriesgado colocar un nombre en aquella denuncia.

    Usando la información de la carta, el jefe de la policía encontró el cuerpo con alguna facilidad. Como el crimen había sido planeado y ejecutado por los católicos, el jefe de la policía que era protestante, ordenó seis policías protestantes para ejecutar las detenciones de los culpables, para no correr el riesgo de que no fueran detenidos. Al día siguiente, las fuerzas policiales cercaron la casa del alcalde. Él fue obligado a entregar a todos cuántos eran directamente responsables por el asesinato. Y fue así que todos los culpables fueron aprehendidos. El alcalde de la ciudad también quedó detenido. En este momento en que estoy escribiendo este informe, están aguardando el juicio en la prisión. En sus confesiones, los asesinos dieron todos los detalles del crimen. También confesaron que habían sido impulsados por razones religiosas y por los líderes de la villa.

    Sin embargo, el hecho más destacado, no fueron las confesiones de los criminales, sino antes la propia muerte de Esteban. Conforme él estaba siendo cortado por los cuchillos de los criminales, no se oyó ni un sólo grito o lamentación de la boca de Esteban. Partió de este mundo sin un murmullo, sin una lamentación. No había ningún pensamiento de rencor o de venganza en su mente. Estaba feliz porque iba a ver a su Señor, contento por el hecho de haber sido hallado digno de sufrir por amor a Cristo.Y fue así que más un mártir se unió al coro celestial, partiendo del Sur de Asia. Pero, la semilla que dejó está fructificando mucho, tal como aconteció con las semillas de otro Esteban que fue apedreado fuera de los muros de Israel en la era de los apóstoles. Él clamó: Señor, no los tengas como culpables de este pecado. Y rindió su espíritu.

    Cuando el cuerpo de Esteban fue recuperado, sus pies estaban de fuera de la tierra debido a la prisa de que lo entierren. Pero, el milagro fue que su cuerpo ni se había decomposto mucho para el clima tropical de allí. La noticia se esparció por todas las villas Católicas donde Esteban era o se hizo conocido y las personas salgan a las calles clamando que habían asesinado un santo.

    Visité en 1968, por primera vez, aquella área donde Dios encendió su fuego. Desde ese tiempo mi corazón ganó un enorme antojo y empeño por toda aquella obra que Dios está haciendo en Indonesia.

    En la primavera de 1969, tuve la gran alegría de andar con el hermano Pak Elias y con David Simeon cuando ellos visitaron Alemania donde discursaron en las conferencias que organicé en Stuttgart y Bretten. Aunque en todas esas ocasiones no había espacio para toda la gente que vino a oír los mensajes y eso había sido motivo de gran alegría para mí, la mayor alegría fue que Pak Elias se había ofrecido para acompañarme personalmente para el centro del avivamiento en el fin de ese mismo año. Casi no consigo arreglar palabras para describir aquello que vi y, después de mi conversión en 1930, veo esta segunda visita a Indonesia como el acontecimiento más destacado de toda mi vida espiritual hasta hoy.

    Como aperitivo para nuestro viaje, participé de una conferencia en el occidente de Java. Diariamente las personas eran colocadas delante de Jesucristo en persona. ¡El clímax fue alcanzado en el último culto (en el cierre de la conferencia) que duró 9 horas!

    En Europa, un culto que durara 3 horas sería muy largo para mí. Pero, la cosa más extraña fue que, después de las 9 horas de culto, no me sentía cansado y no tenía ninguna señal de extenuación. En la verdad, parecía que estaba mejor que cuando comenzó el culto. Me sentía fortificado, revitalizado por dentro, como si hubiera ingerido un maná secreto. David Simeon y su hermano estuvieron conversando conmigo después del culto y comenté con ellos aquello que estaba pasando conmigo. Me respondieron así: Es la atmósfera espiritual que existe aquí. Existe una diferencia muy grande entre este ambiente y un otro ambiente donde nuestras fuerzas son succionadas de sus fuerzas y desgastadas. En este ambiente, las fuerzas no son consumidas son revitalizadas. Es lo opuesto de que nos cansemos, funciona en sentido inverso. En el Occidente, muchas conferencias misioneras, en vez de que nos revitalicen, los hacen sentir exhaustos después de que hayan terminado.

    Dentro de una área y avivamiento real, los creyentes que vienen a las charlas de las conferencias, las cuales pueden durar hasta 12 horas en un solo día, reciben un maná secreto, una comida que nadie más conoce sino el mismo. Es verdad que sabemos y hasta aceptamos que estas cosas vienen descritas en la Biblia, que acontecieron en el pasado y todo lo demás. Pero, aceptamos con alguna dificultad que aún hoy acontecen. En Timor, ellas acontecen diariamente.

    Uno de los privilegios que tuve, fue conocer a Felipe, un nativo de esta isla. Una atmósfera espiritual parecía irradiar de este hombre, todo alrededor de este humilde siervo de Cristo parecía contagiarme y atraerme. No conseguí que fuera él que me contará la historia de la vida de él, pues, es muy común aquí que nadie hable de sus experiencias propias. Todos brillan extrañamente hablando solamente de Jesús. Jesús es su tema favorito y se ve un extraño brillo en los ojos de las personas hablando de Jesús. No hablan de sí mismos. Pero, los amigos de Felipe tenían mucho que hablar sobre este siervo de Cristo. Eran cosas grandiosas y tremendas. Él es el líder del grupo 36. En una ocasión, llegaron a cierta isla, él y los 10 miembros de su grupo. Querían hacer una campaña misionera. Se encontraron con el pastor de la Iglesia Reformada local y él les dijo: No vale la pena que vengan para acá. La villa es muy pobre y no existe comida aquí y ninguno de nosotros podrá cuidar de las necesidades de vuestro grupo.

    El grupo fue empujado para la oración. Preguntaron al Señor: ¿Señor, es aquí que nos quedaremos, o vamos hacia otro lugar? Jesús respondió inmediatamente: Yo mismo os traje hasta aquí y Yo mismo procuraré vuestras necesidades mientras estén acá.

    En la mañana siguiente muy pronto, comenzaron el primer culto que duró hasta cerca de las 15:00 horas. Por esa hora ya los jóvenes misioneros estaban hambrientos pues no comían nada desde el día anterior. Se volvieron hacia el Señor y oraron, pidiéndole que cuidara de ellos. Y Dios les respondió: Id a llamar el pastor de la iglesia que os habló y a los lideres de la iglesia también. Obedecieron. En total, eran 39 personas y más los miembros del grupo. Se reunieron todos en oración. De pronto, todos allí presentes vieron en una visión una mesa siendo colocada delante de ellos con unmantel de mesa blanquísimo y llenode manjares de todo tipo. Había mucha comida. Todos veían aquella mesa. Seguidamente se dio el milagro. Aparecieron unas manos distribuyendo la comida a las 50 personas allí presentes. Descubrieron que, así que colocaban la comida en sus bocas, se hacía algo que podían masticar de verdad. La comida se hizo real. En aquella noche la experiencia se repitió y, durante los tres días que el grupo permaneció en la isla, aquel milagro aconteció ocho veces. El pastor de la iglesia, los presbíteros y los otros líderes, juntamente con más cristianos, fueron testigos oculares de estos milagros.

    Tenemos en la Biblia escrito de la manera como el pan fue repartido entre los 5.000. Pero, aquí en Timor, tenemos un milagro de la comida para 50. Sin embargo, hubo otras maneras que Dios usó para alimentar a sus siervos.

    No esperamos que los racionalistas y los modernistas incrédulos crean en las cosas que describiremos. Pero, queremos afirmar que sus opiniones poco importan. Sus actitudes hasta rechazan aquellas cosas que vienen en la Biblia y no podemos esperar que las realidades de Dios puedan ser creíbles para ellos. El único consejo que podemos dar a tales personas es: Ven y ve, Juan 1:46. Vengan a ver por vosotros mismos. La razón para mi visita a la isla de Timor, era para yo poder entrar y participar en la presencia de Jesús de forma real y, quiera Dios, esta no será mi última visita al lugar. Es un hecho y una realidad que podemos sentir la presencia del propio Señor Jesús desde que estamos totalmente entregados y rendidos a Él en todos los aspectos de nuestra vida. Timor es actualmente como el Monte de la Transfiguración.

    Vamos ahora a pasar a describir otro milagro que creará admiración y, posiblemente, incredulidad en muchos creyentes. Hasta este momento, el milagro de la transformación de agua en vino que ocurrió en Canaán ya aconteció aquí en Timor ocho veces en diferentes ocasiones.

    Vamos a comenzar por la descripción que nos dio el líder del Sínodo de la Iglesia Reformada en Timor. El Pastor Joseph, que es miembro y pastor de la Iglesia Reformada, recibió su formación teológica en el Occidente. Durante la conferencia en Julio de 1969, él dio un informe detallado delante de un grupo de 120 misioneros y estudiantes venidos de todos los continentes, de todas las cosas que acontecieron en toda la Iglesia. Fue el día 12 de Julio. Yo estaba presente en la conferencia y recibí más tarde el informe por escrito y traducido en inglés. Informes de estos son necesarios porque los acontecimientos que vamos a pasar a describir son de verdad muy maravillosos. Yo ya prediqué personalmente y por varias veces en la Iglesia de Soe donde este milagro ocurrió y pude certificarme personalmente de los hechos después de una exhaustiva investigación. Los relatos aquí son comprobados y son reales. Vamos a leer lo que el superintendente hade decir personalmente.

    No existen vides en la isla de Timor. El vino que sale de la uva simplemente no existe por allá. También es imposible importar vino debido a la extrema pobreza de la población del área. Existe, sin embargo, un tipo de vino local que es extraído de las palmeras y, los habitantes locales, se alcoholizaban con ese vino eran viciados en él. Tiene un grado muy elevado de alcohol. Antes de que el avivamiento hubiese comenzado, había mucho alcoholismo en la isla. Pero, así cuando el Espíritu de Dios tomó posesión de los corazones de las personas, abandonaron sus vicios y ya no soportaban aquel vino. Dejaron para siempre los utensilios que cargaban con ellos para transportar la bebida. Y hubo muchas destilerías que fueron destruidas porque sus dueños se convirtieron. Pero, esto creó un enorme problema. La Iglesia reformada usó siempre el vino de palma para la Santa Cena. Pero, debido al hecho de que las iglesias olían inmensamente a alcohol los días de las cenas, los que abdicaban del vicio eran fuertemente tentados a pecar durante y después de las cenas. Lo peor de todo era que los alcohólicos no se sentían presionados a abandonar su vicio, porque mantenían la disculpa que los creyentes también usaban el vino de palma. Decían: Si en las iglesias se bebe vino de palma, no debe haber nada de errado beber acá afuera también.

    Los creyentes oraban incesantemente por una solución para aquel problema y la respuesta no tardó en llegar. El día 9 de Septiembre de 1967, una señora Cristiana oyó la voz de Dios diciendo: Transformaré agua en vino para la cena de Octubre. Aquella voz profética se repitió el 13 y el 17 de Septiembre. La señora pertenecía a los grupos que salían para evangelizar y transmitió el mensaje a los líderes locales. Y fue así que, conforme el día de la cena se iba aproximando, unos cántaros fueron llenos de agua y los creyentes oraron para que el milagro aconteciera. Y el milagro aconteció. La Iglesia de Soe experimentó aquel que vino a ser el primer milagro del agua transformada en vino, el día 5 de Octubre de 1967. El superintendente Joseph estaba presente en aquel culto y participó del milagro.

    En Diciembre de 1967 el milagro se repitió en otra ocasión de cena. El Señor Jesús hizo anunciar el milagro con antelación, anunciándolo unas semanas antes de haber acontecido. En cada una de las ocasiones, un grupo diferente de personas era escogido por Jesús, una a una, para que participen de la oración que Dios escucharía.

    El Superintendente Joseph, en su informe, dice que el milagro había acontecido en cada culto de cena desde Octubre de 1967. Conforme ya referí, hasta aquella fecha, ya había acontecido por ocho veces.

    El día 7 de Diciembre de 1968, Pak Elias y su esposa también participaban de un culto de cena donde el milagro aconteció. Me relató que, en ese tiempo, se sentía tan miserable por dentro que sintió que debería confesar todos sus pecados uno a uno nuevamente. ¡Aún sabiendo que Dios ya lo había perdonado hace mucho tiempo, no resistió hacerlo, tal fue el sentimiento que se apoderó de él, sintiéndose indigno y vil!

    A continuación de uno de esos cultos de cena, fueron almacenados dos garrafas del vino que sobró. Conforme se aproximó el día de la cena siguiente, los grupos 4 y 11 fueron los escogidos por Dios para hacer que el milagro aconteciera. En total fueron necesarias siete garrafas. Sin embargo, dos de las garrafas tenían aún vino antiguo. El Pastor Joseph estaba de acuerdo que fueran vaciados para que fueran usadasy fue dada esa tarea a uno de los creyentes. El hermano que derramó el vino, al llegar a casa encontró a su esposa sufriendo una terrible hemorragia. Había vomitado la misma cantidad de sangre que el vino derramado. Arrodillándose al lado de ella, imploró al Señor que la sanara. Fue a contar al superintendente Joseph lo que había acontecido. Convocando a todos los líderes y presbíteros de la congregación después de contarles lo que aconteció, se dirigieron para la casa del hermano para interceder por ella. Ella recuperó su estado de salud.

    Después de haber pasado por aquella experiencia, el hermano resolvió inquirir del Señor, cuestionándolo sobre lo que deberían hacer con el vino que sobraba. ¿Si no quieres que vaciemos las garrafas, que haremos entonces? Les fue dada la instrucción de que usen aquel vino para la sanidadde un cierto tipo de enfermedades, particularmente la anemia. Los creyentes fueron obedientes.

    Como resultado, este vino fue distribuido a las personas con cierto tipo de enfermedades. Descubrieron, sin embargo, que el vino se ponía ácido si quedaba descubierto por un tiempo. Permanecía intacto durante una semana y se iba colocando ácido y, por la 4ª semana estaba completamente agrio. Esto nos hace recordar el maná en el desierto que se podría cuando era guardado más tiempo que aquel que Dios permitía.

    Muchos de los misioneros que oyeron al Superintendente relatar estas ocurrencias comenzaron ap preguntar inmediatamente de inmediato: ¿Era realmente vino, o era jugo de uva? ¿Contenía algún grado de alcohol? La respuesta fue bastante esclarecedora. ¡No era ni jugo y tampoco tenía alcohol! Esto sirve como respuesta para todos aquellos que les gusta discutir sobre ciertas doctrinas e imponer ciertos puntos de vista sobre los otros. Era vino autentico, pero no tenía alcohol. Tanto los que defendían que no podía ser usado alcohol en las cenas, como aquellos que decían que no podía ser usado jugo, estaban correctos. ¿Cuántas de nuestras diferencias teológicas serán respondidas de ese modo? ¿Porque discutimos tanto sobre tantas cosas?

    Tomando en cuenta que muchos teólogos formados encuentren escandalosas estas repeticiones del milagro de Canaán, esclareceremos que no necesitamos de la opinión de ellos para creer en Jesús. Muchos de ellos hasta ya rechazan los milagros que vienen en la Biblia y será muy comprensible que rechacen y que también rechacen creer en lo que acontece Timor. Atribuirán estos milagros al fanatismo que se está esparciendo por el mundo. También entendemoos cuáles son las razones que los llevan a pensar de ese modo. Cinco años atrás, si me contaran esto que estoy aquí contando, también habría rechazado dar credibilidad a lo que oía. Puedo tener cierta simpatía y comprensión por sus actitudes de incredulidad. Pero, no podemos olvidar que estos problemas de incredulidad podrán fácilmente ser resueltos. Podemos aproximarnos de Jesús, o podemos visitar la isla de Timor personalmente. Vaya a Soe y vea por sí mismo. Todas las cosas que estoy describiendo aquí están todas documentadas en los archivos de Iglesias sanas y pueden, si Dios así quisiera, venir a ser experimentados por cualquiera que esté presente en el lugar cuando acontecieran.

    Pero, queremos desde ya avisar que ninguna Iglesia de Soe será un lugar de peregrinación o de turismo. Nadie allá conseguirá aproximarse a la mesa de la cena si no tuviera su vida totalmente en orden delante de Dios. Y, también, el engaño de todos aquellos que se puedan aproximar a la mesa del Señor cautivados por su curiosidad, pueden tener una sorpresa muy desagradable. Cualquier persona con un pecado por confesar, con cualquier actitud de impenitencia o de orgullo escondido, engaño marcado en su conciencia, o cualquier otro pecado que no haya sido perdonado y que haya pecados secretos, no podrá pensar que sus pecados no serán expuestos delante de todos. Dios colocará todos en la luz y toda la gente se quedará sabiendo cuáles son los pecados.

    ¡Como soy indigno! Muchas veces no di la gloria a Dios y muchas veces no obedecí, siguiendo mi propio camino cuando podría haber buscado y hallado lo de Dios. ¡Cómo las faltas en mi ministerio me acusan! Pero, fui testigo del milagro también. La misericordia de Dios va más allá de aquello que podemos entender o aceptar. También presencié la transformación de agua en vino.

    Inmediatamente después de aquella conferencia en el occidente de Java, un grupo extranjero partió acompañando a Pak Elias en una visita-campaña en el centro del área de avivamiento. Pero, además de nuestro líder, Pak Elias, había tres profesores de Japón y Pakistán y también un joven misionero americano. Éramos representantes de cinco países diferentes y seríamos el primer grupo de extranjeros visitando el avivamiento y familiarizándose con él. Fue una experiencia inolvidable. Pak Elias me abordó y me dijo: El señor es el primer visitante de Alemania que va a ver las cosas que están aconteciendo en nuestro medio por la gracia de Dios.

    Puedo sólo repetir: es de verdad un privilegio enorme algo que yo nunca merecí. Partimos para la isla de Soe el día 16 de Julio de 1969. El viaje fue muy agotador. Las condiciones de las carreteras no conseguirían ser imaginadas en países como Inglaterra o Alemania. Aún habiendo llegado con algunas horas de atraso, toda la congregación esperó pacientemente por nosotros y no abandonaron las instalaciones de la Iglesia. Nos dieron la bienvenida muy efusivamente.

    Los días que siguieron, estuvimos en movimiento continuo, de culto en culto, de predicación en predicación. No da para creer, ¡pero algunos cultos duraban hasta 12 horas seguidas! Eso sólo demuestra como las personas tienen hambre de la palabra de Dios. Pero, ¡también tienen capacidades muy grandes para absorber y digerir tanta comida espiritual de una sólo vez!

    Durante el tiempo que permanecemos en la isla, tuvimos el privilegio de ser testigos de la transformación del agua en vino juntamente con toda la iglesia de Soe. Estas fueron la novena y la décima vez que el milagro aconteció. ¿Será que alguno de vosotros consigue imaginar lo que es que estemos literalmente en la presencia del Creador del mundo?

    El superintendente Joseph nos dijo que ellos habían sido avisados seis semanas antes, que un grupo de extranjeros participaría de la cena en la Iglesia de Soe. Pero, ¡lo más interesante es el hecho que seis semanas antes, el grupo aún ni había sido formado! ¡El grupo se formó sólo dos días después de la conferencia en el occidente de Java haber comenzado y fue preciso mucha oración para que nos quedáramos sabiendo cuál sería la composición del grupo!

    El día 5 de Julio, un grupo de 12 personas compuesto tanto de mujeres como de hombres, fue instruído por Dios personalmente para que oren para que el milagro se hiciera posible. Seis mujeres recibieron la tarea de ir a recoger el agua en una fuente que Dios indicó. El agua fue colocada en vasijas grandes en la presencia de otras 18 personas y cubiertas con un paño. El viernes día 18 de Julio a las 12:00 horas, el Señor Jesús comunicó a sus hijos que el milagro había acontecido. Quitaron el paño de encima de las vasijas que habían sido llenas de agua y vieron que era vino y que era verdad que el milagro había acontecido de hecho. Cuando vi la cantidad de vino que había, me aproximé a uno de los líderes y dije: Este vino no será suficiente para las de 700 o 800 personas que participarán de la cena. Es verdad. Pero, nosotros vamos simplemente aguardar hasta que el Señor Jesús nos dé más instrucciones y que nos diga lo que debemos hacer. Tenemos que esperar hasta que eso acontezca. No podemos hacer nada más. Fue entonces el día de Sábado que el Señor dio más instrucciones: Reúnanse mañana a las 4:00 de la mañana y os diré en cual fuente irán a recoger más agua. Después, quédense orando hasta las 7:00 de la mañana. Obedecieron. En la mañana siguiente a las 7:00 de la mañana, el vino que faltaría llegó y más agua fue transformada en vino en la presencia de 18 testigos.

    Siempre que estos milagros acontecieron, las personas eran guiadas por Dios y nada acontecía sin que Dios los hubiera guiado. El Señor instruía siempre a un grupo diferente o a una persona diferente para ir a recoger agua y también para orar para que la transformación se diese. Es de esta manera que aquel privilegio es repartido por muchas personas. Más aún, el Señor daba instrucciones claras de que cada culto de cena fuera celebrado en lugares diferentes. De esa manera, los milagros se repartían por muchos lugares y muchas más personas se hacían participantes de cada experiencia.

    Pero, surgen aquí unos cuantos problemas a través de estos milagros. No será difícil que imaginemos las objeciones a que nos sujetaremos cuando los racionalistas que leen la Biblia oigan hablar de estas cosas. Puedo garantizar la veracidad de estos acontecimientos personalmente. No se trató de ninguna forma de hipnotismo masiva. No sería posible que fueran milagros fraudulentos como muchos que acontecen hoy día. Las personas que fueron testigos oculares de estos milagros fueron pastores sobrios, médicos y magistrados, el gobernador del distrito, (el cual se convirtió a Jesús recientemente. Oíremos más sobre él más adelante).

    Entiendo, hasta cierto punto, las objeciones que surgen en las cabezas de los creyentes que puedan estar leyendo estos hechos. Del punto de vista humano, sé que estos milagros son incomprensibles e incluso los habitantes locales dudaban de ellos muchas veces. Pero, cuando una señora cristiana expresó su incredulidad acerca de estos milagros, en la siguiente ocasión que se dio el milagro, ella fue llamada a participar en la transformación del agua para vino. Le fue dicho que estuviese presente y que debería permanecer allá hasta que el milagro hubiera acontecido. Y fue así que, con los propios ojos, ella vio el agua ser transformada en vino. Se dobló suavemente sobre sus rodillas e imploró al Señor que le perdonara su incredulidad. Otro hermano me contó la siguiente historia.

