cuadrupedo.comuv.com
musica artistas cds cantantes musica pop rock dvd descargas rapidshare megavideo youtube


Mas recientes

  • villa vuelta ombu
  • apadrina una palabra en peligro de
  • biografia de alexander graham bell
  • los ninos mexicanos en la lupa de unicef
  • garcia delgado jose luis
  • afamado disenador adrian pierini presento workshop en arequipa
  • avivamiento en indonesia
  • the answer man la pelicula
  • how to get paid to be an online advice columnist
  • libro lic ocampo
  • que son los suenos
  • la cena de alfonso reyes en el umbral de la nueva narrativa
  • rosa jose maria
  • the worlds best films
  • rodolfo david ortega pena
  • herenciageneticayenfermedad la fundacion irene megias
  • entrevista a erick hobsbawn
  • no es cine todo lo que reluce cine dvd coleccionismo y
  • los que viven de la basura bienvenidos al infierno de la chureca
  • poemas ricardo jaimes freyre
  • articulos de cultura del mes de enero de 2012 en actualidad
  • vmware converter como virtualizar tu windows real
  • definiciones evangelizacion testificacion
  • opiniones de garrapinillos zaragoza pregonero
  • pregon 2005 por antonio lara feria
  • si se calla el cantor patrimonio de la
  • d gray summer
  • iron man 2 la pelicula nuevo trailer
  • mas alla de orion 2006 septiembre
  • ferias y festividades en hidalgo
  • paroxetina cinfa efg comprimido recubierto con pelicula
  • el agua es el problema ambiental mas grande del mundo
  • control de la ira en adolescentes
  • treaty reflection by dr martin mansergh
  • parvada muy brava
  • observatorio cono sur de defensa y ffaa
  • historia el carupanazo
  • criticas de emiliano basile
  • aproximacion a las practicas pedagogicas de la universidad del
  • musica teatro musica teatro argentina musica taller teatro
  • falsarius chef recetas de semana santa un primero un
  • material para suplencias e ingresos
  • campeonato en posts de chile
  • noticias escoltas de venezuela
  • la violencia domestica e institucional hacia personas
  • la innovacion de productos
  • independencia y guerra federal en venezuela y
  • copa del rey
  • los pingos de todos sinoble y el maestro libre un orgullo
  • entrevista radio universidad



  • 1 2 3 4 5 6 7

    beruby.com - Empieza el día ahorrando

    Publicidad 

         
    Ultimos Posts



    Descripcion:
    Pío Moa acierta en la explicación de algunas de las cosas fundamentales de la historia de la II República y de la Guerra de España de 1936, pero no en todas. Sin mencionar algunos pequeños errores de detalle, que no desmerecen sus aciertos.

    Los monárquicos alfonsinos con Alfonso XIII al frente accedieron en 1931 a la toma del poder por el comité revolucionario republicano que se autonombró como gobierno, pero este consentimiento no les convierte en autores del golpe de estado, contra lo que dice equivocadamente Moa, ni excluye de la autoría del golpe de estado a los republicanos, también contra lo que dice equivocadamente Moa. Esa complicidad de los monárquicos alfonsinos es la continuación y consecuencia de los pactos iniciados en 1832 entre los monárquicos fernandinos y los liberales que hablaban en nombre del Pueblo con mayúscula desde las Cortes de Cádiz, el pacto entre el Trono y la Revolución contra el pueblo con minúscula fiel al Altar y a la Patria.

    Esa constitución estaba ya siendo violada desde el sistema (de la Restauración) por los que falseaban las elecciones, los políticos de la vieja política. No es que sea violada sólo porque no haya elecciones desde 1923 y porque el parlamento sea cerrado entonces. Y los antisistema de la conjunción republicano-socialista y del anarquismo también venían intentando mediante la insurrección armada, no sanear el sistema, sino acabar con el sistema, con la constitución de 1876 y con la monarquía. Por eso sus lamentos de que la constitución fue violada en 1923, no son simplemente lágrimas de cocodrilo, sino ataques victimistas con la complicidad ingenua de una gran parte de los intelectuales para derribar a Alfonso XIII y la monarquía también y no para reponer la constitución de 1876.