    Cuando aconteció el primer milagro, él expresó su incredulidad de la siguiente forma: ¡Si ese milagro acontece, yo doy mi vaca a alguien! Imaginen la sorpresa cuando el hombre fue designado y llamado para ir a recoger el agua a la fuente personalmente. Él se dirigió a la fuente que Jesús había indicado y apenas comenzó a derramar el agua para dentro de la vasija, sintió el olor del vino. Mirando hacia el agua, vio que el agua ya era vino. Colocando la vasija en el suelo, se arrodilló rápidamente e imploró al Señor que le perdonara.

    La manera como el Señor determina las ejecuciones de los milagros es muy destacada y digna de ser estudiada. La obediencia minuciosa de todos los que están envueltos es absolutamente imprescindible y esencial. Cierto día, el Señor instruyó a seis cristianos para que fueran a recoger agua y no les indicó a cual fuente debían ir a recogerla. Cuando llegaron fuera de la villa, el Señor mandó que pararan y que levantaran una piedra. Ellos obedecieron. Por abajo de la piedra había una fuente de aguas límpias con la cual llenaron las vasijas. Al día siguiente, sin embargo, la fuente se había secado nuevamente y ya no corría agua por ella.

    En otra ocasión, las 18 personas que estaban orando, fueron mandadas a entregar el vino al pastor Micah. Cuando llegaron a su casa, su esposa atendió en la puerta y ellos, muy naturalmente, entregaron el vino transformado a ella para que entregara al esposo. Aunque creamos que su desobediencia no fue total, el vino volvió a ser agua. Consecuentemente, oraron y ayunaron otros tres días más hasta que el agua hubiera sido transformada nuevamente.

    En la novena vez que aconteció el milagro, en el cual yo estaba presente, el Señor direccionó a 12 personas para que oren y que ayunen dos semanas antes de la cena. Durante aquel tiempo de oración, el Señor los instruyó para que coman la mitad de una banana por día, una cuchara de arroz y un vaso de agua. En esta dieta flaca, Dios les comunicó que oraran todas las mañanas durantes algunas horas, antes de ir hacia sus empleos. Pero, es de realzar que aquella dieta les trajo una enorme bendicción.

    El Domingo, día 20 de Julio, celebramos la tan deseada cena del Señor. Había cerca de 600 personas presentes. Nunca en mi vida participé en una fiesta tan linda. Ni podemos entender la alegría que sentimos cuando nos sentamos en una mesa sabiendo que fue Jesús quien suministró el vino personalmente. ¿Alguien puede concebir tal alegría? El sabor permaneció en mi boca por más de diez minutos.

    ¿Cuál fue el significado de este milagro? Una cosa no puede significar: no sirve sólo para causar la sensación de un milagro, o sensacionalismo. No sirve al sensacionalismo, antes lo anula; y el temor de Dios allí era evidente y contagiante.

    Pero, básicamente, sirvió para ayudar a los pobres hijos de Jesús que creyeron en Él a que celebren una cena que, de otro modo, no habrían celebrado. Nunca uno de ellos probó siquiera jugo de la uva, mucho menos sabían lo que era el vino. Pero, no podemos olvidar que la transformación de los corazones de los hombres es un milagro mucho más importante. Es muy superior a transformar agua en vino. Existen dones mayores que los dones de milagros. Jesús es, en la verdad, el mayor de todos los dones que podemos recibir. La encarnación de Jesús (Dios transformarse en hombre para salvarnos), la reconciliación que consigue hacer dentro de nosotros, la resurrección, ascenso y su segunda venida son dones mayores que agua transformada en vino. La salvación de una persona es dádiva mayor que matar la sed física de alguien. Y, además, nuestra fe no puede tener como base la operación de milagros, pero solamente Jesucristo, el Señor y las promesas de Dios. Sólo podemos asegurarnos en ese hecho y así se abrirá el camino de aquella gran alegría de que sintamos la presencia de Jesús de forma tan real por invisible que sea.

    Eso acontece en el siglo 20 aún, exhibiendo el mismo poder, la misma gloria que manifestó cuando anduvo en Su forma carnal acá en la tierra. Es de hecho maravilloso que comprobemos que Dios aún opera los mismos milagros en una era donde los teólogos Occidentales y no sólo, están intentando todo para borrar o desvirtuar los milagros que vienen descritos en la Biblia, atribuyéndoles un valor mítico de la antigüedad, sustituyendo con ellos, sólo, los mitos griegos y romanos de otrora. Pero, los acontecimientos actuales en Indonesia ya no pueden dejar que los consideremos como mitos. En Indonesia no son mitos, pero antes son manifestaciones reales del Señor Jesús.

    Estos milagros de transformar agua en vino para las cenas, aún tiene otro significado. Cuando Jesús anduvo en Galilea, Él estaba comenzando su campaña de salvación del mundo, estaba en el inicio de su ministerio personal. Aquel milagro que viene descrito en Juan 2 fue uno de los primeros milagros de Jesús en Galilea y no fue por casualidad que fue hecho en una fiesta de boda. La venida del Mesías es motivo de la gran fiesta y de alegría entre nosotros. Y, de igual manera, podemos considerar así su segunda venida, pues para la Iglesia Pura, la fiesta de la boda con El Cordero de Dios será uno de los acontecimientos más destacados y una de aquellas cosas que ansiamos profundamente que acontezca muy rápidamente. Es un deseo muy profundo en todos cuantos tienen una comunión real con Él.

    Estos milagros tienen un significado escatológico también. La fiesta de nuestra propia boda se está aproximando. El Señor Jesús está a la puerta. Tanto la primera como la segunda venida de Jesús son tiempos de gran alegría y será de aquellas cosas que ningún hijo de Dios olvidará en toda su existencia. Esta es la misma alegría que todos los creyentes Indonesios están experimentando actualmente. En la verdad, muchas de las profecías verdaderas que fueron proferidas en este avivamiento, apuntaban hacia la proximidad de la segunda venida de Cristo. Es posible que estos milagros de la transformación de agua en vino aún continúen aconteciendo en Indonesia, en todos los lugares, desde que, las personas que se van salvando continúen fieles al Señor Jesucristo. He ahí más un relato de una historia que nos dará aún más luz sobre estos milagros en el siglo 20.

    Mamá Li fue llamada por el Señor por primera vez el 17 de Noviembre de 1965. Le fue dicho: Tienes que ir hacia la Nueva Guinea para predicar mi evangelio allá. Mamá Li respondió: Pero, Señor no tengo ninguna formación para predicar, no soy una persona formada. ¿No puedes enviar a uno de mis hijos? Ella tenía en la mente de ella el pedido que la madre de los hijos de Zebedeo había hecho Jesús en Mat. 20:20. Dios aceptó aquella oración de ella parcialmente y esperó una nueva ocasión para llamarla.

    Mamá Li es madre de 11 hijos. Si ella hubiera sido obediente al Señor inmediatamente, habrían pasado por enormes dificultades. Creo que no era intención del Señor convocarla inmediatamente para el evangelio, pero antes prepararla para una futura llamada. Dios no había especificado una fecha para ella ir. Puedo servir de ilustración para esa verdad. Cerca de 40 años atrás Dios me llamó con las siguientes palabras: Ve por todo el mundo y predica el evangelio a todas las criaturas, Mar.16:15. Pero, sólo 25 años después es que se comenzó a concretizar lo que Jesús me pidió. Pero, así que comenzó, todas las puertas comenzaron a abrirse en los lugares más remotos e imposibles. Desde entonces, tuve la oportunidad de visitar, como misionero, más de 100 países diferentes predicando el evangelio, literalmente, a todas las criaturas. El llamado que el Señor me hizo se concretizó.

    Esta mujer simple tenía que esperar su oportunidad. En 1967 el esposo de ella falleció. Pero, hasta eso puede ser visto como la manera de Dios para abordar la vida de ella. El esposo, probablemente, nunca consentiría que ella dejara a los 11 hijos con él para ir a predicar el evangelio en países distantes. Sin embargo, el Señor respondió a sus oraciones sobre sus hijos. No tardó mucho y dos de ellos habían completado su formación como misioneros por cuenta propia. Pero, Jesús no dejó de lado su llamamiento inicial en relación a ella. Aunque en esta fecha ella ya tenía 47 años de edad, Jesús hizo el llamado, diciéndole: El año que viene, necesitas ir y llevar el evangelio para Java. Después de eso, te enviaré para la Nueva Guinea conforme ya había prometido. Si alguien mirara hacia aquella mujer simple y sin recursos, sería prácticamente imposible creer que ella alguna vez consiguiera cumplir aquella tarea que Dios le estaba dando. Pero, necesitamos aprender a reconocer que la mayor lección de todas que Dios nos desea transmitir a través de este avivamiento, es que Él usa a las personas más simples, las más vulnerables y las más humildes para que cumplan sus tareas más importantes. La autoridad espiritual no entra en la persona debido a los dones que posee, sino antes debido a la obediencia de cada siervo. No son los dones que nos dan autoridad, sino la obediencia en los detalles más prácticos.

    Todo aquel periodo de espera no fue en vano. Mamá Li tenía dos tareas principales para cumplir. En primer lugar, ella fue escogida para ser la líder del grupo que oraba e intercedía para que el agua se transformara en vino. Le había sido dada la tarea de liderar aquel grupo de 1968 hasta 1970. Después de que ese periodo había pasado, ella fue liberada de esa tarea y el Señor le prometió que llamaría a otra persona para cumplir aquel trabajo. Ella permaneció siendo uno de los miembros del grupo y no fue más líder a partir de ahí. Añadiendo a eso, el Señor aún le prometió que efectuaría aquel milagro en todos los cultos de cena mientras ella estuviera liderando el grupo. Eran cuatro cultos de esos por año dos en cada iglesia. Esto sería considerado una promesa privilegiada, pues sabemos que a muchos y muchos misioneros extranjeros les gustaría obtener el privilegio de que sólo pudieran visitar el centro de los avivamientos ¡cuánto más oraron para el agua ser transformada en vino! Pero, afirmemos que, pocas personas conseguirán tener ese privilegio en caso que sus motivos sean el turismo de milagros.

    El segundo mandamiento que ella recibió, fue solucionar las disputas que había entre los pastores de las iglesias y entre denominaciones en general que participaban de los avivamientos. Mamá Li, a partir de entonces, comenzó a ser conocida como la líder del Grupo de la Paz.

    Su primera tarea fue reconcilar dos pastores uno con el otro, los cuales ya no se hablaban hace más de nueve años. Ya había habido una tentativa de reconciliación promovida por el presidente del Consejo Nacional de las Iglesias, sin ningún éxito. Aún habiendo gastado mucho tiempo y habiendo viajado bastante para reconcilar a los dos, la tentativa del presidente fracasó. Pero, cuando Mamá Li llegó para hablar con ellos, el Señor le dio aquella autoridad que necesitaba para ser bienaventurada como pacificadora, Mat.5:9. Los dos hombres fueron reconciliados. Mamá Li viaja a pie. Ella anduvo de una punta de la isla hasta a la otra, reconcilando a pastores y presbíteros, como también a otros cristianos, siguiendo siempre las instrucciones que Dios le iba dando.

    En la conferencia que referí, yo no di ninguna atención a aquella señora simple y humilde asistiendo a las charlas y conferencias. Había mucha gente allí presente y ella estaba en medio del pueblo. Pero, cuando partí, ella me abordó y me vino a ofrecer una alfombra hecha por ella, pidiendo que aquello fuera una manera de que yo la recordara. Aquella expresión de amor y cariño para conmigo, puede hasta parecer banal para mucha gente, pero me impresionó mucho aquel gesto de aquella mujer simple y humilde. Y di aún más valor al gesto así cuando supe como era difícil hacer aquel tipo de tapicería.

    Era un trabajo de muchos meses. En primer lugar, necesitaban extraer el material de cierto tipo de raíces que necesitaban hallar. Después, eran tejidas líneas de todo tipo, las cuales eran teñidas seguidamente de varios colores. Sólo entonces comenzaban a hacer las alfombras, los cuales eran lindamente tejidas. Pak Elias creció en aquella área y conocía muy bien aquel tipo de artesanía. Él me confidenció que llevaba por lo menos seis meses para hacer una sola de aquellas alfombras. A través de eso, podemos medir el real valor de aquella obra de arte, de aquel presente. Fui regalado por los cristianos locales con tres de aquellas alfombras en total. Me sentía muy avergonzado. Pero, el amor de Cristo en aquellas vidas, hacía todo aquello muy normal y natural.

    El avivamiento gana expresión de dos formas en aquellas vidas que toca profundamente. Nace un amor por Cristo más simple de lo que se pueda imaginar, por un lado y, por otro, un amor sin par para con el prójimo. Sólo veamos para que podamos saber de lo que estoy hablando aquí. Los 150 grupos que existen actualmente cumplen Lucas 9:3 a la raya, saliendo sin alforja, sin ningunas provisiones, sin dinero, sin comida y sin saber donde dormirán. Encontraron siempre problemas por el frente, pero nada que nunca se hubiera resuelto de un modo o de otro. En Soe, durante una conferencia que hubo allá, pude ser testigo ocular de la simplicidad y de la carencia de los grupos que partían. Las 250 personas que participaron en las conferencias, nunca manifestaron la mínima de las mínimas preocupaciones sobre el lugar donde dormirían.

    En la verdad, debido a la insuficiencia de alojamiento en el lugar y en las casas, muchos de ellos dormían en la calle bajo los árboles y esto no tocaba sólo a los miembros de los grupos, sino, también a muchos otros creyentes que venían de muchos lugares distantes para oir las palabras de Dios. Había gente de toda isla allí presente. El amor que tenían por Cristo no permitía que vieran nada de aquello como sacrificio y vivían cantando y esforzándose en conjunto en aquel estado de pobreza aparente. Todas las mañanas, antes de que el sol naciera, se reunían para orar y pedir a Dios el pan de aquel día, nunca sabiendo correctamente de que modo Dios procuraría alguna de sus muchas necesidades. Fue muy conmovedor oír la oración de un cristiano, Pak O. dentro de la Iglesia lavado en lágrimas. Él oraba intensamente para que Dios procurara todo aquello que sus hermanos allá en la calle fueran a necesitar. Él imploraba por aquellos mensajeros de Cristo abnegados y que se concentraban en las palabras de Jesús cuando tenían un hambre para saciar.

    Conforme ya habíamos dicho, el otro lado del fruto de este amor por Cristo dentro de los corazones donde el Espíritu Santo es abundantemente derramado, es el amor por el prójimo. Este amor se evidencia en todas las relaciones dentro de la isla. En el lugar de las riñas y de las peleas de antiguamente, los vecinos se reúnen todos los días entre las 5:00 y las 6:00 de la mañana para orar y leer de la Palabra de Dios. Andando por la isla de mañana pronto, podemos oír los cánticos dentro de todas las casas, los murmullos de oraciones de mucha gente, alabanzas a Dios y clamores de las oraciones de los que imploran más alto. Toda la isla levanta la voz a Dios en aquella hora. Uno de los testimonios mayores viene del departamento de la policía, pues, hasta ellos sintieron la diferencia en el comportamiento de las personas. Durante muchos años, las fuerzas gubernamentales intentaron mil y una cosas para terminar con el alcoholismo, las peleas y las muertes en la isla. Innecesario será decir que nunca tuvieron éxito. Pero, desde que el avivamiento comenzó, todo el mal cesó y la policía se quedó sin trabajo. Donde los espíritus de las personas cantan a Dios, los poderes de las tinieblas huyen.

    Esta manera de ser de estos pueblos, este amor tan evidente, gana contornos que yo nunca conseguí hallar posible en un mundo civilizado siquiera. Su pureza e inocencia es exclusiva. No existe nada semejante. Centenares de visitantes iban llegando de las aldeas y de las islas vecinas y la hospitalidad de aquellos pueblos era tan abnegada y tan evidenciada que veíamos todo siendo dado libremente. Nadie cobraba alojamiento a nadie. Todo era dado. Hasta daban cuando no tenían. En una casa en particular, por ejemplo, bajo un solo techo donde nos encontrábamos, 40 personas pasaban por allí diariamente. En otras dos ocasiones, conté entre 30 y 35 personas en la casa y el mínimo de personas que pasó por allí fueron diez. Leemos en Hechos 4:32: Yla multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común.

    Una vez conversé con un padre de familia que hospedó a todo el grupo internacional del cual yo formaba parte. Permanecimos allá una semana. Pero, además de nuestro grupo, había varias visitas e invitados que iban llegando diariamente. Y aquella familia pobre aún tenía seis hijos para cuidar también. Como el padre tenía un empleo poco relevante en una oficina, lo cual era su único ingreso, preguntamos cual era el secreto de él y como aquel esquema de contabilidad funcionaba. Como es que las cuentas y los cálculos venidos de la Palabra de Dios estiraban tanto así. ¡Como respuesta a aquella pregunta nos fue dado un testimonio de como Dios los trajo todos a la salvación!

    La esposa era hija de un pastor que falleció cuando ella tenía tres años de edad. Aún habiendo crecido dentro de las enseñanzas de su iglesia, nunca conoció al Señor personalmente. Así que los vientos de avivamiento soplaron por toda la isla, ella fue atrapada en el poder de Dios y fue a confesar todos sus pecados uno por uno y se entregó Jesús. Inmediatamente después de su conversión, comenzó a orar por la conversión del marido, el cual, en esa época, era un oficial en la Fuerza Aérea. Bajo el gobierno del Presidente Sukarno, él completó muchas misiones contra las insurrecciones en las Islas Celebes y mató a mucha gente. Pero, así que el avivamiento comenzó, muchos de los nativos comenzaron a volverse para el Señor recogiendo la salvación total. A causa de su orgullo, evitó a todo costa convertirse. Pero, el Señor en su gran misericordia, le dio una enfermedad.

    Una gran ampolla surgió, la cual, en muchos casos, es causa de muerte en los trópicos. El médico le dijo así: Si la ampolla revienta internamente, el señor morirá. Si revienta para el lado de fuera, el señor sobrevivirá. La esposa que era una heroína de la oración suplicó al Señor intensamente por él y pidió a un pastor que lo visitara. El hermano pastor de la Iglesia Reformada que lo visitó, practicó literalmente todo lo que viene escrito en Santiago 5:14. Al día siguiente, la ampolla reventó para el lado de fuera y él sanóu completamente. Después de su conversión, no quiso continuar en la Fuerza Aérea para no ser obligado a matar a más gente.

    Aprovechó la ocasión para dimitirse del cargo que tenía e intercambió su empleo por una posición muy mal pagada en una oficina. Y aquí, recibiendo el salario mínimo semanalmente, él era quien hospedaba a los siervos de Cristo que visitaban su ciudad. Su casa, en la verdad, era el alojamiento céntrico para todos los misioneros y evangelistas que visitaban su ciudad. Pero, ¿cuál sería su secreto? Como conseguían alojar tantas personas al mismo tiempo con tan poco? La esposa acabó por confidenciarnos tímidamente: Mientras más damos a los siervos de nuestro Señor, más bendiciones nosotros recibimos de vuelta. Acabamos por descubrir que la hospitalidad nunca nos deja con menos cosas, pero siempre acabamos con más que aquello que teníamos cuando comenzamos a hospedar alguien aquí en casa. En la verdad, ¡el Señor nunca va a aceptar nada sin pagar de vuelta multiplicado por cien!

    Kusa Nope es la 14ª generación de un linaje de reyes que reinaron en Timor durante muchas generaciones. Hasta 1948, mantuvo el título de Rey de Amanuban. Pero, después de que los holandeses habían abandonado Indonesia, él fue elegido gobernador del distrito de Soe. Pero, el pueblo continuaba llamándoloRey , como siempre hicieron , y su apariencia y comportamiento lo hacían merecer aquel título. Antes de hablar sobre su vida, vamos a oír el testimonio de su propia boca. Yo ya tuve el privilegio de encontrarme con tres reyes diferentes en África como en Asia. Pero, aquel que más me impresionó fue, seguramente, Kusa Nope. Mantuve comunión y contacto diario con él mientras permanecí en el territorio del cual él era el gobernador electo.

    Nací en 1910 y frecuenté la escuela en ueneSoe. Mi madre solía enviarnos para la escuela dominical, pero nunca conseguí entender nada de lo que era enseñado allá. Más tarde, fui para la escuela en K. y continué mis estudios en Makassar, en la Isla de Celebes. La única razón porque aún frecuentaba la iglesia, era para mantener las apariencias delante de todos mis amigos. Nunca quise que pensaran que yo era un pagano. Pero, así que mis amigos se comenzaron a alejar de la iglesia, también me encaminé por el mismo camino, siguiendo sus ejemplos. Cuando comenzó la 2ª Guerra Mundial, volví para Soe. Pero en ese tiempo, fui bautizado, en la verdad, ni era cristiano siquiera. Mi único objetivo era enriquecerme rápido y conseguir una alta posición en la sociedad. Ni siquiera pensaba en Jesús. De inicio, parecía que todo estaba contra mis deseos y tuve muchos problemas con los gobiernos, con mis amigos y, también, con mi familia. Sin embargo, fui obligado a superarlos todos sin la ayuda de Jesús.

    En 1967 hubo una campaña misionera en Soe. Fue entonces que entregué mi vida al Señor Jesús. Poco tiempo después, una mujer nativa entró en mi oficina con un mensaje del Señor Jesús para mí. Ella me dijo: El señor tiene 18 amuletos de hechicería en su palacio en K. y muchos más en su santuario familiar en la montaña de Tombis. Necesita destruirlos todos sin excepción. Yo estaba tan ocupado en ese tiempo que acabé olvidando aquel mensaje. En la verdad, mi interior estaba rechazando ser obediente y por esa razón me olvidé. Un tiempo más tarde, cuando tuve una ocasión para respirar, fui invitado a asistir a un congreso del gobierno, lo que favoreció un poco más el aplazamiento de mi obediencia.

    Cuando retorné para Soe, enfermé gravemente y fui ingresado en el hospital de K. para ser tratado. Después de haber estado bajo observación durante algún tiempo, los médicos me aconsejaron a ir para Java para recibir mejor tratamiento en las clínicas universitarias de allá. Mi presión arterial andaba cerca de los 23 y tenía muchas otras quejas también. En aquella misma noche, el Señor me habló y me dijo: No vayas para Java. Vuelve para Soe. En la mañana siguiente, cuando comuniqué mi decisión al médico, él abanicó la cabeza en desaprobación. Yo estaba plenamente convencido que aquella enfermedad era obra del Señor Jesús y que había resultado de mi desobediencia cuando Él me mandó a quemar los amuletos de hechicería. De vuelta a Soe, el Señor me dobló hasta al punto donde yo finalmente estaba dispuesto a destruir todos los objetos de hechicería que poseía. Juntamente con 70 otros creyentes, decidimos escalar aquella montaña hasta al santuario ancestral que tenía allá. Estaba tan enflaquecido por la enfermedad que tuve que ser cargado en el último tramo de camino. Finalmente, llegamos al santuario de los rituales.

    Cuando terminamos, dimos a la montaña un nuevo nombre: Horeb. A la montaña vecina también dimos el nombre de Monte Sión, tal cual el Señor nos mostró que hiciéramos. Yo tenía plena convicción que, así que aquellos amuletos e instrumentos de hechicería fueran destruidos, yo me quedaría bien. Pero, eso no aconteció. Pregunté al Señor si debería recibir tratamiento en Java. Él me dijo que no. Ve de vuelta para tu oficina para que trabajes. Me pareció un mandamiento muy extraño en aquel momento, pues yo estaba muy débil. Pero, necesitaba aprender una de las grandes lecciones de la fe, de creer sin ver y de obedecer sin cuestionar a Jesús. Después de dudar por unos breves instantes, yo fui andando muy lento para mi lugar de trabajo. Las personas se quedaron sorprendidas cuando me vieron entrar en la oficina, pues había perdido cerca de 20 kg de peso desde la última vez que me habían visto. Pero, así que comencé a trabajar, mis fuerzas fueron volviendo gradualmente y acabé quedándome completamente sanado. La parte más difícil de cada prueba o de cada tribulación es y será siempre la obediencia. Solamente a través de la obediencia podemos ser agradables a Jesús y sólo a través de ella conseguiremos sentir nuestras vidas realmente llenadas y abundantes.

    Cuando el grupo internacional llegó al aeropuerto de K., Kusa Nope ya nos estaba esperando con anticipación para conocernos personalmente. Pak Elias aún me preguntó en modo de broma: ¿Ya alguna vez vio un rey venir a esperar a un evangelista al aeropuerto? Así que cuando lo conocimos, descubrimos que él era un hermano en Cristo muy humilde, el cual sacrificó dos días para poder acompañarnos personalmente en nuestra viaje de seis horas desde K. hasta Soe. ¡Sólo quien ya viajó en aquellas carreteras podrá imaginar que sacrificio aquello representa para cualquier persona! Cuando estábamos a camino, pasamos por la montaña Horeb. Parando, nos quedamos sabiendo que Kusa Nope había dato otros nombres a aquellos montes, nombres que el Señor le había indicado personalmente. Pero, Kusa Nope también dio aquellos nombres a dos de sus autobuses.

    Después de nuestra llegada, fuimos invitados de la familia real en dos ocasiones. Además de eso, el rey iba a las conferencias diariamente. Cuando llegó el momento de partir, él colocó dos autos a nuestra disposición para llevarnos de vuelta a K. El día siguiente, un auto más fue colocado a nuestra disposición con chofer, para llevarnos a cualquier lugar donde quisiéramos ir. La impresión con que todos los miembros de nuestro grupo se quedaron fue que él era un rey y que también era un hermano en Cristo muy humilde y muy allegado a nosotros.

    Mientras estuve en el área, pude oír los testimonios de los 70 creyentes que acompañaron a Kusa Nope para la montaña Tombis. Aquel lugar era, en la realidad, un santuario ritual donde eran hechos sacrificios. Allí se trabó una dura batalla contra las fuerzas de las tinieblas. La historia de lo que aconteció allá encima, viene narrada en los párrafos que se siguen.

    Los reyes de Amanuban poseían aquel santuario de sacrificios hace centenares de años. Cerca de 300 años atrás, una de las princesas llegó a ser sacrificada en aquel local. Los ídolos recompensaban a sus adoradores enormemente, pues incluso los antecesores de Kusa Nope conseguían alcanzar todo aquello que deseaban después de que sacrificaban en aquel santuario. Pero, para nosotros que somos Occidentales, tales cosas son inconcebibles e impensables. Tenemos por hábito proscribir de nuestra manera de pensar todo aquello que sea mito o historia legendaria.

    Cuando llegaron al lugar, el Señor Jesús les reveló que había centenares de amuletos escondidos en varios lugares, los cuales fueron hallados precisamente en los lugares indicados por Dios. Ni el mismo Kusa Nope sabía de la existencia de muchos de ellos.

    Inicialmente, el Señor mandó que los líderes de los ocho grupos allí presentes se quedaran en pares, estratégicamente colocados en cuatro puntos formando un cuadrado. Jesús indicó, seguidamente, que todos los miembros de la familia real se colocaran, juntamente con los restantes 62 creyentes que los acompañaron, en medio de los pares que fueron formados y colocados a cierta distancia, formando el cuadrado. Los creyentes hacían un círculo alrededor de la familia real. Los amuletos iban siendo traídos y fueron colocados en una pila. Todos comenzaron a cantar los himnos de victoria del Señor. En el momento que cantaban, los líderes de los grupos sintieron agresiones reales venidas de figuras fantasmagóricas y de seres de las tinieblas. Ellos eran agarrados y al mismo tiempo oían voces inmundas preguntando que es lo que tenían que venir a hacer allí.

    ¿Porqué nos expulsan de aquí de nuestro lugar? ¡Nosotros tenemos derechos sobre este lugar! ¡Este lugar es nuestro! A aquellas voces, los líderes respondieron: ¡Nosotros estamos aquí en nombre del Señor Jesús, con la autoridad que Él nos dio. No estamos aquí en nuestro propio nombre! Oyendo esto, las figuras que los intentaban atormentar desaparecieron visiblemente entre los árboles, derrumbando a algunas de ellas conforme salían expulsados. Conforme los veían huyendo de allí, los líderes de los grupos vieron que aquellos espíritus inmundos se transformaban en figuras de animales como toros y chivos. Después, desaparecieron para siempre.

    El grupo fue mandado a formar una cruz, todos en pie. Doce líderes tribales que se habían convertido y doce cristianos más de la Iglesia deberían hacer la parte más larga de la cruz y los ocho líderes de grupo la parte que cruzaba. Comenzando a orar, ordenaron a aquellas fuerzas satánicas que abandonaran aquel lugar y nunca más volvieran allí. Al mismo tiempo, una gran hoguera fue hecha y los amuletos y piezas de arte y de hechicería fueron todas quemadas. Aquellas piezas que no podían ser quemadas, eran quebradas en pedazos pequeños y destruidas.

    Para mí fue interesante comprobar una cosa que Dios mandó a hacer, siendo que esta es mi área de investigación y Dios mandó hacer cómo yo siempre escribí y enseñé que debe ser hecho. Dios les dijo: No basta que destruyan esos objetos inertes. Necesitan hacer una oración de renuncia sobre cada uno de ellos. Tienen que ser renunciados en nombre de Jesús, uno por uno . Las 70 personas que estaban allí presentes testificaron todas las cosas como ellas pasaron. Pero, sólo más tarde es que tres otros objetos fueron destruidos. Sólo que, esta vez, fue hecho lo mismo en la presencia de un único evangelista.

    Y fue así que aquellas ataduras de ocultismo y hechicería fueron quebradas para siempre. Eran ataduras que estaban afectando de manera drástica toda la familia real. El resultado fue una sensación de libertad y de liberación muy profunda en toda la familia. Como gobernador del distrito, el rey tiene en su agenda una reunión de oración mensual con 80 de sus oficiales y líderes, durante la cual la Biblia es leída en voz alta. El rey ora por todos después de la lectura de la palabra.

    También tienen una reunión todos los sábados después de terminado el trabajo de la semana donde oran y tienen comunión espiritual entre todas las personas que trabajan en el gabinete ministerial. En las ultimas elecciones, muchas personas se oponían a la reelección de Kusa Nope. Pero eso era de esperarse. Ni los no cristianos ni los musulmanes deseaban más la reelección de Kusa Nope. Pero, el Señor le confidenció una vez: No temas, pues serás reelegido. Te coloqué y te colocaré en este puesto para que Yo pueda cumplir todos mi propósitos. Y aquella promesa se cumplió. El Señor muchas veces comunicaba al rey cuáles eran sus deseos y su voluntad, muchas veces usando a uno de los líderes de los grupos para comunicarle su voluntad y sus consejos. Puedo citar un ejemplo. Yo estaba sentado en casa de Kusa Nope cierto día, cuando una mujer simple entró trayéndole un mensaje del Señor Jesús relacionada con el trabajo en su administración.

    También sucede lo mismo con los pastores de las iglesias locales. Ocasionalmente, uno de los miembros de la iglesia dice al pastor sobre cual texto debe predicar en un culto específico. En la verdad, algunos de los cultos hasta llegaron a ser interrumpidos para que un mensaje del Señor Jesús fuera dicho. Una vez, Pak Elias estaba predicando en Soe y una señora manifiestamente llena de Espíritu Santo se puso de pie y lo interrumpió mientras estaba hablando. Pero, esto son situaciones puntuales y circunstanciales y me gustaría que vieran como existe un orden dentro de los cultos, la disciplina más linda donde todo funciona en la perfección sin que las cosas hubieran sido planeadas con antelación. La disciplina es suprema, es evidente y es contagiante. Hasta a la presente fecha, nunca hubo ni una sola vez donde hubiera habido cualquier hecho extravagante o innecesario de cualquier miembro, como viene aconteciendo entre los desviados y las sectas evangélicas actuales.

    Sin embargo, sabemos que eso ciertamente acabará aconteciendo, pues los falsos entran en todos lados. Todos los avivamientos se quedan descaracterizados y terminan mal cuando la disciplina y el orden no se hacen imperativos. La única pregunta que queda en el aire es: ¿será que las personas que participan de este avivamiento serán capaces de mantener el rumbo actual de los acontecimientos? ¿Será que se olvidarán que es así que están siendo bendecidos actualmente y que no necesitan inventar más nada y no necesitan cambiar su modo actual, pero antes perfeccionarlo? ¿Será que van a continuar aceptando las correcciones de Dios y las exhortaciones de los hermanos cuando es Dios quien las envía? ¿Van a continuar oyendo y discerniendo las palabras venidas de Dios? Es una pregunta que se queda en el aire.

    Yo apelo aquí a todo el mundo que recibe respuestas en sus oraciones, que intercedan por este avivamiento. Pidan a Dios que el avivamiento pueda mantener el curso actual y que nunca degenere saliendo por caminos que Dios dejará de bendecir, como ha bendecido estos que imperan actualmente. Oren intensamente por los líderes de este movimiento, también, para que se mantengan humildes, consagrados sólo a Dios y a Su causa y que, a través de esa actitud, puedan continuar siendo siervos de sus coterráneos y otros.

    Nathan es secretario general del gobierno de Soe. Encontré a este humilde hermano en dos ocasiones, una vez en el occidente de Java y la otra en Timor. Nunca conseguiremos olvidar la impresión que esta personalidad causó en nosotros. Él es una de esas personas muy raras, de aquellas que tocan nuestro interior sin darse cuenta. Su vida es su testimonio principal y toda la gente se queda impresionada con él hasta cuando ni una sola palabra sale de su boca. Yo mismo pasé por esa experiencia. Nunca vi a alguien tan próximo a la realidad de la imagen de Cristo como Nathan. Este es uno de aquellos hermanos de los cuáles podemos afirmar (sin que estemos errados) de que la imagen de Cristo ya se encuentra formada en él. Nunca vi nada igual. Uno de los misioneros que nos acompañaba y que, como yo, asistió a las conferencias en el occidente de Java, me confidenció en particular: De todas las cosas maravillosas que estoy viendo aquí en Indonesia, la que más me impresionó fue la vida de Nathan, ¡la sensación que me dio sólo de estar cerca de él! El testimonio que más me tocó en estas conferencias, fue el de Nathan.

    Nathan usó el siguiente texto para su breve testimonio: Porque así dijo el Alto y el Sublime, el que habita la eternidad y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la sanidad, y con quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los quebrantados, Is.57:15 .

    Uno de los secretos de este avivamiento es la enorme humildad que lo caracteriza. Es la característica más evidente de todas. En otros avivamientos que testifiqué, como los de Uganda, Corea y Taiwan, aunque sea evidente cierta humildad entre ellos, me parece que en Timor se destaca más. Los convertidos allí realmente poseen un espíritu quebrantado y humilde. Siempre que estamos en la presencia de un hermano en las manos del Señor, nos quedamos sin manerade estar cerca de ellos, nos quedamos con un sentimiento de vergüenza muy desconfortable siempre que tenemos comunión con cualquierade ellos.

    ¡El sentimiento de que seamos indignos se apodera de nosotros de tal manera, que sólo queremos salir de allí, huir muy lejos y que nos escondamos donde nadie nos vea más! Una vez, cuando me pidieron predicar la palabra, me sentí completamente desplazado. Mi corazón bramaba, gritaba alto: ¡Yo necesito que ustedes sean los que me prediquen a mí! ¡No consigo enseñarles nada! ¡No soy capaz! ¡Yo necesito aprender con vosotros! Pero, no detectamos este sentimiento de incapacidad entre los nativos de esta isla. Ellos demuestran hasta en sus rostros que pueden todas las cosas, pues es Jesús quién los fortalece. Su confianza es evidente, su seguridad es simple. Sus vidas demuestran, evidencian poder claramente. Y, por mucho que yo intente describir aquí todo lo que a mí me gustaría describir, siento que no lo estoy consiguiendo.

    Durante todo el tiempo que permanecí en aquella isla, parecía que veía al Señor Jesús apuntando hacia todos mis pecados y hacia todas mis fallas. Nunca me sentí tan miserable como allí. Yo no conseguía orar más nada. Sólo me acuerdo de una única oración que salía de mis labios todo el tiempo: Querido Jesús, si no me libras de este sentimiento de desesperación, de incapacidad, yo me perderé para siempre. ¡No estoy aguantando más! Pero, profundamente en mi corazón, estaba resuelto que, si era la voluntad de Dios, esta no sería mi última visita a Soe. Mis sentimientos eran contradictorios, pues quería mucho volver hacia el lugar de donde deseaba huir. Creo de todo mi corazón, que es de la voluntad de Dios que vuelva acá nuevamente.

    Pero, volvamos hacia el testimonio de Nathan y de como el Señor Jesús lidia con él y a través de él. En 1965, uno de los grupos recibió la instrucción del Señor que Nathan debería ser miembro del grupo. La persona, llegando cerca de este oficial del estado, le dijo: El Señor Jesús nos comunicó que el señor debe hacerse miembro de uno de los grupos. Nathan se quedó perplejo. Él tenía edad suficiente para ser el padre del líder del grupo, tenía formación por encima de la media. ¿usted lo crer? ¿Él se subordinaría a un líder analfabeto con edad de ser su hijo? ¿Lo que las autoridades pensarían de aquello? ¿Lo liberarían de su oficio? Él comunicó al joven que necesitaba pensar en el asunto y también necesitaba de un tiempo para comunicar a sus superiores la decisión que tomaría. Para sorpresa de todos, el gabinete céntrico dio su aval el día 5 de Octubre de 1965. El gobierno hasta suministró un auto para llevar al grupo para el lugar donde harían la obra del Señor. Cuando el auto los dejó, parando donde no podía continuar más, aún tuvieron que caminar hasta cerca de las 23:00 horas para llegar donde Dios los había a predicar.

    Fue en aquella primera caminata que ellos comenzaron inmediatamente a experimentar la ayuda directa de Dios y la presencia de Jesús. Todo el tiempo, una luz extraña iluminaba el camino de ellos en aquella oscuridad de los trópicos. Nathan aún miró hacia el cielo para ver de donde venía aquella luz extraña, pensando que venía de la luna. Pero, no era. No había luna. Y ellos veían sus sombras formadas mientras andaban. Otros grupos evangelísticos también experimentaron el mismo milagro en varias ocasiones.

    Conforme se aproximaban de la villa para donde se dirigían, encontraron a todos los nativos reunidos en un solo lugar, los cuales salieron a recibirlos. Ellos estaban muy asustados y lavados en lágrimas, pues contaron que oyeron una voz fuerte venida de las montañas diciéndoles que acepten el mensaje del evangelio. Oyeron inmediatamente el primer mensaje, reuniéndose en una de las casas a aquella hora. Ni esperaron por el día siguiente.

    Cuando el grupo finalmente fue a dormir, ya pasaba mucho de la media noche. Nathan estaba inquieto. Se preguntaba: ¿Qué aconteceríamañana? ¿Encontraremoscomida para que toda la gente coma? Era la época de la sequía, y encima, había una gran escasez de alimento en toda el área desde hace mucho tiempo. Pero, al día siguiente cuando el grupo se reunió para orar, el Señor les dijo: Caminen cerca de 1 km para fuera de la villa y allá hallarán lo que comer. Les daré vuestra comida. Nathan dudaba en su corazón, pero aún así resolvió obedecer al Señor juntamente con el resto del grupo. Cuando llegaron al lugar donde el Señor les había indicado, vieron a un hombre aproximándose en la dirección de ellos. Hablando con él, descubrieron que era un líder de la iglesia local. Traía una garrafade jugo de palmera, ofreciéndolo al grupo para que beban. El desayuno había sido providenciado. En Asia, donde existe mucha hambre, las personas se contentan con mucho menos que en el Occidente. Los jóvenes misioneros se quedaron muy conmovidos con aquella manera que el Señor usó para providenciarles aquella comida matinal. Algunos de ellos ni conseguían contener las lágrimas mientras bebían el jugo de palmera.

    Llegando a la villa siguiente, hallaron donde quedarse. Fue en una casa de un señor anciano. Nuestro anfitrión estaba un tanto o cuanto preocupado sobre como procuraría comida para toda aquella gente. ¿Donde él arreglaría comida para nueve personas con todos en el área pasando hambre? El grupo intentó animarlo y confortarlo, pero sin éxito.

    Los evangelistas se entregaron a la oración. Aunque el Señor les había dado la palabra en Mat.4:4 El hombre no sólo de pan vivirá, sino de toda la palabra que viene de la boca de Dios, el viejecito continuó dudando. De pronto, el segundo milagro en relación a sus necesidades aconteció: un hombre muy pobre apareció a la puerta del local, ofreciéndoles una vasija de arroz y una gallina para que coman. Con aquello, la fuerza de la incredulidad de aquel hombre fue quebrada y él sollozaba en arrepentimiento por haber dudado del Señor. El grupo sólo podía dar alabanzas a Dios por aquella pequeña oferta venida del cielo.

    Diariamente había nuevos problemas para confrontarlos en lo relacionado a sus provisiones. En la mañana siguiente, por ejemplo, inmediatamente salieron de casa temprano para buscar algo para comer. Volvieron todos con una expresión de decepción estampado en el rostro. No habían conseguido nada. Pero, mientras estaban hablando de su decepción, dos personas trajeron más arroz para matar el hambre de los invitados. De un sólo acuerdo, se cayeron sobre sus rodillas y agradecieron al Señor aquella provisión. Por ese tiempo, Nathan ya se había transformado y arrepentido de todas sus dudas y cada nuevo milagro que acontecía, se quedaba maravillado y agradecido. Él notó que el grupo ni planeaba nada para el día siguiente, pero antes esperaban ardientemente que Jesús les comunicara cada día lo que debían hacer. Es decir, lo que podemos llamar de verdadera obediencia, pues tanto el antes cuanto el después forman parte del obedecer. Es este tipo de obediencia que está siendo negligenciado y olvidado en todo el Occidente. Si resolvieran obedecer a Jesús para siempre, no importa lo que cueste a Él, la providencia de Él estaría garantizada.

    Las providencias de Dios en lo relacionado al pan de cada día, no fue el único milagro que Nathan vio acontecer en aquel viaje misionero. De hecho, el aspecto más relevante y más importante de todos es la salvación de todas las personas sin excepción. También, en este aspecto, el grupo obtuvo grandes éxitos. Pero, como era de esperar, había mucha oposición a su obra también. Durante sus periodos devocionales en oración, Dios les revelaba los rostros y los pecados de las personas que se opondrían a su trabajo allí en la zona. De ese modo, cuando aquellos jóvenes discípulos de Jesús se encontraban con las personas que veían en sus oraciones, ya habían orado lo suficiente para ser oídos acerca de la salvación de sus enemigos. Cuando iban a entrar en una villa o aldea, eran avisados con antelación de las duras batallas que enfrentarían.

    En una de las villas, el grupo fue llamado para visitar a cierto hombre que estaba muy enfermo en la cama. Su regla y conducta normal era orar por cada familia siempre antes de entrar en la respectiva casa. Mientras estaban orando específicamente por aquel hombre y su familia, el Señor les dijo: Existe una maldición sobre esta familia. El padre acuchilló la lengua de un hombre varias veces. Cuando el resto de la familia entró en casa, ellos confrontaron al hombre con el pecado que Dios les había revelado. Preguntaron: ¿El señor se va a arrepentir de ese pecado?

    Él respondió: ¡Voy sí! Inmediatamente contó a toda la gente como había matado a un hombre a tiro cuanto estaba en el ejército y como le había disparado la bayoneta en la lengua y en la boca, varias veces, llevado por un impulso de rabia y de venganza. Después de confesar, el hombre aceptó por la fe en Jesús que estaría perdonado y se entregó al Salvador. Fue entonces que un hecho muy interesante fue traído a la luz. Después del crimen que habia acabado de confesar, su esposa tuvo un hijo más. Aquel hijo ya había pasado de la edad de comenzar a hablar, pero el grupo vio que aquel niño no conseguía decir una única palabra siquiera cuando lo conocieron. Después de la conversión del padre, oraron por el niño imponiéndole las manos. Al día siguiente, el niño estaba hablando. Finalmente, aquella maldición había sido expuesta y anulada para siempre.

    Como iba aconteciendo por toda aquella área bajo el avivamiento, por donde el grupo pasaba, los habitantes de las villas y de las aldeas traían todos sus amuletos de la suerte y de protección, ídolos y artesanía usada en las hechicerías para que sean quemados. Se repetía muchas veces, sin cuenta, aquello que leemos en Hechos 19. Sólo después de que las ataduras había sido quebradas y quemadas, los aldeanos conseguían entregarse a Jesús. La gloria de Dios era tan evidente, era tan visible que no tenemos palabras para explicar todo lo que aconteció. Nathan terminó su informe con las siguientes palabras: Por favor, no cesen de orar por nosotros, para que nunca seamos víctimas de cualquier vanidad y de cualquier orgullo espiritual, para que el Señor Jesús pueda continuar operando de este modo maravilloso como ha hecho hasta aquí.

    Los profetas del Antiguo Testamento fueron llamados por Dios a través de visiones en el inicio de sus vidas proféticas. Isaías, por ejemplo, vio al Señor exaltado en el templo celestial. Jeremías vio una vara de almendro y una olla hirviendo cuando Dios lo llamó para su obra. Ezequiel también recibió muchas visiones del Señor. Y, así, vemos que las visiones estaban estrechmente conectadas a las capacidades proféticas de las personas que eran realmente llamadas. La misma cosa viene aconteciendo hoy en Indonesia. Vemos que las profecías de Joel 2:28 y Hechos 2:17 están siendo cumplidas en nuestro medio aún hoy: Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones. Este avivamiento en Timor, por eso, tiene tanto un significado profético como escatológico. Esto se confirma en cada ocasión que una persona es llamada para la extensa obra de Dios. Vamos a oír, como ejemplo, la linda historia de Felipe, el líder del grupo 36, un hombre con quien pasé maravillosos momentos de comunión cuando me quedé en su casa. Allí, acabé oyendo la historia de su vida.

    Felipe fue llamado el 12 de Septiembre de 1965. Él fue para su huerto a las 5:00 de la mañana. Al salir de casa, vio una figura muy resplandeciente vestida con una ropa muy blanca que llegaba a los pies. Estaba en pie a unos 5 m al frente de él. Sus gallinas se quedaron tan asustadas que comenzaron a volar para todos los lados, saltando de los árboles donde es su costumbre dormir, en Timor. El perro también dio la alarma y ladró. Felipe atrapó un gran susto preguntándose a él mismo si estaba viendo un espíritu del mal o una madre católica. No sería nada de extraño que él se cuestionara de esa manera, pues allí en Timor (como en otras partes del mundo) existen muchos fenómenos de ese género de los incubi y de los succubae, sobre los cuales ya escribí en otros libros. Existen casos comprobados, por ejemplo, que el diablo aparece a una persona en una figura humana del sexo opuesto para desviar a esa persona. Felipe estaba horrorizado y muy asustado. Corrió de vuelta para la puerta de la casa, de la cual salió su sobrino gritando: ¡Acabo de ver una estrella cayendo en tu jardín! ¿Dónde?, Felipe preguntó inmediatamente. Su sobrino apuntó hacia el lugar específico donde aquella figura resplandecente había estado. Felipe se quedó convencido que no había tenido ninguna alucinación.

    Cuando, por fin, se calmó, Felipe salió hacia el terreno una segunda vez y comenzó a regar los árboles de fruto, sus manzanos. De pronto oyó una voz fuerte hablando con él: Da agua a las personas. Él creyó que aquellas palabras eran demasiado extrañas, pues no se regaba personas. Continuó con su trabajo sin saber muy bien que pensar de todo aquello. Comenzó a cavar la tierra en un lugar del terreno. La misma voz le bramó: Cava los corazones de los hombres. Más extraña aún era aquella palabra, pensó. ¿Cómo podía él cavar los corazones de los hombres con aquel azadón que tenía en su mano? ¡Aquello mataría a cualquier persona! Como todos los habitantes de estas islas, las personas son tan simples que entienden sólo el significado literal de las palabras que oyen.

    Fue entonces que aquella voz continuó explicando el significado de las palabras que había acabado de oír: Regar las personas, o darles agua, significa darles el agua de la Vida y el Agua de la Vida es la Palabra de Dios. Cavar los corazones de los hombres significa renovarlos a través del Espíritu Santo. ¡Las hierbas en tu terreno simbolizan los pecados de las personas que necesitan ser arrancados por las raíces para nunca más vuelvan a nacer. Arranca, por eso, todas las hierbas que encuentres y las dejas secar al sol y las quemas para siempre! Así que tu Tierra estuviera limpia de ellas, comienzas a sembrar y a plantar y así cosecharás muchos frutos. Pero, acuérdase siempre de una cosa: lo que va a contar en el final, no es como el tronco de tu árbol es, sea bonito o feo, torcido o derecho, sino antes que tipo de fruto va a dar.

    Después de esta lección espiritual, Felipe tuvo una visión como si estuviera viéndose a sí mismo predicando para centenares de personas, todas en pie en su terreno. Su mensaje se basaba en el capítulo 13 de Lucas y él estaba hablando de la higuera que no daba fruto. Notó que la audiencia consistía de personas de África, de China y de Europa. También había policías y soldados entre la multitud y todos oían atentamente como sie estuvieran predicados en el suelo sin que se movieran. Él hablaba muy alto para que todas las personas en el fondo pudieran oirlo también, pero ni así su voz llegaba a toda gente. Resolvió ir más cerca al portón para ver si conseguía que todos lo oyeran muy bien. Él estaba viendo todo como si fuera una película real y predicó durante 5 horas seguidas. Cuando pasaron 5 horas, todo terminó. La visión también había durado 5 horas. Cuando terminó la visión, en vez de una multitud, miró y vio a su madre y sus hermanos mirando y rodando alrededor de él, muy serios, como si él hubiera viajado o enloquecido. Sólo entonces es que se dio cuenta de cuanto tiempo había pasado. Él estaba cubierto en sudor, todo mojado.

    Su madre le imploró que entrara y que comiera cualquier cosa. Felipe le respondió: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de cada palabra que sale de la boca de Dios. Felipe nunca había tenido ningún contacto con La Biblia o con alguna Iglesia. Comenzó a contar a su familia todo lo que vio. Cuando terminó de contar, entró en su cuarto y fue a orar. Era la primera vez que oraba. De pronto, vio algo escrito en letras blancas delante de él: Lee Juan 14:12. Fue a buscar una Biblia pues él no conocía ningún versículo y leyó el versículo. ¿Qué es loo que quieres decir con esto Señor? No me puedo hacer un evangelista. Las personas que optan por ese tipo de vida tienen una vida muy pobre y viven llenos de carencias y de necesidades.

    En aquella noche, alrededor de las 22:00 horas, Felipe estaba orando nuevamente. Fue allí que tuvo una visión más. Dos figuras muy resplandecientes venían andando en la dirección de él y lo vistieron con una camisa y un pantalón, colocando un sombrero en su cabeza y una espada en su mano. Aquellas figuras le dijeron para leer Ef.6:10 y los versículos siguientes. Después de eso, le dieron una visión del camino para N. y para todas las villas donde él predicaría el evangelio. Esta visión duró cerca de 12 horas. En la mañana siguiente a las 10:00 de la mañana, su madre entró en el cuarto y vio que él aún estaba sentado en la misma silla donde se había sentado en la noche anterior. Él se levantó, comió cualquier cosa y a las 11:00 horas de la mañana ya estaba vestido y partió en dirección a N. Su madre, muy preocupada con aquellas actitudes muy extrañas de su hijo, mandó que algunos de sus hermanos lo siguieran para que vieran que es lo que haría y para que lo guarden.

    Felipe sentía una enorme paz dentro de él y comenzó a cantar mientras andaba. Seguiré a Ti, mi Señor, eso es que es mi Paz. Conforme iba andando, las personas salían de su camino e iban para el otro lado de la calle. Notó que estaban todas empapadas de sudor porque andaban al sol. De pronto, vio que él no sentía calor y que no transpiraba! Miró mejor y comprobó que estaba andando bajo una sombra. Mirando por encima vio una nube en el cielo que lo acompañaba conforme andaba. Vio porque razón los rayos de sol no lo alcanzaban. Aquella sombra lo acompañó por todo el camino hasta N.

    Mientras caminaba, su obediencia fue probada muchas veces. En una ocasión, cuando un grupo de personas pasaba, una voz le habló: Se queda parado y ora. Felipe protestó: ¡Voy a parecer un Fariseo! La voz insistió: Se queda parado y ora. ¿Puedo orar en mi corazón de ojos abiertos hasta que las personas pasen? A lo que la voz respondió: ¡No! ¡Ora en voz alta! Esta vez él obedeció. Sus hermanos y hermanas que lo acompañaban se quedaron muy avergonzados siendo vistos con él. ¡Se alejaron muy lejos! Sin embargo, Felipe irradiaba alegría que no conseguía expresar después de obedecer. Continuaba su camino cantando. Durante los 20 km del recorrido hasta N., pasó la misma prueba variadíssimas veces.

    Alcanzando la villa donde sus tíos vivían, cuando iban a entrar en la casa, el Señor lo paró y le dijo: Necesitas orar antes de entrar en cualquier casa. Los tíos y el resto de la familia no entendían nada de lo que estaba pasando. Él comenzó a orar. Cuando terminó de orar, cantó un himno que hablaba de la segunda venida de Jesús. Cuando se dio cuenta de lo que estaba aconteciendo, toda la villa estaba reunida alrededor de él. Comenzó a predicar el mensaje que vio en la visión cuando estaba en su jardín delante de aquellos centenares de personas. Como aconteció en la visión, su predicación duró precisamente 5 horas, desde la 17:00 hasta a las 22:00 horas. Cuando terminó, las personas volvieron para sus casas y trajeron todos los amuletos, hierbas de sanidad, ídolos e instrumentos de hechicería para afuera y quemaron todo, después de hacer una pila.

    Sin embargo, aquellas conversiones de los habitantes de la villa, no fueron los únicos frutos de su ministerio. Felipe se quedó perplejo al ver que, mientras estaba predicando, los ciegos se iban sanando sin que nadie orara por ellos y los paralíticos comenzaban a andar también. Y, en la verdad, él ni siquiera tenía noción de que aquel tipo de milagros era posible. Fue entonces que se acordó de aquellas palabras en Juan 14:12 a través de las cuáles fue llamado: En verdad, en verdad os digo: Aquel que cree en mí, ese también hará las obras que yo hago y las hará mayores que estas; porque yo voy hacia el Padre. Felipe permaneció en la villa dos días más antes de volver para Soe.

    El día 26 de Septiembre de 1965, Dios le mostró que debería trabajar en conjunto con otro hermano en Cristo llamado Saulo. El día 27 del mismo mes, por la mañana, visitaron las escuelas en Soe. Donde pasaban, los niños y los profesores comenzaban a llorar y a pedir perdón por sus pecados. Se hizo imposible que continúen las clases. Saulo adelantó la idea de ir hacia la iglesia y que hagan un culto allá. Pero, cuando llegaron allá con toda la gente, no fue posible ningún culto siquiera, pues las personas casi todas comenzaron a recibir revelaciones y manifestaciones de Dios, con El Espíritu dando profecías. Los niños decían unas para las otras: Tú tienes amuletos de la suerte en tu casa. Ve a recogerlos. Tú tienes raíces de hechizo; tienes un cinturón de hechicería; tienes hierbas que los hechiceros te dieron.

    Y fue así todo el tiempo. Cada persona obtenía la manifestación de los pecados de quien se sentaba a su lado. Pero, ¡Felipe entró en pánico! Él se acordó que aún tenía amuletos de hechicería y otras cosas conectadas a la magia que había traído de la Isla de las Flores. Él comenzó a dudar si todo aquello que estaba aconteciendo allí estaba conforme a las Escrituras. Pero, mientras estaba pensando y dudando, un niño habló alto y dijo: Tú que estás dudando, ve a leer Hechos 2:17-21. Allá verás que el don de profetizar fue prometido por Dios. Felipe tuvo la noción de que aquellas palabras estaban siendo dirigidas a él. Pero, ¡él se quedó feliz que el niño no había mencionado su nombre!

    El Espíritu de Dios afectó tanta gente que la iglesia comenzó a quedarse repleta de gente venida de todos los lados. Acabó quedándose tan plagada que había mucha gente del lado de fuera, las cuales no conseguían entrar. Conforme el culto se desarrollaba, los dos pastores vinieron a ver lo que estaba pasando. El superintendente Joseph comenzó a dudar de todo aquello, inicialmente. No tenía la certeza si era el Espíritu de Jesús quien estaba operando todo aquello. Conforme sus pensamientos iban avanzando y contrariando su cabeza, aquello que él estaba pensando y hallando fue manifestado a una persona. Aconteció en más de una ocasión. Pero, al final, no consiguió continuar dudando más. Se quedó quieto en un canto y dejó todo acontecer sin interferir. Y a medida que el día iba progresando, me quedaba cada vez más claro que era realmente el Espíritu Santo operando. Hoy, este hermano es una de las figuras que lideran este avivamiento.

    En aquella noche, las personas no estaban en la disposición de ir hacia sus casas. El culto que había comenzado de mañana continuó por toda la noche. Fue durante esta noche que se hicieron 20 grupos de evangelización para salir para predicar el evangelio. Cada líder de cada grupo fue individualmente escogido por Jesús. Cerca de las 2:00 de la madrugada, 18 horas después de que el culto había comenzado, Saulo pedía a las personas que fueran hacia casa. Cuando Felipe decidió salir de allí e ir hacia casa también, no hallaba paz de espíritu. Por esa razón continuó en oración profunda durante el resto de la noche. En la mañana siguiente, después de que una voz le había dado los versículos que necesitaba leer, reunió a su grupo recién formado y partió para K. La ropa que llevaba vestida eran un pantalón y una camisa. Pero no tenía zapatos, pues no los poseía siquiera.

    Durante los dos meses y medio siguientes, él y su grupo trabajaron arduamente por el interior de la isla predicando el evangelio por dondequiera que pasaran. Como ya no tenían ninguna ropa mas de la que habían llevado en su cuerpo, la que llevaban vestida comenzó a quedarse cada día más ensucia. Preguntó al Señor lo que podían hacer. Sacude el polvo de tu pantalón y de tu camisa. Le dijo el Señor. Obedeciendo, Felipe notó que sus ropas se quedaban limpias como nunca. Aquel milagro aconteció hasta al día que llegaron la casa. Sólo después de que su misión había terminado es que el milagro dejó de ocurrir y necesitaban usar agua y jabón para lavar sus ropas como de costumbre.

    Muchas veces era muy engorroso para alguien conversar con Felipe, pues el Señor le daba el Espíritu de sabiduría y de conocimiento y por donde pasaba los pecados secretos de las personas le eran manifiestos y él los revelaba. Todas las impurezas dentro de las conciencias de las personas eran expuestas delante de todos, salvo si Dios revelara otro modo. Un día, yo estaba presente juntamente con dos hermanos extranjeros que habían llegado conmigo a Soe. Felipe se dio vuelta hacia el hombre de mi lado y le dijo: Cuando lo vi por primera vez en Java, vi una llama quemando en tu cabecilla. Usted tiene objetos de ocultismo y hechicería en su casa. ¡Ahora estoy viendo esa llama en el lado de encima de su cabeza! Usted tiene instrumentos de ocultismo. Mi compañero abrió inmensamente los ojos y exclamó: ¡Es verdad! Yo llevé unos objetos de oro decorados con piedras preciosas de aquí de Asia. Nunca pensé que ellos fueran malos para un cristiano! Voy a escribir una carta para mi casa ahora y pedir a mi familia que los destruyan inmediatamente! Gracias. Hallé aquel episodio muy relevante, de veras interesante. Desde hace muchos años que vengo predicando que los creyentes no deben poseer tales objetos, ni como decoración en sus casas. Nada que sirva de recuerdo o de instrumento de rituales debe ser obtenido por alguien dentro y fuera del campo misionero.En una otra ocasión, Felipe estaba presente en un culto donde otro evangelista nativo también estaba presente. Durante la predicación, el evangelista comenzó a sufrir un dolor intenso en su oreja. Cuando el pobre hombre ya no conseguía aguantar aquel dolor, Felipe comenzó a inquirir todo sobre su vida personal. Se quedó claro que el evangelista tenía en su posesión un par de pendientes que hizo con material retirado de un ídolo. Así que lanzó los pendientes en la hoguera que estaba siendo hecha, el dolor pasó inmediatamente.

    No siempre Felipe era bienvenido en las iglesias que visitaba. Todos aquellos que lo oían predicar, especialmente los creyentes tibios y fríos y los líderes de las iglesias, tenían mucho miedo de estar cerca de él. El Señor dio a este su mensajero la capacidad de expresar todo lo que había en las vidas delante de él. Para concentrarse mejor, él cerraba sus ojos y los pecados secretos le eran revelados como si estuviera viendo una película. Cuando él se encontraba con una persona por primera vez, obtenía una visión muy exacta sobre todo el historial de pecado de aquella persona. Inmediatamente, él haría de todo para conseguir conversar con la persona en cuestión y decir todo aquello que el Espíritu de Jesús le había manifestado.

    Pero, este don profético que poseía no era algo estático o inofensivo. Debido al furor y a la ira que provocaba en las personas con quienes hablaba, él fue a orar a Dios para que le diese otro modo de trabajar y de hacer uso de aquel don. Y el Señor oyó la oración de su siervo. Antes de entrar en cualquier villa, por ejemplo, el Señor le revelaba los pecados secretos de los líderes de las iglesias. En los cultos él predicaba abiertamente contra aquellos pecados. Así que terminaba su predicación, había una onda de limpieza entre las personas y no descansaban hasta que la limpieza hubiera sido completa y total. Todas las iglesias que visitaba eran barridas por una onda de limpieza total. Después de la limpieza, muchos de los enfermos eran sanados.

    En N. una chica le fue traída. Ella tenía un pie todo deshecho debido a un accidente. El pie sangraba bastante. Felipe colocó sus manos sobre la herida y sintió el poder de Dios saliendo de sí. La sangre fue inmediatamente estancada. Al día siguiente ya se podía ver nueva piel naciendo y la chica se quedó totalmente sanada poco tiempo después.

    El grupo de Felipe era conocido como el Grupo del Fuego. Ya vimos un poco de su trabajo. Pero, podemos añadir que, por donde pasaba el grupo, había llamas venidas de Dios sobre las iglesias, las cuales eran vistas tanto por los líderes como por la población en general. Los presentes en la reunión también veían aquellas llamas. Los nativos temían mucho aquel fuego, pues creían que él manifestaba todos sus pecados secretos. Pero, aún cuando rechazaban confesar sus pecados abiertamente y huían para casa, las llamas que veían los seguían y los perseguían hasta casa. Ellos no eran abandonados y no tenían ningún descanso hasta que se limpiaban.

    Pak Elias me dijo una vez: Este hermano es espiritualmente uno de los mensajeros más poderosos y más eficaces en toda la isla. Pero, él necesita mucho de todas nuestras oraciones. El diablo también sabe como tentarlo y busca muchas maneras de anular por completo todo su ministerio. Hará de todo para que caiga en algún pecado. Mi experiencia sobre otros avivamientos esparcidos por otras partes del mundo, muestra claramente que los pecados más comunes en los cuáles los hombres de Dios se enlazan son el orgullo, el sexo opuesto y el dinero. Pero, existen muchos más. Uno de los líderes de un grupo ya cayó en un pecado de orgullo.

    En una isla a 8 km de Soe vivía cierto sacerdote que tenía muchos seguidores. Un día, en 1963, habiendo acabado de llegar a su pequeño templo, un destello de luz cayó sobre él y oyó una voz: Tu nombre ya no será Ham, pero sí Shem. Si no obedecieras, el Justo Juicio de Dios caerá sobre ti. Ham fue obediente. Aquel mismo día convocó a sus seguidores y les habló así: Dios se manifestó a mí. No debemos sacrificar al sol, a la luna y a las estrellas, pero antes a Quien creó todo lo que está en los cielos y en la tierra.

    Hasta allí, Ham y sus seguidores habían sido adoradores del sol y, muchas veces, sacrificaban cerdos y gallinas al sol y a la luna. Oyendo lo que él había dicho, 60 de sus seguidores se hicieron discípulos de su nueva fe.

    Shem, como ahora era llamado, fue enormemente bendecido debido a su obediencia espontánea e inmediata. Aún siendo analfabeto, el Señor le enseñó un tipo de jeroglíficos y, a través de revelación directa también, le mostró cómo todo fue creado. Él escribió. Más tarde, cuando entró en contacto con los cristianos y leyó para ellos lo que Dios le había reveló sobre como creó el mundo, vieron que era precisamente aquello que venía en los primeros capítulos de la Biblia. Añadiendo a las revelaciones que tuvo, Dios les dijo que un día él sería visitado por unas personas que le dirían más cosas sobre su nueva fe. Aquella promesa se cumplió.

    Un año después de haber recibido aquel llamamiento de Dios, algunos creyentes que Dios usaba para orar por personas enfermas, llegaron a la villa. Shem, que era leproso, fue maravillosamente sanado. Un año después, cuando otros creyentes llegaron a su isla y le hablaron de Jesús, él entregó su vida al Salvador inmediatamente.

    Él comenzó a visitar los cultos y a oír la Palabra en Soe y también comenzó a hacer unos cultos propios con todos sus seguidores. Yo también tuve la oportunidad de conocer a este querido hermano en Cristo y ya nos encontramos en dos ocasiones. Él hasta me dejó tomar fotos de sus escritos jeroglíficos con que había escrito sobre la creación del mundo. Debo mencionar, aún, que otro hermano me dio un dibujo ilustrando como Jesús apareció por encima del sol, conforme aquello que ya describí en el capítulo anterior.

    El ministerio de las mujeres dentro de la Iglesia ha sido blanco de gran polémica y discusiones entre muchos grupos de Cristianos en todo el mundo. En una área de avivamiento real, el asunto no es debatido, pero simplemente asumido conforme Dios manda a hacer. Dios respondió a esas polémicas llamando a algunas mujeres para que sean líderes de algunos grupos.

    Sarai fue llamada por primera vez el 29 de Septiembre de 1965. Fue repentinamente despertada de noche a través de una voz fuerte. Inicialmente, ella estaba muy asustada y pensaba que había una tempestad en la calle que la despertó. Pero fue entonces que oyó mejor y la voz le dijo: Lee Hechos 2:2. Cuando el hermano de ella le leyó el pasaje, ella se desmayó. Mientras aún se encontraba inconsciente, la misma voz le habló y le dijo: Lee Mat.10:27-28. Más tarde se quedó sabiendo que toda su familia también oyó aquella voz hablándole. Por fin, la voz le habló una 3ª vez y le dijo: Ve, sale por todos lados predicando los mensajes que te voy dando.

    Esta 3ª tarea que recibió fue seguida de un calor interior venido sobre sí. Colocando las manos sobre su cabeza donde aquella calentura comenzó, ella clamó: Señor, ayúdame, socórreme. Pero, en vez de aliviarla, la calentura se quedó más fuerte y continuó así hasta haberse recuperado de su desmayo. Después de aquellos momentos, Sarai sintió que estaba completamente cambiada por dentro.

    En aquella misma noche, alrededor de las 18:00 horas, ella comenzó a predicar el evangelio de Cristo. Gradualmente, sus vecinos y el resto de la población de la villa se reunieron alrededor de ella para oir lo que ella estaba predicando. ¡Aunque no se había preparado para predicar a aquellas personas, ella habló todo aquello que el Señor le iba dando hasta las 3:00 de la madrugada!

    Mientras predicaba, el Espíritu de profecía la llenó y ella comenzó a revelar los pecados de las personas y mencionando cuáles eran los objetos de magia y de hechicería que tenían en las casas escondidos. Todos los que ella mencionó salieron corriendo y recogieron todos los objetos de hechicería y de magia que poseían. Fueron tantos los objetos traídos que se hizo una pila enorme. Al día siguiente, de mañana, todos aquellos objetos fueron llevados hacia la Iglesia y entregados al Superintendente Joseph.

    Después de este inicio de ministerio glorioso y lleno de frutos, Sarai recibió más mandamientos del Señor. Un día Dios le dijo: Sale y ve a predicar. Ella respondió: Pero, Señor, no soy una mujer con instrucción. Nunca estudié. Lee Mat.10:20. Porque no sois vosotros que habláis, pero el Espíritu de vuestro Padre es que habla en vosotros. Antes de salir para predicar, el Señor le reveló los rostros de las personas que deberían componer el grupo de ella. Eran tres hombres jóvenes y más una mujer nativa. Antes de que su campaña había comenzado, el Señor le dio una visión nuevamente. Vio a dos mensajeros que venían en dirección a ella vestidos de blanco, los cuales le entregaron una llave y le dijeron: Esta es la Llave de las Palabras de Dios y con ella abrirás los corazones de los hombres. Siempre que el grupo salía para predicar, las palabras de Sarai tenían un efecto tan sublime sobre las conciencias de las personas que la venían a oír, que todos sin excepción traían sus amuletos e instrumentos de hechicería para ser quemados en el frente de todos. Aquello enfureció a algunas personas que secretamente planearon asesinarla. Sarai fue avisada por Dios que alguien quería matarla. Pero, cuando la persona vio que sus planes para matarla no iban a dar correcto, acabó por arrepentirse y vino a entregar sus instrumentos de hechicería para que sean quemados.

    Uno de los efectos paralelos a aquella campaña era que algunos enfermos se quedaban sanados. Sarai no se había dado cuenta de ese hecho, inicialmente, pero durante sus predicaciones había personas que eran sanadas. En uno de los mensajes de ella, una persona enferma hace muchos años, saltó al darse cuenta de lo que le había acontecido y clamó: ¡Fui sanada! ¡Fui sanada! Tenemos más ejemplos aún.

    Un viejecito paralítico desde tres años atrás, estaba presente en uno de los cultos. Mientras oía el mensaje, descubrió que conseguía andar normalmente. Después de aquello, halló una iglesia y entró en ella. Se arrodilló dentro de la iglesia y dio gracias Dios por la sanidad. En otra ocasión, entre el pueblo que había salido para oír el evangelio, estaba un hombre de 27 años de edad, ciego desde su nacimiento. De pronto, en medio del mensaje, él gritó: ¡Estoy viendo luz! Vino al frente y entregando su vida Cristo, él no sólo se quedó soberanamente convertido, sino también fue sanado de su ceguera.

    Había, en la verdad, muchas personas sanadas de aquel modo, mucho más que aquellos que los evangelistas se daban cuenta. Pero, un hecho a realzar: descubrieron que todos aquellos que no volvieron para entregar sus vidas a Cristo después de que habían sido sanados, su enfermedad volvía y aún volvía peor que era antes de que la sanidad aconteciera.

    Después de trabajar durante un extenso tiempo en la isla de Timor, Sarai fue enviada por el Señor para ir a visitar la Isla de Rote y hacer la Obra allá. Después de intentar obtener su pasaje sin éxito, ella fue para la playa con el grupo y sentándose preguntaron al Señor como ellos habían de ir hacia allá. ¿Como atravesaremos el mar, Señor? Dios les dijo: Esperen siete días más y enviaré un prau (un barco pequeño típico del área). Esperaron y como Dios les había dicho, siete días después un prau llegó y los llevó a Rote. Sarai comenzó a trabajar bajo el liderazgo del Pastor Gideão. Inmediatamente, el mismo Espíritu de Avivamiento que barrió la Isla de Timor, descendió sobre aquella Isla de Rote también. Cuando Sarai trajo los informes extensos de su obra, ella concluyó: Si yo no leyera mi Biblia extensivamente durante un solo día, sentía en mi corazón como que el Señor me quedaba acusando de ser negligente. Pero, siempre que leo algún pasaje de la Biblia, el Espíritu Santo la interpreta para mí, dándome los significados de versículo a versículo.

    Estuvieron trabajando en el interior de la isla durante ocho meses, lejos de todo. Pero, poco antes de nuestra llegada, aquella mujer oyó la voz del Señor diciendo: Vuelvan para Soe. Un grupo de misioneros internacionales está llegando para visitar la isla brevemente. Sería prácticamente imposible a alguien contactarlos en medio de la floresta y en las villas, pues no existen líneas telefónicas.

    En la verdad, no existen medios de comunicación en el interior de la isla. El grupo comenzó su caminata de vuelta para Soe. Cuando llegaron, preguntaron al Superintendente Joseph: ¿El grupo internacional ya llegó? ¿Los siete misioneros que vienen a visitar la isla ya llegaron? Joseph respondió: No llegaron aún. Pak Elias nos escribió diciendo que llegarán 10 personas en ese grupo internacional y no siete. Es imposible que sean 10. Dios nos dijo que eran siete. Unos días después, nosotros llegamos a la isla. Éramos siete personas y no 10. Tres Cristianos Japoneses que deberían haber venido con nosotros, no consiguieron las visas de entrada en Indonesia a tiempo de embarcar con nosotros. Aquella forma de comunicación que Dios usa está mucho más avanzada que la de la era moderna. La información de aquel grupo en medio de la floresta trabajando en la conversión de las personas era más fiable y más segura que aquello que Pak Elias escribió al Pastor Joseph.

    Cuando estábamos conversando con aquella humilde sierva del Señor, nos quedamos simplemente maravilados con los pequeños detalles de las operaciones del Espíritu Santo en su vida personal. Como aconteció con muchos otros, ella fue llamada a través de una visión. Y, como viene aconteciendo en TODOS los casos, sus visiones están íntimamente conectadas con aquello que dicen las Escrituras. Es decir, especialmente motivador para todos nosotros en lo relacionado a estos muchos milagros y maravillas. La persona que recibe una visión es llevada a leer en la Biblia y es llevada hacia un texto específico de las Escrituras. Cuando la persona no sabe leer, el respectivo texto es leído en voz alta para ella y ella memoriza el texto para siempre.

    Después de haber sido llamada, María continuó recibiendo directivas y mandamientos del Señor que la llevaban siempre para versículos en las Escrituras. En una ocasión, ella vio una luz muy fuerte y se vio rodeada de muchos ángeles. Una voz le dijo: Nada temas. En el fin de este mundo, cuando él termine, todo el mundo será quemado a través de esta luz. Tú serás Mi testigo. Ve para todos los lados que yo te envie, porque el tiempo está terminando y es demasiado corto. ¡Las personas necesitan arrepentirse inmediatamente! Dudando si aquella voz era real y si aquellas palabras venían del Señor para ella poder confiar en ellas, María preguntó: ¿Quién es usted? La voz respondió: Yo mismo y las Palabras son ías también.

    Seguidamente ella vio las manos de Jesús y vio las heridas de los clavos en la cruz. La voz continuó: ¡Mis manos son perforadas cada día aún hoy por cada pecado de este mundo! Maria estaba muy asustada y dijo: ¿Pero quien va a creer en mí? ¡Yo noi sé escribir, no tengo formación! El Señor respondió: Yo voy darte personas con quienes trabajar. Inmediatamente ella vio los rostros de cinco personas que componerían el grupo de ella. El Señor continuó: Nunca hablarás tus propias palabras, pero habla sólo las mías. Yo hablaré por ti, a través de ti y estaré siempre cubriendo tu retaguardia y cumpliendo todo lo que que hables.

    Mientras María narraba al Pastor Joseph y a nosotros la historia de su llamado para predicar el evangelio, ella añadió: El Señor me dio un himno, pero no entiendo las palabras de él. Comenzó a cantar la música en voz alta. Estábamos estupefactos, pues ella cantaba en inglés, sin ningún error. La letra de la música es esta: Yo oigo a mi Salvador llamando, oigo a mi Salvador llamando y diciendo toma tu cruz y sígueme.

    El único idioma que ella sabía era uno de los dialectos locales. Ella no consigue expresarse en el idioma oficial del país, no sabe escribir ni leer. Y, ¡he ahí aquí la mujer cantando perfectamente en inglés un himno al Señor! Ella nunca había oído alguien hablar en aquel idioma antes en los lugares donde había vivido.

    Llevaríamos mucho tiempo para describir y detallar todas las cosas que los diferentes grupos de evangelización concretizaron en nombre del Señor. Podríamos escribir mucho y en muchos libros sobre el asunto. Pero, lo que está aconteciendo aquí es igual a lo que el apóstol Juan afirmó: Y aún muchas otras cosas hay que Jesús hizo; las cuales, si fueran escritas una por una, creo que ni aún en el mundo entero cabrían los libros que se escribieran, Juan 21:25.

    Andrew es un oficial de la policía. Mientras nuestra comitiva internacional permaneció en Soe, tuvimos oportunidad de oír el testimonio de él. Aquí sigue la historia que nos contó.

    Cuando el avivamiento comenzó aquí en Timor, yo fui uno de sus opositores más feroces. Decidí hacer de todo para perseguir los cristianos y, cuando Saulo comenzó a predicar el evangelio en las escuelas, yo aún lo prendí y lo torturé en el puesto de la Policía. Llegué a arrancar el bigote de él.

    La razón porque yo me oponía tanto a los Cristianos era porque yo estaba profundamente preso en las cosas del ocultismo, en hechicería y otras cosas más. Vengo de la isla de Sumba, donde las personas están muy enraizadas en la magia negra. Aún hoy es practicada allá. Siempre que alguien sale de la isla, lleva consigo cierto tipo de amuletos e instrumentos de ocultismo para que sea protegido donde sea. Cuando yo salí de allá, traje conmigo 66 de esos amuletos de protección y de la suerte. Una vez, cuando alguien intentó cortar mi garganta con un cuchillo enorme, el cuchillo fue simplemente impedido de cortar mi piel, ni me lastimó siquiera. Las piedras negras que yo uso dentro de mi piel fueron muy eficaces. Si no fuera por ellas, estaría muerto ya. Existían, en el total, 36 de esas piedras dentro de mi cuerpo por bajo de la piel.

    Continué en mi oposición al avivamiento durante cuatro años. Pero, en Febrero de este año (1969) me quedé muy enfermo. Ningún médico consiguió diagnosticar ninguna enfermedad en mí, pero quitaron mi apéndice por precaución. Pero, no hubo mejorías en mi estado de salud y la causa de todo acabó no siendo la apendicitis finalmente. Las causas eran los pecados que Jesús aún no me había perdonado, mis pecados de ocultismo y de brujería. Por fin, temiendo mucho que mi enfermedad fuera incurable, fui a hablar con un hermano Cristiano, el cual me mostró el camino para Cristo. En aquella misma noche Jesús me apareció en vivo y entregué toda mi vida a Él inmediatamente allí. Así que cuando entregué mi vida, me quedé instantáneamente sanado. Estando aún en oración, mi piel comenzó a estallar en algunos lugares y aquellas piedras fueron expulsadas de mi cuerpo. Después de eso, Jesús me dijo: Ve a dar tu testimonio delante del pueblo y cuenta delante de toda la Iglesia todo lo que aconteció contigo, sino la enfermedad volverá. Yo fui obediente y hice lo que mandó hacer.

    Toda la comitiva estaba presente cuando Andrew nos dio su testimonio. Después de haber terminado, le pregunté: ¿Las piedras ya salieron todas de tu cuerpo? ¿Tuviste que cortar tu piel para retirar alguna de ellas? Él respondió: Aún no salieron todas. Aún tengo una piedra dentro de mí. Palpe aquí para ver. Está cerca de mi nuca. Conseguirá sentirla, si quisiera. Estiré mi mano y sentí la piedra. Era del tamaño de un dedal. Andrew continuó: Las otras 35 tardaron dos semanas en salir todas. Pero, en ninguna de ellas fue necesario cortar la piel. Simplemente oramos y conforme orábamos, la piel se rasgaba y las piedras iban saliendo, siendo expulsadas una a una. Aún oraremos hasta que esta piedra salga también. Esta que falta salir es la que tiene mayores poderes satánicos.

    Poco tiempo antes de nuestra llegada a Timor, un hombre muy temido en todo el pueblo se convirtió. Tuvimos la oportunidad de oír su testimonio, también, cuando estaba siendo dado en la Iglesia de Soe. Mientras esperaba su oportunidad para hablar, él estaba blanco como la cal, temblando debido al pensamiento de tener que hablar delante de tanta gente, (cerca de unas 1.000 personas). A través de un intérprete, pude anotar algunas cosas.

    Tito clamó a Satanás por ayuda cuando aún tenía 15 años de edad. ¡Dáme poderes de magia!, le imploró. Fue creado como animista y como resultado de su educación desarrolló en él un tipo de visión de vida volcada para el ocultismo. Cuando hizo ese pedido a Satanás, oyó una voz que le dijo: ¡Sale hacia el frente de tu casa! Hizo como oyó y después le fue dicho nuevamente: Extiende tu mano: Al extender la mano, una fuerza invisible se manifestó y cortó la piel de sus dedos y él vio una piedra ser colocada dentro de la herida. Seguidamente, la piedra comenzó a subir por su brazo en dirección al corazón y descendió por el otro brazo siguiendo la corriente sanguínea.

    Descubrió, más tarde, que aquel don satánico le confirió grandes poderes. Ninguna persona podía cruzar su camino. Usando aquel poder, comenzó a robar, raptar y a seducir a las mujeres de las aldeas. Él también estaba capacitado para matar gente a través de los poderes que recibió. Arregló un empleo, primero trabajando para las autoridades locales. Pero, lo expulsaron poco tiempo después debido a sus prácticas ocultas. La policía intentó aprehenderlo muchas veces sin ningún éxito, pues él usaba uno cinturón que le garantizaba protección. Fenómenos ocultos de este tipo también existen en otras partes del mundo y, en Alemania, por ejemplo, existe la Saga de Siegfried que se basa en la misma idea. Pero, en el Oriente, estos poderes son realmente reales y el príncipe de las tinieblas capacita a muchos de aquellos que le sirven con poderes venidos del propio infierno.

    En Marzo de 1969, Tito finalmente se entregó a Cristo, rindiendo su vida al Señor. Su conversión resultó de una visión que Dios le dio del Arcángel Gabriel. Pero, el día de su bautismo, el 1 de Abril, aún no había sido enteramente liberado de su pasado de ocultismo. Sin embargo, la piedra paró de andar dentro de él y fue parar en el lugar por donde originalmente entró en su cuerpo.

    Cuando cuestioné con Pak Elias sobre el asunto, preguntando por qué razón aquella piedra no había salido cuando se convirtió, él respondió: Tal vez le sirva para recordar de donde Dios le sacó, para que se sienta humilde, pues las personas se olvidan fácilmente después de ser liberadas. Él se va a recordar de sus malos caminos y de la falta de paz que tenía para poder permanecer grato a Dios.

    La cosa más importante fue que aquella piedra quedó sin todos sus poderes a través de la sangre de Cristo. Aún es posible que esa piedra salga más día menos día, pues esperamos que, en cualquier momento, ella corte la piel y salte hacia fuera. Fue lo que aconteció con el mágico Andrew, pues él tampoco se quedó totalmente liberado de sus poderes el día de su conversión.

    En Junio de 1969, Tito se quedó muy enfermo. Durante tres días no consiguió comer nada y fue atormentado por una fiebre muy alta acompañada de temblores en su cuerpo y de dolores agudos en el pecho. Aquella enfermedad fue usada por Dios para llamarlo para el ministerio. El día 1 de Julio oyó una voz diciendo: Tito, escúchame. No podrás comer durante dos periodos de seis horas, pues en esos periodos preciso hablar contigo y mostrarte algunas cosas.

    Te voy a dar un cayado de la fe que podrás usar. Tito preguntó: ¿En que iré a usar ese cayado? La voz le respondió: Usarás ese cayado para destruir la fe Islámica, el Budismo, el Animismo y el Catolicismo. Esas religiones han causado grandes males en Indonesia hasta hoy. Encontré muy interesante que Dios le haya mencionado el Catolicismo juntamente con las otras religiones. Dios no aprueba ninguna de las conductas y de las prácticas de las iglesias ecuménicas actuales.

    Cuando Tito recibió aquella comisión venida del Señor, él estaba parcialmente consciente y conseguía oír a su esposa hablando y haciendo mofa de él mientras estaba cocinando. Pero, el Señor le habló una segunda vez y de esa vez no estaba allí presente y ni consciente de su ambiente natural. Estoy llamándote para mi servicio. Predica la Palabra. ¿Estás dispuesto y pronto a servirme? Tito respondió: Yo no soy la persona más indicada para Ti, Señor.

    ¡Yo fui uno de los peores delincuentes de la villa! El Señor no aceptó aquello como respuesta y no dejó de insistir con él. Deseo que seas Mi hijo. Permanece en mi amor. Ve a leer Jeremías 48:10, la primera parte del versículo y Juan 15:9. (Jeremías 48:10: ' Maldito el que hiciere indolentemente la obra de Jehová; Juan 15:9 : ' Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado, permaneced en mi amor'). Tal como un pájaro sale de su nido y hace para volver a él, yo te enviaré para lugares lejanos y te traeré de vuelta para aquí.

    Durante la etapa siguiente de su llamamiento, el Ángel Gabriel le apareció y le dijo: El Señor me envió para llevarte hasta a los cielos, 2 Cor12:2,3. Juntos entraron en el cielo. Tito aún conseguía ver el sol, las estrellas y la luna. Cuando entraron, pasaron por un tipo de puente y llegaron a un portón enorme que se abrió solo. Gabriel se dio vuelta hacia Tito y dijo: Este es el segundo Cielo. Aquí el sol, la luna y las estrellas no existen. Después de que habían entrado en un portón, vio que el Segundo Cielo estaba repleto de una luz maravillosa. Continuaron caminando, pasando puente después de puente y mientras más andaba más él se daba cuenta de la gran diferencia que había entre la vida en la tierra y la vida de los cielos. Gabriel le habló nuevamente: Tú eres muy privilegiado, viendo las cosas que estás viendo. ¡Muchos desearon verlo y no vieron. Otros que vieron se cayeron en el suelo como muertos! (Apoc.1:17).

    Mientras tomaba conciencia de las diferencias entre la esfera terrestre y la esfera celestial, Gabriel le dijo más: La razón porque te fue permitido ver todas estas cosas gloriosas es para que tú vayas a proclamar todo lo que viste para el resto de la humanidad que te va a oír. Ya no lances ninguna mirada sobre tu vida del pasado, porque que si miras para atrás perderás todo esto que estás viendo ahora.Gabriel continuó guiando a Tito hasta que entraron en el séptimo cielo.

    Gabriel le dijo: Este es el séptimo cielo. Tito se quedó abismado con la gloria de aquel lugar más sublime de los cielos. Allá, aún delante de él, vio mesas preparadas para una gran fiesta, extendidas por muchos kilómetros y no veía el fin de ellas. Las sillas eran de plata y de oro. Cada una de ellas estaba designada para una persona específica. Las mesas estaban ricamente decoradas y contenían maná celestial.

    Alrededor de las mesas había ornamentaciones lindas y balanceaban como movidas por una leve brisa muy suave y refrescante. Cuando llegaron al fin de las mesas, había dos lugares especiales preparados para la Prometida y el Prometido. Gabriel dijo Tito: Proclama en todos lados y habla con las personas que se arrepientan inmediatamente. Les dices que sigan a Jesús y que se preparen para la fiesta de la bodas del Cordero, (Luc.14:1624; Mat. 22:224; Apoc. 19:610). Después de aquello, Tito fue aturdido por un rayo de luz y él se cayó sobre el suelo y la visión del séptimo cielo desapareció.

    Gabriel tocó en su hombro levemente y lo levantó sobre sus pies. Él fue llevado de vuelta, recorriendo todo el camino que había hecho hasta allí. Cuando salió del último palacio, Tito vio de su lado izquierdo un río magnífico donde corría leche y miel y, de su lado derecho, otro donde corría oro y plata. Las corrientes corrían por el medio del Paraíso de Dios. Continuando, aquellas corrientes entraban en el Jardín del Éden. Tito se volcó para Gabriel y le preguntó: ¿Es este el lugar donde los justos vendrán a vivir? Y si es, ¿para donde van los ímpios? Gabriel le respondió: El Señor no permite que veas ese lugar. Pero, puedo mostrarte el camino que lleva hacia allá. Con aquello, Tito vio tres caminos malos plagados de gente: hombres, mujeres y niños. Eran tantas las personas que no conseguía discernir sus rostros. Tito se quedó horrorizado mirando estupefacto para aquella masa interminable de gente caminando en la dirección del infierno. Él comenzó a gritar llamándolos aellos, para que salieran del camino. ¡Entren en la puerta angosta! ¡Entren inmediatamente! ¡Entren y serán salvos! Pero, nadie quería oír lo que él decía. Nadie oía.

    Después de que aquella visión había terminado, Tito recibió una visión sobre la misión para la cual estaba siendo llamado. Él vio al Señor Jesús en medio de siete ángeles: cuatro de su lado derecho y tres de su lado izquierdo. De pronto, el Espíritu de Jesús se cayó sobre él y Tito sintió en su cuerpo que había sido sanado. Su Espíritu (el Espíritu de Tito) estaba pronto para reentrar en la esfera terrestre y él vio su casa aproximándose y vio a su familia cuando estaba llegando. Aquella visión terminó con la visión de ángeles tocando en sus familiares y ellos todos curándose de las enfermedades que tenían. Entre esos familiares estaba su esposa que estaba enferma hace algunos años.

    Cerca de la media noche, Tito volvió a quedarse inconsciente. Las dos visiones duraron precisamente 6 horas cada una, tal como el Señor le había dicho. Él fue a confirmar y sus hijos y esposa estaban todos sanados de sus enfermedades y regenerados.

    Tito sabía ahora, con mayor convicción aún, que había sido llamado para el ministerio. Dios le dio el mandamiento de ir a contar delante de toda la iglesia las visiones que tuvo. Inicialmente Satanás intentó impedírselo de hacerlo llevando un terrible mordisco de un perro enorme en su pierna. Pero, después de haber orado, la herida comenzó a sanarse y el día siguiente estaba casi sanado. Cuando dio su testimonio, yo estaba sentado dentro de la iglesia escuchando mientras hablaba.

    Estas visiones que nos contó merecen y necesitan de algunas explicaciones. Ellas provocan en todos nosotros una serie de preguntas también. ¿Cómo vamos a clasificar todo esto a la luz de las Escrituras? ¿Qué debemos hacer para tener los puntos de vista de las Escrituras sobre asuntos como estos?

    Este avivamiento en Timor es un caso fuera de lo común, algo que entra en lo extraordinario como acontecía en el tiempo de los apóstoles. Todas estas señales son propias de lo que vienen ocurriendo allí.

    Las visiones resultan y provienen directamente de las actuaciones soberanas del Espíritu Santo. Las personas no las recogen. Estos nativos Cristianos son personas simples, analfabetas y Dios escogió hablarles así.

    Todas estas señales milagrosas tienen un doble propósito: anunciar que la venida del Señor está para breve y se ensamblan directamente en las profecías que vemos en Joel 2:28 y Hechos 2:17. ¡Muchas son, en la verdad, las profecías que afirman que la venida del Señor Jesús está bien próxima. El tiempo está acortándose!

    Estas visiones están de acuerdo con todo aquello que la Biblia dice y muchas de las personas ni conocían la Biblia cuando tuvieron las visiones. Ellas están de acuerdo con las Escrituras.

    Los que recibieron las visiones y las lecciones espirituales se hicieron personas abiertas a las correcciones y a las exhortaciones de los hermanos en Cristo. Siempre que algo no esté andando bien en sus vidas, ellos oyen y se corrigen.

    Dios raramente da una visión antes de llamar a alguien para su obra. La cosa más importante que debemos tener en mente, es la obediencia incondicional a la Palabra de Dios y ella habla en visiones también.

    Si las visiones se hacen autónomas e independientes de la Palabra de Dios, llevarán a sensacionalismos de varios tipos y al orgullo espiritual. En esos casos, en vez de que lleven a una bendición, llevan a las personas a la maldición y a la perdición.

    Debemos guardar nuestros corazones de la crítica contra estas experiencias y visiones en Indonesia. Existen muchas cosas similares que son falsas. No debemos ser precipitados a hablar ni a decir alguna cosa de estas en Indonesia. Debemos compararlas abiertamente con las Escrituras y quitar nuestras conclusiones de acuerdo con aquello que ellas quieren decir y de acuerdo con aquello que estas experiencias quieren comunicar. Nada más.

    Ya oímos el testimonio maravilloso de Pak Elias en este libro. Pero, quiero contar más algunas cosas relacionadas con su obra como ministro de la Palabra y como evangelista. Tuve la oportunidad de convivir con este hermano en Cristo en diversas ocasiones. La primera vez que nos encontramos fue en el occidente de Java en 1968. La segunda vez fue en Alemania en unas conferencias que organicé donde tanto Pak Elias como David Simeon participaron. La tercera vez fue cuando estuvimos un tiempo juntos en Indonesia en aquella conferencia en el occidente de Java. La cuarta vez fue juntamente con aquel grupo internacional que se reunió en Timor. Pero, antes de proseguir, permítanme subrayar un principio del cuál nunca nos debemos olvidar.

    Es muy fácil que olvidemos un detalle. Podemos caer fácilmente en la tentación de que adulemos al hombre, que coloquemos a los hombres que admiramos en un pedestal de admiración y de reverencia. Eso es una forma sutil de idolatría, pero no por eso deja de ser idolatría. Tenemos una absoluta necesidad de que nos recordemos a quién aquellas personas a la entrada de Jerusalén clamaban Hosana. Aquellas palabras y aquella reverencia no eran dirigidas a la mula que llevaba a Jesús, sino eran dirigidas al Señor encima de la mula. Tenemos tendencia de olvidarnos de esos hechos y comenzamos a adular a la mula que carga al Señor, o la que lleva el Señor a las personas.

    Dieciséis meses separan esta parte del libro de la anterior. Durante este tiempo, pude juntar y colocar en orden algunas historias que complementan el relato que hice acerca Pak Elias.

    Este hombre de Dios estaba predicando en una isla de Indonesia en cierta ocasión y el Señor usó el ministerio de él para iniciar un poderoso avivamiento entre los musulmanes. Viendo como muchos de su pueblo se estaban convirtiendo, un musulmán sordo que había aprendido a leer y a escribir antes de quedarse sordo, comenzó a leer los reportajes sobre lo que estaba pasando. Por fin, vino a conversar con Pak Elias y dijo: Si el Jesús que tú predicas me hace oír, yo creeré en Él. Pak Elias sintió el desafío en el aire. Por otro lado, sintió aquella libertad interior de orar por él. Le impuso las manos y el musulmán sintió una fuerza sanadora fluir por adentro de sus oídos. Cuando terminó la oración, vio que estaba oyendo todo nuevamente. Entregó su vida a Cristo conforme había prometido hacer.

    Mientras Pak Elias estuvo predicando en la isla, un Musulmán rico compareció en una de sus predicaciones. Se quedó tocado por el mensaje y, por esa razón, resolvió quedarse lejos de todo aquello. Se sintió desconfortable y no le gustó la sensación que la verdad provocó en él. Pero, tres días antes de que la campaña evangelística terminara, la esposa principal de ese musulmán lo animó a ir a oír una vez más. Una vez más, el mensaje cogió profundamente en su corazón y, conversando con Pak Elias más tarde, dijo: Si me consigue ayudar, le doy un auto nuevo. El evangelista respondió: Es verdad que Dios puede ayudar el señor. Pero es mentira que usted tenga que pagar por eso. Él continuó hablando con Pak Elias: ¿Todo eso que me está diciendo es verdad? Cometí muchos pecados durante mi vida toda y todas las personas que me conocen saben como soy ruin.

    Tengo 16 mujeres, robé mucho dinero a muchas personas y hasta ya asesiné. Pak Elias les mostró el camino para Cristo y tanto él como su esposa se convirtieron. Después de que habían confesado todos sus pecados uno por uno públicamente, dio una suma de dinero a cada una de sus mujeres y las liberó para que pudieran seguir con sus vidas terrenales de otra manera. Pero, estaba determinado a vivir una nueva vida juntamente con la esposa principal, viviendo ambos para el Señor Jesús. En otra isla, donde era expresamente prohibido predicar el evangelio públicamente, Pak Elias entró en un taxi y comenzó a hablar de Cristo para todos los pasajeros. (Nota del traductor: el taxi en algunas partes del mundo es un minibús que lleva varias personas). Unos meses más tarde le fue relatado que el conductor del taxi se convirtió a través de la predicación que hizo mientras hacía el viaje.

    Un profesor vino a Pak Elias y le dijo: Yo soy Cristiano, pero cuando leo La Biblia yo no entiendo nada. No aprovecho nada de aquello que leo. Pak Elias le respondió: Existen tres tipos de lectores de la Biblia: a) el primero lee La Biblia para hallar argumentos contra ella;

    b) el segundo tipo de lector, curvado bajo el peso y bajo las exigencias de su propia sabiduría y de aquello que él mismo piensa y halla, examina críticamente todo aquello que es verdad y que asume sólo a través de la fe en Jesús. Consigue, a través de eso, reducir las verdades de las Escrituras a un escombro de basura de la mente humana;

    c) el tercer tipo de lector, por otro lado, da el valor a la Biblia que ella misma tiene y se colocan sujetos a Dios y a la luz de las Escrituras, consumiendo cada palabra de ella debidamente a través de la comprensión espiritual. El profesor respondió: ¡Estoy viendo que pertenezco al segundo grupo! Al día siguiente volvió para hacer la conversación y, después de haber confesado todos sus pecados delante de Pak Elias, sometió toda su vida y su intelecto a Jesús y a la autoridad de las Escrituras.

    Uno de los mayores eventos durante el avivamiento, fue la campaña en Irian Occidental en la Nueva Guinea en Marzo de 1969. Cuando Pak Elias predicaba, comenzó a llover torrencialmente. Había miles de personas asistiendo al culto y muchos de ellos estaban del lado de afuera bajo la lluvia. El evangelista oró en su corazón y sintió la libertad de mandar a la lluvia parar en nombre de Jesús, con toda la gente viendo. Aquella lluvia cesó inmediatamente. Él oró, entonces, pidiendo a Dios que la lluvia se mantuviera lejos de allí mientras la predicación durara. Y fue eso lo que aconteció. Comenzó a llover de nuevo sólo después de que el culto había terminado. Al día siguiente en la noche, comenzó un viento fuerte haciendo un barullo ensordecedor en el edificio donde las personas se encontraban oyendo el evangelio. Conforme el viento iba aumentando de intensidad, el techo de metal y

    Se había hecho imposible predicar una única palabra, pues nadie conseguía oír a nadie. Nuevamente, Pak Elias recurrió al Señor y mandó a los vientos que pararan y hizo aquello en nombre de Jesús. Ante la audiencia, que era nuevamente compuesta de miles de personas y en la cual se encontraba un misionero alemán (Willi Haseloh) que fue testigo de estos hechos, los vientos cesaron casi inmediatamente.

    Durante aquella campaña de 18 días en Irian Occidental, cerca de 3.000 personas se convirtieron a Jesús. Pero, también hubo 250 jóvenes que se entregaron a la obra y a la proclamación del Evangelio, los cuales salieron a predicar para todos aquellos a quién Dios los enviaba.

    Dios también respondió a las oraciones en privado de su siervo. En una noche, Pak Elias se vio a él mismo por encima de un país lejano y, cuando la visión terminó, comenzó a orar en un idioma que él no entendía. Memorizó aquello que habló sin entender y, unos meses más tarde cuando visitó Tailandia, comprobó que el idioma en el cual oró era Tailandés. Esta su experiencia no se trató sólo de un caso de lenguas extrañas, pero era antes un caso idéntico a lo que aconteció en Hechos 2 donde las personas comenzaron a expresarse en idiomas que no eran los suyos.

    Es una experiencia inolvidable que podamos acompañar a este hermano en una campaña evangelística. Su trabajo para el Señor es de verdad maravilloso. Pero, como todos los otros siervos de nuestro Señor, él necesita mucho de todas nuestras oraciones y aún más de aquellas que Dios pueda oír. Oremos para que su éxito en la obra nunca resulte en orgullo, ni de él ni de sus seguidores. Si eso acontece, el poder que tiene le sería retirado. ¡Por encima de todas las otras necesidades que él pueda tener, vamos a pedir a Dios que él pueda discernir entre los Espíritus tramposos que intentan ayudar en la predicación del evangelio para torcerlo conforme a las doctrinas de las tinieblas y también para que lo libren de las plagas pentecostales que se propagaron por este mundo que conocemos!

    Viajando por el mundo como misionero, tuve muchas oportunidades de oír a creyentes que se expresan a través de himnos y de músicas de Dios. Muy ocasionalmente, en el Occidente, tuve oportunidad de escuchar grupos de coros muy bien organizados, los cuales dejaban a sus oyentes secos por dentro después de que habían cantado y mientras cantaban. ¿Cuál es la técnica, cuál el ingenio que resulta si el Señor estuviera ausente? (Salmo 127)

    En Barrow en Alasca, me quedé particularmente tocado y derretido con los cánticos de un grupo de la Iglesia Presbiteriana. Eran tan bonitos que resolví grabar aquellos cánticos para mí. También ya mencioné como fui profundamente tocado por los cánticos de Cristianos en Ambom, en Indonesia. Fueron muy lindos para mí en el tiempo que los oí.

    Pero, nada de aquello que oí anteriormente se compara con los cánticos del avivamiento en Timor. La riqueza de los himnos dentro de aquellas iglesias Presbiterianas es simplemente fabulosa. Aunque sean aquellos himnos tradicionales de la Iglesia Reformada, ellos penetran en nuestros corazones, pues aquellas voces y aquellas palabras son realmente bendecidas, aplicadas y dirigidas por el Espíritu Santo. Los mismos himnos sin Dios nunca nos dicen aquello que deberían decir ni de la forma que deberían expresarse. A través de la vida, aquellas melodías antiguas y muertas en otros lugares del mundo, ganan una vida extraña y muy linda cuando son cantadas con Dios presente, oyendo y haciendo oír. Todas ganan un nuevo significado.

    Pero, los verdaderos himnos de avivamiento son, en la realidad, aquellos que son dados directamente por Dios. Los grupos no sólo tenían visiones y oían voces, sino, también recibían cánticos directamente del Señor. A veces, estos simples, pero muy bendecidos cristianos indonesios, salían de sus encuentros con El Señor trayendo una nueva melodía, la cual memorizaban después de repetida para ellos de la propia boca del Señor Jesús unas 20 veces. ¡Que alegría es para que nosotros que podamos cantar este tipo de himnos! Nos parece que están siendo cantados por los ángeles también. Dentro de las iglesias que cantan estos himnos pasa una alegría y cierto bienestar espiritual que no tenemos como describir. Creemos que estos himnos son cantados por los ángeles de Dios también en los coros celestiales y, quien sabe, al mismo tiempo en que nosotros cantamos. Deben ser himnos del mismo tipo que los pastores en los alrededores de Belén oyeron cuando el Salvador nació.

    Un día, un grupo de niños que se había convertido en el avivamiento, estaba cantando himnos al Señor mientras caminaban hacia casa después de la escuela. Pasaron por un camino y había unas piedras grandes del lado esparcidas por el terreno. Repentinamente, oyeron una voz saliendo de las rocas diciéndoles: ¡Cantaron muy bien! Déjenme enseñaros una nueva canción de Jesús. Quédense aquí mientras canto para vosotros Los niños, respondiendo con simplicidad, dijeron: Nosotros andamos con mucho hambre. Nos deja ir a casa primero y después volveremos para aprender. ¡Ellos se apresuraron, llevaron sus libros y bolsas para casa y, cuando iban a comer, descubrieron que su hambre había desaparecido! Salieron de sus cabañas, se juntaron nuevamente y fueron de vuelta para el lugar de donde aquella voz les había hablado. Cuando allá llegaron, oyeron la misma voz hablándoles por la segunda vez.

    Después, comenzó a cantar una canción y, pidiéndoles que lacanten, la repitió hasta que la aprendieron. Ellos así hicieron y, después de haber oído la canción unas 20 veces, atraparon la melodía y memorizaron las palabras. Volvieron hacia la villa cantando aquel himno mientras caminaban. Cuando el líder de la escuela Teológica los oyó cantar, escribió la letra de la música juntamente con la melodía. Este hombre me mostró la canción escrita en su cuaderno.

    Un psicólogo o parapsicólogo tendría la mayor de las dificultades para explicar el fenómeno por detrás de esta experiencia. Si un historiador Occidental tuviera que escribir alguna cosa sobre la Revolución Rusa, escribiría muchas cosas. Pero, y no es fácil negar la veracidad de esta ocurrencia, pues los niños no mienten acerca de un asunto de este género y existe tanto la letra como la melodía para comprobar la veracidad de lo que aconteció.

    Si un historiador occidental diese una descripción de la Revolución Rusa, ciertamente que sus relatos serían bien distinguidos de aquellos que un historiador ruso daría sobre el mismo evento. La alegada objetividad de cualquier escritor depende, también, de la actitud que toma en relación a un asunto y para que lado se inclina su posición personal.

    Por experiencia propia, puedo confirmar que ya leí muchas cosas forjadas y falsificadas sobre avivamientos que vienen aconteciendo un poco por todo el mundo. Por esa razón me coloqué ante la obligación de actuar y de servir de vigila en un puesto soberano y privilegiado sobre este asunto.

    Una vez en Alemania cierto cristiano pentecostal me dijo: ¡El señor sabe muy bien que ese avivamiento en Indonesia comenzó a causa de las Iglesias Pentecostales! ¡En la verdad, son las únicas iglesias evangélicas a través de las cuáles podrá acontecer un avivamiento! De igual manera, un miembro de la Organización L. Osborn declaró el siguiente: El avivamiento aconteció debido a nuestro trabajo en el área .

    Podríamos quedarnos felices ignorando tales comentarios. Si no fuera el caso de estos informes, venidos de ellos, que ya estuvieran circulando en la prensa extranjera en todo el mundo, no deberíamos abrir nuestra boca.

    Yo no deseo de forma alguna denigrar los movimientos Pentecostales. Mi deseo es hablar la verdad de los hechos. Existen muchas personas que son sinceras dentro del movimiento Pentecostal. Para hablar la verdad, yo nunca adopté una posición a favor de una Iglesia o contra otra. Existen falsos profetas esparcidos por todas las denominaciones y los teólogos modernos ocupan el lugar indebido por detrás de los muchos púlpitos esparcidos por este mundo. Ellos son los que representan el mayor peligro de todos, muy por encima del peligro de los movimientos Pentecostales que palpan el terreno por donde se mueven. La mayoría de los Pentecostales son personas confundidas que mezclan la carne con El Espíritu y que se quedan sin conseguir saber en que cosas tropiezan.

    Tengo el deber colocado sobre mí de alertar y mostrar los hechos más relevantes del Avivamiento de Indonesia, porque soy una persona familiarizada con las cosas que pasan allá. Conozco los límites y las fronteras donde este avivamiento se mueve, tal como los otros se mueven. Sé de lo que se trata, sé como opera.

    En primer lugar, he ahí aquí algo positivo. Pak Elias, un hombre más familiarizado con este avivamiento que muchos otros, me dijo una vez: Existen algunos hermanos Pentecostales en Indonesia que sirven al Señor y nos apoyan en este movimiento de Dios. Ellos están abiertos y receptivos a las operaciones del Espíritu Santo.

    Pero, el avivamiento es dentro de las Iglesias Reformadas de Indonesia. No aconteció en las Iglesias Pentecostales. Por ejemplo: había una iglesia Pentecostal cerca del centro del avivamiento, la cual vio la renovación espiritual de las personas, de las villas y de las ciudades aconteciendo, vio las personas cambiando y la Iglesias Reformadas reviviendo desde los grises, pero, ellos propios estaban completamente fuera de aquella benção. Fueron obligados a concluir su iglesia y a que se hagan miembros de la Iglesia Reformada para que puedan ser participantes de la Benção que Dios estaba derramando sobre el pueblo.

    Existen incontables grupos de Iglesias Pentecostales en la ciudad de K. y ninguna de ellas se hizo participante de la Benção. Una circular escrita por uno de los líderes del movimiento de Dios intitulada Dios está marchando cerca de nosotros contiene algunos hechos muy interesantes. Él escribió así: Es un misterio que no conseguimos desvelar, pero Dios anda con muchos cuidados para proteger este avivamiento de todos los tipos de engaño y de todas las enseñanzas de maestros falsos.

    Muchos predicadores llegaron del extranjero expresando su deseo de predicar en las iglesias donde Dios estaba. Eso aconteció cuando yo mismo estuve ausente, predicando en otros continentes. Siempre creí que sus opiniones y visiones sobre el Espíritu Santo eran muy extrañas. Pero, nunca dejé de considerarlos genuinos. Sin embargo, era una opinión personal. A través de revelaciones y del don genuino de profecía que es muy frecuente en Timor, todos los líderes de las iglesias locales eran previamente avisados de que algunos hombres falsificados los visitarían deseando predicar en sus púlpitos. Y, cuando llegaban, los nativos y los creyentes locales no daban un único centímetro de terreno a esas personas que iban llegando. Ellos les rechazaban los púlpitos y alejaban sus pies, firmes en el propósito de que nunca los oirían. Aunque yo ya tenga visto muchos dones del Espíritu en estos círculos Presbiterianos de las iglesias en Timor, ninguno de ellos tiene nuinguna semejanza o asociación con ninguna iglesia pentecostal y comprobamos que las iglesias pentecostaless se quedaron de fuera de este

    La historia del avivamiento tiene muchos casos con relatos similares. Voy a contar uno que oí. David Wilkerson habló en Inglaterra y en Alemania, siendo invitado de algunos movimientos de ciertos grupos evangélicos. Después de eso, visitó Soe en el centro del avivamiento y ofreció dinero para pagar los gastos al líder de la Escuela Teológica, para que él pudiera visitar América y discursar en varios lugares. Este líder nativo fue a conversar con Pak Elias sobre el asunto y le pidió consejo. Después de que oraron juntos vieron claramente que aquello no era la voluntad de Dios y, devolviendo el dinero, rechazaron la invitación. En otra ocasión, enviaron 1.500 dólares para que Pak Elias visitara América. Después de oración, Dios les mostró claramente que aquello no venía de Él. La invitación fue rechazada también. Esas experiencias parecen que nos quieren comunicar que nuestros hermanos en Indonesia tienen una gran capacidad de discernimiento, mayor que la mayoría de los creyentes esparcidos en Inglaterra y en Alemania.

    El próximo ejemplo subraya y realza aún más esto que estamos aquí diciendo. Conforme ya mencioné, Pak Elias y David Simeon estuvieron presentes en una serie de conferencias que organicé en Abril de 1969 en Alemania. Cuando Pak Elias habló para las cerca de 3.000 personas que estaban allí presentes para que se entreguen a Cristo en un culto en Estugarda, él se quedó absorto en oración y en silencio durante unos minutos, cuando un hombre en la plataforma se levantó y comenzó a orar en lenguas. Un momento después vimos a Pak Elias mandar al hombre callarse en nombre de Jesús. Más tarde le pregunté porque él hizo aquello de aquel modo y en aquel momento (porque no esperó para más tarde). Él simplemente respondió: el Señor Jesús me mostró que el diablo estaba usando aquel hombre para interrumpir las decisiones de mucha gente allí presente. Su objetivo era interrumpir el culto y causar confusión en nuestro medio.

    El otro hermano prosiguió con la explicación de lo que aconteció: Acontece con mucha frecuencia cuando las personas están para tomar una decisión importante que salvará sus vidas, que los Pentecostales hablan lenguas y así consiguen impedir que muchas personas se arreglen con Dios. Esa es una de las armas muy usada por Satanás. Un tiempo después de esto, encontré al hombre que habló en lenguas. Fui a buscarlo para hablar con él. Le pregunté porque él habló en lenguas en aquel culto. Comenzó inmediatamente a pedir muchas disculpas por lo sucedido y continuó explicando así: Yo sentí un impulso muy grande de hacer aquello y no sé lo que fue, pero me vi en la necesidad de hacer aquello y no me controlé. Fui impulsado a hacerlo. ¡Debemos preguntar que tipo de profeta es el que no consigue controlar su don o su Espíritu!

    En Indonesia, yo estaba personalmente presente cuando una chica comenzó a orar en lenguas en uno de los cultos. Cuando ella terminó nadie se manifestó y nadie interpretó aquello que ella dijo. Uno de los líderes la reprendió severamente y dijo: ¿No conoce la Biblia? ¡Está escrito que, si no hubiera quien interprete, no debe hablar en lenguas extrañas! El evangelista Indiano Bakth Singh también estaba presente en aquel culto y me dijo más tarde: Así que aquella chica se levantó para hablar aquellas lenguas, yo comencé a orar para que ella parara, pues me di cuenta de inmediato que aquello que ella estaba haciendo no era bueno.

    Mientras permanecí en Timor, pregunté a los líderes sobre la cuestión de que hablen en lenguas extrañas y cual es la importancia que eso tenía en el avivamiento de Indonesia. La respuesta que dieron me sorprendió inmensamente. En el espacio de dos años y medio, cerca de 200.000 personas se convirtieron en nuestra isla. Experimentamos miles de sanidades hechas por Dios (muchas de ellas sin alguien pedir por ellas), muchos milagros de fe acontecieron. Pero, no tuvimos conocimiento de ningún caso de alguien que hablara en lenguas extrañas. Aunque haya, nunca alguien osó manifestar que poseía ese don.

    ¡Cómo esto va a decepcionar a los fanáticos y aquellos que andan engañados acerca de Dios! ¿Cómo se van a quedar los defensores de lenguas extrañas? ¡Tenemos cerca de 200.000 personas convertidas, más de 30.000 curas divinas confirmadas y comprobadas y ni un único caso de lenguas extrañas! En la verdad, hasta puede existir algún caso de lenguas, pero que nunca manifestó poseer el don. Como todos aquellos que en este avivamiento recibieron dones de Dios, nadie se gloria de los dones que recibió. ¡Ellos usan lo que tienen en la presencia de Dios si tuvieran! Podemos confirmar aquello que Pablo dijo a los Coríntios en su 1ª carta. ¡Compruebamos que aquí, también, el don de las lenguas no tiene ningún significado real, que esto tenga ningún significado siquiera! Cualquier persona que intente inyectar este don en el avivamiento, viniendo de fuera y eso ocurrió varias veces con personas falsificadas oriundas del Occidente saldrá de Indonesia con el sello de falso en la cabecilla, con un certificado de falsedad y quien colocará ese sello será Jesús y no ningún hombre. Los líderes locales están avisados por Dios para nunca permitir ninguna predicación de ningún líder de denominación Pentecostal.

    Mientras permanecí en la Isla de Timor, nos llegó la noticia que cerca de 30 templos locales habían sido quemados y destruidos en la Isla de Rote. Eso fue en el verano de 1969. ¿Cuál fue la causa? La respuesta más conclusiva fue que el avivamiento en la Isla de Timor se extendió para la Isla de Rote. Ese avivamiento llevó muchos miles de nativos a que se conviertan y, consecuentemente, destruyeron (ellos mismos lo hicieron) inmediatamente todos los templos paganos existentes en la isla. Eran templos llenos de amuletos, ídolos e instrumentos de hechicería. Los habitantes locales no deseaban que haya más nada en común con su vieja vida. Pero, esta no había sido la primera vez que eso aconteció, pues la Luz de Dios estaba quemando la isla.

    En la costa occidental de la Isla de Rote existe una formación de rocas imponente que entra por el mar. Durante siglos los habitantes locales usaron aquel lugar para hacer los sacrificios a sus dioses de piedra y de palo, dioses de la naturaleza y muchos más. Existen muchos misterios alrededor de estas formaciones rocosas.

    El siglo 18, la isla fue habitada por 19 reyes diferentes, los cuales andaban siempre en guerra unos con los otros. Cuando, finalmente, uno de los reyes derrotó a los otros 16, su nombre, Tolamanu, fue dado al lugar de sacrificios. Los dos reyes que sobraron, Foembura y Ndiihua, decidieron encaminarse por un plan desesperado. Sabiendo que las fuerzas holandesas tenían el cuartel-general en Batávia (conocida hoy como Jacarta) y con la esperanza de conseguir alguna ayuda de la parte de ellos, se prepararon para viajar los 3.000 km que los separaban de Batávia. Llevaron con ellos provisiones de maíz tostado con azúcar y partieron con la intención de complementar sus necesidades alimenticias con peces y las bananas que iban atrapando en el camino. Las bananas las hallarían en tierra, en las islas por las cuáles pasarían y, los peces, en el mar. También hicieron planes para arreglar el agua que beberían en esas islas por donde pasarían. La aventura comenzó en 1729.

    Debido a las corrientes marítimas traidoras que fueron encontrando por el camino y a los cambios constantes de los vientos, el viaje acabó por durar seis meses. Cada uno de sus barquitos llevaba un símbolo con el nombre de 'Sangga ndolu', lo cual significa Buscamos paz y poderes. Tenían la esperanza, de cierta forma, de que las autoridades Holandesas les dieran poderes de hechicería que pudieran ayudarlos a derrotar a Tolamanu. Pero, al mismo tiempo, conservaban otra esperanza de que terminen con las guerras tribales que había entre ellos, en su isla.

    Cuando llegaron a Batávia, se encontraron con un problema inesperado: ¡el pueblo de allá hablaba en una lengua extraña! Ellos no sabían que había otros idiomas. ¿Será que su viaje había sido en vano? El viaje no fue en vano porque Dios, en su gran misericordia y sabiduría, había preparado para ellos algo diferente. Dios aún preparó camino para ellos. Mientras estuvieron en Batávia, cruzaron con una mujer de la Isla de Rote, que reconociendo las ropas que ellos vestían, se dirigió a ellos para hablarles. Sus rostros se iluminaron de alegría al oirsu idioma ser hablado.

    Pero, ¿cómo es que aquella intérprete que hallaron fue para tan lejos de la isla donde nació? Cuando vivía aún en Rote, encontró un marinero que se enamoró de ella e inmediatamente se casó con ella, llevándola para su barco. Y he ahí aquí aquella mujer para servir de mediadora para los dos reyes. Fueron presentados al gobernador Holandés y se quedaron muy decepcionados cuando descubrieron que las autoridades coloniales no poseían aquellos poderes de magia y de hechicería que ellos tanto deseaban. Pero, el gobernador actuó con sabiduría y, después de haber conversado con el misionero holandés que estaba en la isla, entregó a los reyes a los cuidados de él.

    Fue a través de aquel acto que los reyes hallaron la paz que no esperaban hallar: en vez de la paz de guerra, hallaron la paz de Espíritu y hicieron la paz con Cristo. Fueron convertidos y bautizados y ganaron nuevos nombres, es decir, Mesaque y Zacarias. Cuando visité la Isla de Rote, me quedé muy alegre al hallar descendientes de aquellos reyes. El pastor Gideão, cuya historia ya relaté en páginas anteriores, es, en la verdad, un descendiente directo del rey Zacarias.

    La alegría que los dos reyes experimentaron en su nueva fe era tan evidente que decidieron volver para Rote, dejando como presente de agradecimiento algunos de sus siervos en Batávia. Llevaban con ellos el misionero a través de quien hallaron a Cristo y él aprovechó el viaje para aprender el dialecto de la Isla de Rote. Llegaron a Rote en 1732, después de una ausencia de 3 años.

    Por la 1ª vez aquella Fortaleza de Rote sufrió un ataque espiritual. Los reyes que volvieron construyeron una Iglesia y una escuela Cristiana en la isla y la llamaron de Ti. No tardó mucho tiempo hasta que su obra encontrara la oposición de Tolamanu. Dándose cuenta del hecho de que su influencia en la isla estaba en declive acentuado, él ideó un plan diabólico. Organizó una gran fiesta e invitó a los dos reyes Cristianos y el misionero. Para no levantar ninguna sospecha, también invitó al gobernador de K., el cual fue acompañado de su secretario. El clímax de la noche se dio cuando sus invitados fueron subjugados y amarrados con cuerdas. Fueron colocados en un círculo sobre hojas secas y sacrificados a los dioses en esta infame montaña rocosa de Tolamanu. Este había de ser el primer fuego de sacrificios en la Isla de Rote, el cual tenía como leña la fe Cristiana. Aconteció todo aún en 1732, el mismo año que los reyes habían llegado de Batávia.

    Pero, si Tolamanu pensó que con aquello destruiría la fe Cristiana en la isla, estaba completamente engañado. En Ti, la escuela y la Iglesia continuaron la obra de Dios, encaminando con persistencia en la enseñanza del mensaje de Cristo por la isla. Aquel fuego de Dios apenas había comenzado. La sangre de aquellos mártires trajo muchos frutos a la isla. La escuela fue un instrumento precioso en el entrenamiento de profesores Cristianos y, conforme los años iban pasando, nuevas escuelas fueron surgiendo en las islas vecinas y muchas personas fueron oyendo el mensaje del Evangelio. Rote se había transformado, así, en el centro de una obra misionera relevante.

    Hoy, pasaron más de 200 años sobre aquella fecha. Una vez más, Rote se hizo el centro espiritual para las islas de Indonesia. Tanto Pak Elias como el pastor Gideão, cuyos testimonios ya oímos, son nacidos en Rote. Dios ha bendecido sus ministerios de una manera fabulosa desde que el avivamiento comenzó en 1964. En la verdad, todos los creyentes que iniciaron el avivamiento, continúan manifestando un coraje y una audacia incomparables en lo tocante a su fe. El siguiente ejemplo es muy relevante.

    Dos corrientes marítimas, una venida de Australia y la otra del occidente, se chocan en el mar entre la Isla de Timor y la Isla de Rote. Las ondas del mar, muchas veces, se levantan muy alto sin aviso previo y muchas embarcaciones pequeñas se quedan bajo ellas cuando están efectuando el viaje entre Rote y Timor. Yo mismo tuve oportunidad de pasar por esos peligros algunas veces y pude comprobarlos. Aunque haya quedado sólo mojado con algunas gotas de agua, muchos pagaron aquel viaje con vómitos e indisposición. Yo estoy habituado y me hice inmune a esos elementos porque serví en la Fuerza Aérea durante muchos años. Pero, durante el viaje que hicimos, pude verificar como las pequeñas embarcaciones eran llevadas hasta la parte de abajo quedándose toda fuera de agua. La gobernadora B. me contó que muchas embarcaciones se pierden en aquel mar todos los años. Es un pedazo de mar muy turbulento y peligroso. La catástrofe que describiré ahora ocurrió en uno de estos viajes. El padre del pastor Gideão estaba a bordo de la embarcación que volcó. Gideão me contó lo que aconteció.

    Un Prau (una embarcación típica) estaba intentando atravesar de una isla para la otra cuando volcó, poco antes de conseguir llegar a la Isla de Rote. Había 30 personas a bordo. Aquellas aguas están infestadas de tiburones. Entre la tripulación había dos pastores y muchos cristianos. El padre del pastor Gideão estaba preparado, pues Dios ya le había avisado que iría a llamarlo. Tres de las personas, llenas de fe, levantaron sus Biblias para el cielo y clamaron al Señor: Señor, tú dijiste que estarías con nosotros cuando las aguas nos quisieran ahogar. Si es tu voluntad, pedimos que nos salves. Con aquel gesto de fe, los tres chicos intentaron alcanzar la Isla de Rote nadando. Sin embargo, debido a corriente fuerte, fueron llevados hacia lejos de Rote y para el lado de Semau. Como aquel accidente ocurrió en la noche, ellos no conseguían ver tierra. Durante 12 horas continuaron luchando por sus vidas en las ondas y, usando el tiempo también para orar en voz alta. Increíblemente, ni un solo tiburón llegó cerca de ellos. Dios cerró la boca de los Tiburones como había cerrado la boca de los leones que querían comer a Daniel. Pero ninguno de ellos se quedó exhausto en aquel mar bravo y turbulento.

    Al día siguiente llegaron a la costa en Semau, pero, a pesar del gran tormento que pasaron, alquilaron un barco y fueron para el lugar del accidente para ayudar a las personas que naufragaron con ellos. El padre del pastor Gideão había gritado para que trajeran otro barco así que alcanzaran tierra. Pero, cuando llegaron allá, no había nadie para rescatar. Las otras 27 personas murieron ahogadas. Aquel accidente trágico ocurrió en 1966. Pero, aconteció un milagro dentro de aquella turbulencia. Aquellas Biblias que levantaron como el símbolo de su salvación, estaban aún con ellos cuando alcanzaron tierra. El agua no las estropeó y no tenían ni una marca de agua en ellas.

    Estuve en Rote en la compañía de dos pastores nativos, el Pastor Micah, el hombre que pastoreó la iglesia local en tiempos anteriores y el Pastor Gideão. La iglesia de Micah tenía 30 miembros, pero muchos de ellos eran enviciados en vino de palma, la bebida que hablamos en el inicio de este capítulo. Este tipo de vino es obtenido de azúcar de palmera y, en la verdad, existen muchas de estas palmeras plantadas alrededor de la villa. Después de que el Pastor Gideão había tomado las riendas de la congregación, un avivamiento poderoso barrió toda la villa y actualmente todos los habitantes de esta villa son miembros de la iglesia. Son cerca de 300 miembros, incluyendo los niños. En la iglesia hay seis cultos por semana. Los lunes, los obreros se reúnen para orar y para hablar sobre su trabajo con todos los que comparezcan. Cerca de 23 personas vienen a esta reunión fielmente. Los martes existe un culto especialmente direccionado para los jóvenes que son cerca de 60 y, los miércoles, las mujeres se reúnen para orar y leer La Biblia juntas y que tengan un tiempo largo de comunión juntamente con Dios.

    Los jueves, todos los adultos de la villa se reúnen para un estudio Bíblico. Finalmente, los domingos todas las personas vienen a los dos cultos. Hubo, también, un estudio Bíblico de formación que duró tres meses en B. con el objetivo de entrenar a 18 jóvenes evangelistas voluntarios y eso sólo en la Iglesia del Pastor Gideão. Sabemos que en Europa, por ejemplo, las entidades misioneras apelan mucho para haber más candidatos y más reclutas. Aquí en Timor los candidatos hacen fila para ser admitidos, por el simple hecho de no existir espacio suficiente para tantas personas que desean trabajar para Dios. Encontré, una vez, a una joven profesora en la Isla de Rote. Ella hace más de un año que imploraba a Dios para entrar en una Escuela Bíblica de entrenamiento para servir en el campo misionero. Esa es la diferencia que hace un

    Algo que aconteció en la villa merece ser mencionado. Hace algunos años atrás William Nagenda de Uganda, visitó Indonesia. Él habló sobre el tema Andar en la Luz a los creyentes locales. ¿Qué es loo que él quería decir con Andar en la Luz? Durante el avivamiento en África, los cristianos confesaban todos sus pecados abiertamente y públicamente. El testimonio personal de William Nagenda es una buena ilustración para ese hecho. Es bueno cuando quien predica vive personalmente aquello que enseña. Antes de su conversión, él era el jefe de departamento de los impuestos y aprovechaba muchas de las ocasiones para robar. Pero, así que se convirtió, se fue entregar a la policía y confesó sus crímenes. Cuando fue a juicio en el tribunal, el juez no sabía que hacer, pues no tenía ley para cuando un hombre era su propio acusador. Con eso mandó liberar a William Nagenda. Aquella confesión de pecado era una acción muy radical contra él mismo (humanamente hablando, porque en la verdad era a favor de él). Pero, muchos otros cristianos comenzaron a continuar el ejemplo y colocaron sus vidas en orden.

    Aquella historia causó un gran impacto en sus oyentes indonesios. Desde entonces, se fueron formando muchos grupos que iban trayendo sus pecados todos para la luz. En la villa donde yo estaba, muchos cristianos venían a confesar sus propios pecados abiertamente unos a los otros y unos con los otros. También oraban unos por los otros, para que sus pecados fueran perdonados y sus vidas allanadas a partir de entonces. De aquel modo, la iglesia podía controlar los excesos y las faltas entre los creyentes. Pero, una cosa seguramente no está aconteciendo en el avivamiento de Rote: los errores y los pecados de los otros no son divulgados ni comentados entre las personas que de ellos tiene conocimiento.

    Las puertas para el Evangelio en Rote han permanecido literalmente abiertas, en la verdad, abiertas. Desde que el avivamiento llegó a la isla que el adelanto del mensaje ha sido fenomenal. Por toda la isla, dondequiera que alguien vaya, existe una atmósfera espiritual muy extraña de temor y reverencia a Dios. Cuando visité por primera vez las oficinas del gobernador de la isla, parecía la cosa más natural para él que pasemos un tiempo de oración en vez de que sólo conversáramos. Lo mismo aconteció en la casa del alcalde de B. y en la casa del alcalde de T. los cuales son cristianos, cristianos fieles al Señor. ¿Dónde, en el mundo occidental, conseguiremos ver algo semejante aconteciendo? ¡Hasta hubo oportunidad de que pasemos un tiempo de oración en el departamento de control de pasaportes en la isla! Parece que, cuando entramos aquí, entramos en un mundo diferente. Lo que voy a pasar a relatar fue lo que me convenció de esa realidad definitivamente.

    Alquilé el único jeep que había en la isla. Un día fui a visitar el local del nuevo aeropuerto. Allí descubrí que los creyentes no sólo tienen comunión y oración unos con los otros dentro del aeropuerto, pero también dentro de la propia pista. ¡Yo no conseguía creer en lo que estaba viendo con mis propios ojos! Mucho menos creeremos en lo que aconteció allí pocos días antes. Rote, en la verdad, es una de las islas más difíciles de que alcancemos si venimos del exterior. No tiene ninguna conexión con las otras islas, ni de barco, ni de avión y mucho menos de auto. La frecuente pérdida de barcos que viajan hacia la isla ya fue mencionada aquí. Por esa razón, el gobierno envió a un hombre con mucha capacidad para organizar la construcción de un aeropuerto local.

    Todo lo que aconteció después de su llegada a la isla fue simplemente único y fantástico. La pista del aeropuerto fue iniciada el día 7 de Julio de 1969 y, tres semanas después, todo el aeropuerto estaba concluido. ¿Cómo es que aquella obra fue hecha tan rápidamente? La respuesta está, obviamente, en los habitantes de la isla. Sin ningún salario y sin ningunacompensación, todos los habitantes locales juntaron esfuerzos y trabajaron de sol a sol para que completen aquel pequeño milagro. Solamente la primera semana, 3.500 habitantes (tanto hombres como mujeres) se ofrecieron como voluntarios para trabajar en aquel proyecto. En la 2ª semana, 5.000 voluntarios más llegaron para ayudar. En la 3ª semana llegaron 3.000 personas más. Dormían al aire libre durante la noche, comían el arroz que traían de sus propias casas. La primera cosa a hacer fue cortar los árboles para aplanar el terreno. Como no poseían sierras ni hachas, usaban sus cuchillos para el efecto.

    Seguidamente, cavaban la tierra para arrancar las raíces de los árboles que cortaban, usando herramientas típicas hechas de madera dura, pues tampoco había azadas en la isla. Las piedras eran quebradas en pedazos pequeños usando otras piedras más duras y las esparcieron por la pista que tenía una anchura de 110 m por 3 km de largura. La pista fue cubierta de piedras y de gravilla con 20 cm de altura. Finalmente, toda aquella capa de piedras fue cubierta con un género de cemento blanco extraído de las corales. Los nativos no usaban camiones para traer el extracto de corales, pero usaban sólo baldes y otras vasijas que encontraban, colocándolas en un palo que, por su parte, colocaban era puesto en los hombros unos de los otros para llevarlos para la pista y colocarlos encima de las piedras y de la

    Ellos andaban descalzos encima de las corales para extraer el cemento de ellos. La única cosa que me quedaba faltando era la lluvia, pues, después de extendido aquel cemento de coral sobre las piedras en la pista, la lluvia sedimentaba y endurecía la pista. Las piedras se quedaban cimentadas unas a las otras y se consiguió una pista.

    La rutina diaria era la siguiente: cada mañana, antes del día comenzar, había un tiempo para comunión entre las personas. A la noche, había culto para todas las personas encima de la propia pista. El evangelio era predicado allí mismo. Era frecuente que había más de 1.000 personas en cada culto. Aún durmiendo al aire libre, verificaron que no hubo ni un solo caso de enfermedad durante aquel tiempo. Cuando las personas llegaron a casa, decían: Nadie enfermó porque todos los días nosotros orábamos, entregando cada persona a los cuidados de Dios. Durante las tres semanas de construcción de aquella obra , más de 10.000 personas oyeron el evangelio y muchos de ellos por primera vez. La obra de la predicación estaba a cargo de cuatro evangelistas, uno de los cuáles era el Pastor Gideão. Aún habiendo 40 misioneros más que ayudaban en la obra de Dios, no habían personas suficientes para entrevistar y aconsejar a todas las que recogían ayuda espiritual para que confiesen todos los pecados juntamente con aquellos que podían orar con ellos. Antes de haber aviones, el edificio del aeropuerto sirvió para consejería y la pista sirvió para los cultos. En el campo misionero, no existe historia semejante.

    Es verdad que muchas pistas para aviones fueron construidas en los campos misioneros de este mundo, pero, esta pista en R. no es sólo una pista. En la verdad, es una pista construida sobre fundamentos y sobre cimientos muy sólidos. Ni en Europa o en Estados Unidos con toda la tecnología, maquinaria e ingeniería habrían conseguido terminar obra semejante en sólo tres semanas. Aquella obra tenía otro Ingeniero por detrás de ella, Aquel que arquitectó el mundo. Él propio direccionaba todo. Falta sólo decir que no había un único arquitecto o ingeniero allí presente para dirigir las operaciones. Todo se hizo a través de la oración y con las personas a que sean direccionadas por Dios. Todas las personas que visitan el local no cesan de quedarse abismados con aquel Milagro de las Tres Semanas. Conforme yo iba andando en mi jeep sobre aquella pista, pensé en como sería maravilloso poder estar allí presente en la ceremonia de inauguración. Me gustaría mucho festejar con ellos este esfuerzo de la oración y de la orientación divina. Me gustaría estar presente cuando el 1º avión posase en la pista.

    Es de realzar un hecho: desde el primer día que la construcción comenzó, los creyentes no cesaron de implorar a Dios para que aquel aeropuerto no fuera la puerta de entrada de los malefícios y de los vicios mentales del mundo moderno occidental. Pedían a Dios incesantemente que no fuera una pista de turismo, la cual traería los pecados occidentales para la isla. Es una cosa increíble como los nativos temen las influencias occidentales sobre su vida. A pesar de la bendición obvia sobre la obra de la aprobación del Señor sobre ella, aquellos creyentes imploraban que Dios los librara de los pecados y de las superficialidades occidentales.

    Ya hablé aquí sobre el Pastor Gideão y su conversión. Pero, después de haber conversado nuevamente con él después de un intervalo de 16 meses, permítanme llenar aquí algunas cosas que se quedaron por decir. El título arriba puede inducirnos en error. Pero, vamos a ver lo que él significa.

    El número de congregaciones que él pastorea ahora, subió de 30 a 52. Él va a pie de congregación en congregación, de villa en villa y de ciudad en ciudad. Pero, aunque tuviera un auto, no conseguiría quitar provecho de él, pues simplemente no existen carreteras en la isla para que los autos puedan circular. Y, aunque con moto fuera fácil circular en la Isla de Rote, no existen motos para comprar en la isla. Y, aunque hubiera una, nadie tendría dinero suficiente para comprarla.

    El Pastor Gideão rechazó la idea de tener salario y cuando la Iglesia le ofreció ayuda financiera, él dijo: No, yo quiero practicar y saborear las palabras de Mateo 6:33 y quiero permanecer dependente sólo del Señor. Él continúa practicando este principio de vida aún hoy. Sin embargo, el Señor ha sido generoso con él. En la verdad, él recibe más que todos sus compañeros de profesión que usufructuan de un salario. Todas sus necesidades son providenciadas por el Señor. En la verdad, suele ser él que da a sus compañeros mucho de lo que les falta.

    En lo relacionado a los salarios, oí hablar de un pastor en medio de la selva que recibe seis dólares por mes. Otros reciben entre nueve y doce dólares mensuales. El salario más alto que vi fue uno de 21 dólares. Estos salarios deberán chocar a las personas en el Occidente, aunque admitamos que las vidas de estos hermanos son muy simples, mucho menos complicadas que las nuestras. Como ejemplo puede decirse que no tienen ningún gasto con la electricidad.

    Esos lujos simplemente no existen en esta zona donde viven. Para ellos, hasta pan y patatas sería un lujo, pues el arroz es la base de su alimentación diaria. Sus zapatos también son muy baratos: ¡ellos usan la propia suela, andan descalzos! ¡Un pastor que esperó por mí en Sumatra, anduvo a pie cerca de 180 km bajo el sol y el calor tropical sólo para ir a esperarme! Al final del recorrido, él ya no conseguía andar, pues los pies de él se hincharon y se hizo dolorosa la caminata. ¡La primera cosa que hice cuando lo vi, fue comprarle un par de zapatos! Algunos de mis amigos que oyeron esta historia, resolvieron juntar una suma de dinero de tarde en tarde para añadir a su salario preocupante. Pero, sabemos que en la eternidad ellos recibirán mucho más que cualquiera de nosotros.

    ¡El Pastor Gideão es uno de aquellos hombres que diríamos que no existe! Él es confrontado diariamente con poderes satánicos de magia de todos los tipos. Por esa razón decidió coger el toro de frente, por los cuernos. Su primera misión fue confrontar a un sacerdote en un santuario idólatra. Aquel santuario estaba repleto de muchos tabúes para todos los habitantes de la isla. Dentro de las cuevas del santuario había muchos hechiceros, muchos que leían cartas y otras cosas más. Practicaban sus hechicerías de noche y de día. En muchos casos, la cuestión de las cartas es una enfermedad general en aquella área. En el inicio de este siglo, una de las cavernas era usada por un enano practicante de artes satánicos. Él era muy conocido y temido. Era un vivaracho también y murió a los 30 años de edad. Después de su muerte, comenzó a ser venerado como un dios de los que practicaban el terrible arte de las cartas. Colocaron su cuerpo en un féretro dentro de una cueva.

    Esa cueva y el féretro hicieron- envueltos en todo el tipo de misterio, misticismo y tabúes. Siempre que alguien entrara en la caverna, tendría obligatoriamente que colocar una moneda dentro del féretro como oferta. ¡Naturalmente que, conforme el tiempo fue pasando, las monedas llenaron el féretro y el pueblo supersticioso no caía en la tentación de quitarni una sola moneda de allá! Cuando el Pastor Gideão llegó al local, cogió el féretro, levantó con sus manos en nombre de Jesús y lo lanzo en el suelo. Se quedó en pedazos. Lanzó, también, todas las monedas dentro del mar por bajo de las cuevas. Los nativos se quedaron abismados con tal audacia y se quedaron esperando que alguna cosa le aconteciera enseguida o que muriera. Él había quebrado el tabú más sagrado de la isla. ¡Pero, cuando vieron que nada le acontecía, creyeron que el tabú era él! Ganaron un temor al pastor y él pasó a ser muy temido.

    Pero, este siervo muy activo del Señor, no se sintió satisfecho con aquella pequeña victoria. Entró en la casa de un sacerdote, la cual tenía muchos amuletos e instrumentos de hechicería. Tenía chalecos de metal, espadas, lanzas de magia y otras cosas más. Cuando Gideão entró, vio que la esposa del sacerdote estaba enferma. El hechicero habló con Gideão diciéndole: No estoy consiguiendo sanar a mi esposa a través de mis poderes. Si usted la conseguir sanar, yo dejaré de ser hechicero, quemaré mis amuletos de hechizos y me entregaré a su Dios. El Pastor Gideão le respondió: El señor no puede negociar con Dios. Él no negocia con usted. Primero, usted va a quemar todo aquello que tiene y sólo después de eso oraremos y quien sabe si Dios responderá a nuestra oración. El hechicero pidió un tiempo para pensar. Pero, al día siguiente ya había decidido que hacer. Decidió destruir todo lo que poseía de hechicería. Así que concluyó aquella tarea, el Pastor Gideão oró juntamente con él por la esposa y el Señor fue misericordioso sanándola. Cuando las personas en los alrededores oyeron hablar de lo que había acontecido, de como el Pastor Gideão había rechazado negociar con el hechicero, lo veneraron aún más.

    Una de las mayores barreras del ocultismo en el área era un poderoso hechicero que toda la gente temía. Los poderes que poseía lo capacitaban para matar personas instantáneamente. Sacerdotes hechiceros como este alegan que envían una zorra voladora por encima de alguien y la persona muere poco tiempo después. El sacerdote había construido una casa para su esposa al lado de la suya. Él odiaba al Pastor Gideão y todo lo que él representaba. Pero, ya su esposa estaba receptiva al mensaje. Gideão la visitó. Pero, algo muy misterioso aconteció en aquel momento. El sacerdote entró en trance en la casa del lado y su Espíritu apareció dentro de la casa donde Gideão y la mujer estaban conversando. Él fue visto por ellos mientras conversaban sobre Cristo. Cuando vieron aquel Espíritu, la esposa comenzó a toser y a escupir sangre, enrollando los ojos para dentro como si estuviera enloqueciendo.

    En aquel mismo instante, Gideão sintió unas puntadas dolorosas en su espalda, las cuales continuaron perturbándolo en la noche siguiente. Por fin, él se vio en la obligación de dirigirse al Espíritu en nombre de Jesús y sus dolores desaparecieron al día siguiente. El pastor resolvió visitar al hechicero una vez más. Perp, además de todos los instrumentos y amuletos de

    que poseía, también poseía una caja de azúcar, que él alegaba, mataría quien se atreviera a tocar en ella o a quitarla de donde estaba. Gideão mandó que encendieran una hoguera y cogió la caja y la llevó hacia afuera, destruyéndola. Él me contó que, tanto él como los creyentes que andaban con él, vieron gotas de sangre que caigan de la caja mientras la transportaban para el fuego. Toda la gente conocía los poderes de aquel hechicero. Era muy famoso. Todos, también, esperaban que Gideão muriera en cualquier momento. Pero, como nada aconteció (nuevamente), la fama del pastor se esparció por la isla. Comenzó a ser conocido como una persona que tenía mayores poderes que ninguno de los hechiceros. Por esa razón, apenas el pastor entraba en las casas, las personas traían de inmediato todos los objetos de

    Y así, él comenzó a ser conocido como el Mágico-Mayor, el mayor de los mágicos y su nombre comenzó a ser temido por toda la isla. Todos los sacerdotes y hechiceros lo temían mucho también. Y fue de esa manera que este humilde siervo de Cristo consiguió sobreponerse a las barreras y a los poderes del mal en la isla. Así que los amuletos de hechicería eran destruidos, las personas se quedaban receptivas al evangelio y la semilla germinaba enseguida dentro de ellos. En la verdad, el avivamiento sólo progresa cuando eso acontece, cuando los instrumentos de hechicería son quemados juntamente con otros pecados. Déjenme decir nuevamente que hallé bastante significativo lo que el pastor Gideão dijo: Los amuletos y todas las piezas de hechicería no son sólo destruidas y quemadas, sino una oración de renuncia necesita ser hecha sobre cada una de ellas antes que los poderes de ellas sean quebrados y anulados para siempre.

    Sólo entonces los ojos de las personas se abren para que entiendan el evangelio. En el Occidente, los teólogos no están al corriente de esta absoluta e ineludible necesidad de renuncia pública y abierta de este fenómeno de la hechicería y de la falsedad. Cualquier falsedad religiosa necesita ser renunciada delante de Jesús. Los occidentales hallan esta comida indigesta e innecesaria. Su intelecto no consigue digerir estas cosas. Existen ciertas cosas que simplemente no ensamblan en la manera de pensar Occidental y confirmamos, muchas veces, que las cosas del Reino de Dios operan de forma viva, de manera avivada, cuando cumplimos las exigencias básicas de entrada en él. Dios opera a través de reglas contrariamente distinguidas y no está de acuerdo con los racionalistas del Occidente.

    y de ocultismo en la Isla de Rote. Jesús puede aún hacerse dominante aquí. Los poderes que dominaban la Isla de Rote pueden ser puntualmente todos anulados y quemados. Esta isla puede hacerse la Isla de Jesús. Gideão se transformó en el instrumento que Dios usó para ese efecto, para alcanzar ese objetivo aún este siglo. Ningún cristiano que quiera tener éxito espiritual puede hacer lo que que quiera en su propio nombre o por su propia autoría. La única autoridad que vence es la de Aquel que aplastó la cabeza de la serpiente con la Cruz del Calvario.

    Los cristianos de la Isla de Rote tienen los mismos métodos de evangelización que existen en toda la Isla de Timor. En 1969, había tres grupos operando en la isla, el mayor de los cuáles era compuesto por 15 miembros y era liderado por el hermano Obed. Pero, este grupo, operaba en tiempo parcial, pues su líder aún es funcionario del gobierno. Una vez, cuando este grupo salió para evangelizar en el área donde los paganos habían destruido sus templos y los objetos de hechicería, terminando su trabajo y deseando volver hacia casa, los nativos les imploraron para que no fueran. El hambre de la Palabra de Dios era intensa y se arrodillaron a los pies de los miembros del grupo diciendo: ¡Por favor

    Contrastando esta escena con el Occidente, vemos como las iglesias occidentales usan música de fondo y todo lo demás para robar los diezmos y para mantener a los creyentes dentro de las iglesias, bailan y saltan para escarnecer a los jóvenes y que los hipnoticen en sus reuniones. Pero, he aquí los nativos indonesios ¡cómo suplican en desesperación incomprensible, para oir un poco más de la Palabra de Dios! Porque el Juicio de Dios comenzará por la casa de Dios, las iglesias occidentales deberían examinar sus dilemas y sus corazones ahora para ver si pasarán el escrutinio de la luz de Dios.

    El líder del segundo grupo es Samuel, el hermano de Gideão. Aún sin nunca haber frecuentado una escuela teológica, este hermano está equipado y preparado por el Señor y tiene una enorme autoridad espiritual. Sus dones son similares a los de los creyentes de la Isla de Timor. Él mira hacia una persona y le dice en su cara cuáles son sus pecados ocultos, todos aquellos que impiden a Dios de operar. Todos los pecados de

    El otro grupo es liderado por Naaman. Él tiene un testimonio muyconmovedor para contarnos. Fue líder del Partido Comunista en Indonesia y, después del fracaso del golpe de estado de los Comunistas, fue aprehendido y colocado en la lista de ejecución. Se quedó esperando la muerte, y la soledad de la desesperación lo llevó a entregarse a Cristo. Comenzó a orar mucho adentro de la prisión y su corazón descansó cuando halló la verdad. Llegó el día de ser fusilado. Todos los nombres que estaban por encima del nombre de él fueron llamados. Esperó, sabiendo que le restaban sólo algunas horas de vida. Pero, hubo un atraso y, cuando llegó la noche, aún se encontraba en la celda vivo. Repentinamente, de la oscuridad vino una voz que le dijo: Levántate. Él se levantó pensando que lo llamaban para ser muerto. Pensó: Llegó mi hora. Pero aquella voz le empezó a hablarle y dijo: Sale de la prisión para la libertad. Fue sólo entonces que notó que todos los guardias estaban profundamente dormidos. Salió de la prisión sin ningún problema. Es una repetición de aquello que aconteció con Pedro en Hechos 12.

    No sabiendo lo que hacer después de hallarse en libertad, Naaman huyó para la floresta y se escondió por allá. Su cabello creció mucho y pasó de los hombros. Comía frutas de la floresta, pero, enflaqueció rápidamente. Por fin, llevado por el hambre, fue a parar en una villa remota. Apenas los habitantes lo vieron, lo reconocieron de inmediato. Quisieron llevarlo para el puesto de policía más próximo, pero, como había acabado de ser mordido por una serpiente venenosa, no conseguía caminar. Su pie se había hinchado mucho y, por esa razón, fue entregado al alcalde de la villa hasta que las autoridades locales fueran informadas de su paradero. Pero, el Señor le habló y le dijo: Nada temas. Enviaré a alguien de mañana para ayudarte. Al día siguiente llegó un policial creyente, el cual era sargento. Reconociendo que ambos eran creyentes, el sargento le dijo: Mañana serás encuestado. Cuando te hicieran ciertas preguntas, responderás como te voy a decir. Si lo hicieras, nadie te hará mal. Si no respondieras como te hablo, serás muerto.

    Obedeciendo a su hermano en Cristo, Naaman salió en libertad. Pero, aún no había olvidado aquella prueba y ya andaba en la calle predicando el evangelio. Eso comprueba que su conversión no había sido motivada sólo por el temor de la muerte, sino antes porque se había entregado a Cristo verdaderamente por el amor que nació dentro de él en aquellos momentos de soledad. Trabajó durante un tiempo en la Isla de Timor y el Señor le informó que debería formar un grupo y salir a predicar en Rote. El Pastor Gideão me describió como Dios bendecía su ministerio. Jesús salía personalmente con él para evangelizar. Muchas señales confirmaban su ministerio, también. Y la Palabra salida de su boca, traía a muchas personas a la convicción de pecado y al arrepentimiento inmediato.

    Cuando el avivamiento comenzó en 1964, el primer grupo en ser alcanzado fue el de los musulmanes en el Sur de Sumatra, muy particularmente entre la tribu de los fabricantes de venenos de la cual ya hablamos. Cerca de 1.500 musulmanes se convirtieron en el área, incluyendo un gran número de sacerdotes.

    El avivamiento también se esparció hacia todos los musulmanes del occidente de Java, Sumbawa y Sur de Celebes. Pero, fue de forma más modesta que aquello que aconteció en Sumatra. Pero, además de la conversión de los musulmanes en estas áreas específicas alcanzadas por el fuego de Dios, hubo muchas conversiones similares a las del apóstol Pablo en las puertas de Damasco.

    Pero, si hablamos en números de conversiones, la mayor cantidad fue entre los creyentes nominales de las iglesias muertas y ortodoxas. Antes de que el avivamiento hubiese llegado al área, los cristianos eran conocidos por que permanecían aún presos a las tradiciones y a los ritos paganos de las áreas donde se encontraban insertados. Todo el creyente que no destruya sus amuletos, sus pecados o sueños en la hora de su conversión, seguramente que volverá a recurrir a ellos en la hora de la prueba. El derramamiento espiritual que viene aconteciendo en las islas de Rote y de Timor alcanzó a muchas personas en los asientos de liderazgo del País y en los gobiernos, tanto locales como nacionales. Lo mismo se puede afirmar del avivamiento que hubo en el Occidente de Java.

    El tercer grupo en ser alcanzado por el fuego de Dios, fue un grupo para el cual tenemos una gran dificultad de catalogar o colocar dentro de un grupo que sea uniforme o padronizado. En la verdad, es difícil que reconozcamos las religiones locales como religiones, pues a través de los decretos gubernamentales sólo existen las religiones del Islam, Hinduísmo, Catolicismo y Protestantismo. Fuera de estas religiones ya no existe ninguna que sea reconocida oficialmente por las entidades o decretos gubernamentales. Este tercer grupo puede, por eso, ser dividido en dos. Es del conocimiento general que muchos musulmanes recogieron una bandera cristiana para refugiarse debido a la persecución que cayó sobre todos los que tenían aspiraciones o concepciones comunistas.

    Sin embargo, este grupo incluye muchos animistas, muchos de los cuáles son miembros de la Iglesia Católica debido a la campaña de bautismos que aquella institución ideó y colocó en práctica. Conforme ya había mencionado en el capítulo anterior, la tribu Karo-Batak está incluida en esta onda de bautismos masivos que la Iglesia Católica colocó en práctica, aprovechando el decreto gubernamental que todas las personas deberían tener una religión. Pude reunir más material desde mi última visita a Indonesia, el cual ayudará a tener una imagen más correcta de toda la situación local. Tengo delante de mí algunos informes de un misionero alemán, juntamente con algunos otros informes más breves y más cortos de otros cristianos que trabajaron en Sumatra y los cuales siguieron de cerca esta onda de bautismos iniciada por la Iglesia Católica desde su inicio.

    Siempre que vemos una enorme fila de gente esperando su oportunidad para ser bautizados, dependerá mucho del ministro que los bautiza y si ellos se convertirán aún o no. Pueden aprovechar la concentración de personas para presentarles al Dios vivo en simultáneo con los bautismos que se hicieron una exigencia gubernamental en un momento dado de la vida de Indonesia. En muchos campos misioneros hoy, el estado espiritual de todas las personas es en todos los aspectos similar al estado de las iglesias occidentales. Dentro de ellas no existe un verdadero conocimiento del Dios vivo y existe una enorme variedad de mezclas entre la carne y el Espíritu. Como acontece aquí en Indonesia, estas personas tienen pocas posibilidades de que se encuentren cara a cara con Cristo y con su salvación entrando por la puerta del bautismo. Pero, donde los líderes de las iglesias son realmente personas convertidas y fieles a Cristo y fieles a la manera de enseñar a guardar todo lo que Cristo enseñó, células de creyentes genuinos nacen aprovechando la onda de avivamiento real que se viene esparciendo por Asia.

    La onda de bautismos también puede ser aprovechada para la predicación del evangelio verdadero. Los avivamientos que van aconteciendo un poco por toda Indonesia, son frutos de los esfuerzos de las personas que se limpian delante de Dios, después de las visitas de los grupos de evangelización. Por ejemplo, los estudiantes cristianos en Bandung formaron un grupo y partieron para predicar entre la tribu Karo-Batak. Ellos son los responsables por incontables conversiones genuinas que ocurrieron entre aquella tribu, que es conocida por los miles de bautismos masivos que ocurrieron entre ellos. Sus conversiones se deben a las oraciones intensas de los estudiantes y a su fidelidad al evangelio. El Señor también se reveló en muchos distritos del País, donde muchos misioneros vivientes estuvieron trabajando arduamente. Nadie puede pensar que un

    Pero, las conversiones entre aquella tribu hacen la minoría de los que pasaron a llamarse cristianos, pues la mayoría de ellos son personas que fueron bautizados masivamente sin que se hayan convertido siquiera. La mayoría de los cristianos de allí se quedaron del lado de afuera de la gracia que Dios manifestó para con todo el pueblo de Indonesia. Sólo algunos están aprovechando esa gracia. Creemos, sin embargo, que será muy fácil para Dios convertir a todas las tribus a Él. Oremos para que eso acontezca rápidamente y que su luz también brille intensamente entre las personas como los de la tribu Karo-Batak.

    Es hora de que terminemos. Es una pena, pero necesitamos cerrar estos informes que venimos dando. Si Dios quisiera, habrá aún otras ediciones de este libro y podremos añadir algo más, o no. El avivamiento continúa en crecimiento. Cada día que pasa, recibimos nuevas informes venidos de allá sobre algo maravilloso que aconteció. A pesar de los peligros que este avivamiento corre de morir pronto, la gracia de Dios va progresando a paso firme.

    Todos los avivamientos son amenazados por pecados que intentan de todo para ahogar el trabajo vivo de Dios en una onda de descrédito o de pecado que disgusta a Dios. Sólo así los avivamientos mueren. En Indonesia, lo que más amenaza a los creyentes, es precisamente aquello que es extremadamente vital para ellos debido al analfabetismo en el área y a la falta de personas formadas que buscan sólo los intereses del Señor. Existen personas formadas sin los intereses de Dios en mente y existen personas que tienen los intereses de Dios, pero que no son formadas. El mayor peligro para este avivamiento es aquello que lo sostiene, es decir, la enorme onda de visiones y de revelaciones, voces y apariciones reales de ángeles y de Dios. Estos creyentes necesitan de estas cosas para que la obra progrese. Pero, es este género de cosas que desvirtuaron al Occidente Cristiano. Necesitamos entender todas estas cosas a la luz de la verdad del evangelio de nuestro Señor Jesucristo y basar todo lo que creemos sólidamente en la Palabra de Dios juntamente con la manifestación del Señor Jesús en cada uno de nosotros de forma personal e individual.

    La Palabra de Dios y Jesús necesitan hacerse reales para todos nosotros. Esa Palabra de Dios es la base de todo. Hasta ahora, todas las manifestaciones y revelaciones que vienen aconteciendo en Indonesia son bíblicamente fundamentadas y son verdaderamente venidas de nuestro Señor Jesús. Lo mismo ya no se puede afirmar de las muchas cosas idénticas que se vienen esparciendo por el mundo como plaga. Todos los milagros que ocurrieron en Indonesia tienen características y sellos divinos. ¡Pero, si un día desearan que un avivamiento muera, coloquen la esperanza en milagros y manifestaciones! Ningún milagro real tiene como finalidad la sanidad de alguien, sino antes la revelación final de Jesús y la salvación de los pecados de las personas en general. Juntamente con el pecado que puede entrar sutilmente en un ambiente santo y bonito, existe la colocación de esperanza en que milagros acontezcan sin que ellos sean dirigidos, inspirados y direccionados por Dios personalmente, los cuales acontecen a su debido tiempo y con las personas correctas.

    Él es el que es Dios y no el milagro o la revelación. Sin embargo, hasta este momento tenemos razones de sobra para que demos gracias a Dios por todo aquello que viene aconteciendo e imploramos a Él que guarde esta obra, que la mantenga pura porque fue Él quien la comenzó.

    La bendición de un avivamiento se afirma precisamente en esto: él es totalmente y sólidamente dependiente de la Palabra de Dios. El derramamiento del Espíritu es una maravillosa manifestación de Jesús y una manifestación de gran parte de la gloria de Él y del Espíritu Santo de nuestro Dios. Este avivamiento en Indonesia es un moderno Hechos del Espíritu Santo en versión del siglo 20. Las corrientes de agua viva y la bendición espiritual que nuestros hermanos y hermanas vienen experimentando dan una luz sobre aquello que realmente es y que debe ser el Reino de Dios entre todos nosotros. Nos revela todo su poder, su capacidad y eso a través de una puerta que Dios abrió en Asia hoy.






    cuadrupedo.comuv.com Todos los derechos reservados