    No legitimaba esa toma del poder por la república que naciera como un proyecto de democracia liberal, como dice Moa. Su deslegitimación quedó confirmada en realidad al no reprimir la violencia contra la Iglesia iniciada el 11 de mayo de 1931 con la quema de conventos, iglesias, obras de arte y de cultura religiosas. Así se hacía cómplice de la persecución a la Iglesia, agravada por las medidas legales y constitucionales implantadas por los gobiernos y los parlamentarios republicanos. La persecución a la Iglesia adquiría así la dimensión de ser realizada desde las instituciones y el aparato del Estado republicano. La Iglesia estaba constituida en España por la inmensa mayoría de la sociedad. La sociedad era intensamente confesional y se le superponía un Estado aconfesional y anticonfesional. esto no era democracia, pero sí era la genuina expresión de lo que se llama la democracia liberal. El pretexto era desde el XIX proclamarse anticlericales los liberales, con lo que acusaban de clericalismo a los católicos consecuentes. Y hoy es denominar teocracia o clericocracia al Estado confesional, como hace el propio Moa. Éste es enemigo del anticonfesionalismo y los liberales moderados del final del XIX y del primer proyecto constitucional de la II República permitían que los católicos lo fuesen siempre que no se comportasen como tales en la política. Moa acusa a los católicos consecuentes de creer que el catolicismo es una ideología política, interpretable según sus intereses partidistas. Moa confunde la democracia con el liberalismo, él cree que la democracia sólo es posible siendo liberal, contra toda la evidencia histórica de todas las etapas del liberalismo en España desde las Cortes de Cádiz, que han sido la negación de la democracia. (Y en el extranjero desde las revoluciones del XVIII).

    Los liberales moderados querían sólo separar la Iglesia del Estado, pero reconociendo la existencia sociológica de hecho de la Iglesia y estableciendo cauces de colaboración entre la Iglesia y el Estado. Este modelo aparecía en el proyecto de constitución de la II República presentado por la comisión redactora y apoyado por la Agrupación al Servicio de la República y por la Institución Libre de enseñanza. Permitía la existencia de los católicos siempre que no se comportasen coherentemente como tales en política. Es el ideal liberal de que los católicos no actúen de acuerdo con su fe en que la Iglesia tiene una autoridad infalible en materia de ética o moral y no sólo de fe. Y que la actuación en política no debe estar al margen de las normas objetivas de ética o moral, ni por parte de los políticos, ni del pueblo a la hora de elegirlos democráticamente. Y si no, no es democracia, no hay democracia, sino democracia liberal. Y sin moral o ética desemboca en la tiranía. Lo es. (Véase

    Las normas de ética o moral son cognoscibles con la luz natural de la razón, pero no infaliblemente, como lo evidencian las polémicas sobre asuntos de pura decencia. Y son cumplibles, factibles, pero aún mucho menos indefectiblemente, como sabemos todos y cada uno por nuestra triste experiencia cotidiana. Y además el que no obra como piensa, acaba pensando tan mal como obra.

    La Iglesia tiene los medios para que sea posible ese comportamiento conforme a las normas objetivas de moral o ética: la autoridad divina para enseñar con certeza infalible las normas de ética o moral y la gracia para que sea posible cumplir esas normas. (Véase tecleando aquí

    El que no puede creer en Dios ni en que la Iglesia tiene una autoridad divina para enseñar con certeza infalible las normas de ética o moral no puede pretender que los que sí tenemos esa fe actuemos como si no. Y si no podemos, que lo propugnemos. Ni puede pretender que por llamarnos partidarios de la teocracia o de la clerocracia nos va a callar, o nos va a poner a la defensiva y a renunciar a nuestra fe consecuente para congraciarnos con él. Como los que nos insultan de fascistas.

    y se lo creen todos los ministros menos dos y el propio Alfonso XIII, que negocia su abandono, contentándose con que le dejen exiliarse sin violencia.

    El rey manifiesta que deja el trono, porque no quiere que se derrame sangre por su causa, dice, evidenciando así que no ha comprendido que la monarquía no es para mantener al rey en el trono, sino que los gobernantes, con los reyes a la cabeza, están para la mejor conducción de los asuntos en beneficio del pueblo.

    Las multinacionales del petróleo, las Siete Hermanas, provocaron la caída de la monarquía, según Alfonso XIII. Alude al hecho de la depreciación de la peseta provocada para desprestigiar a Primo de Rivera y provocar su caída, la cual desembocó en la caída de la monarquía.

    El propio Alfonso XIII, que fue borboneando a los que estorbaban a las izquierdas para congraciarse con ellas en función del binomio miedo simpatía, acabó borboneándose a sí mismo, borboneando a la monarquía y a la propia España, a la que dejó a merced de esas izquierdas que trajeron la guerra civil.

    Escasez de republicanos entre los que traen la república: la CNT, el PSOE, la Esquerra Republicana tienen otros objetivos; los republicanos están divididos entre los republicanos nuevos como Alcalá Zamora y Miguel Maura, que figuran como católicos, o Manuel Azaña, anticatólico, mientras que el Partido Radical de Lerroux, el único partido republicano histórico y grande, parece de centro o derechista, porque ha moderado su violencia verbal y su demagogia y porque los otros han ido al izquierdismo.

    Los socialistas, aglutinados en el PSOE y la UGT (Unión general de Trabajadores), tenían como objetivo la revolución marxista, no una la república democrática a la que llaman burguesa.

    El Partido Comunista surgido en 1920-1921 como una escisión del PSOE. Agrupa a los que se unen a la Komintern, la Internacional Comunista, la III Internacional, que obedece al Partido Comunista de la Unión Soviética imperante en Rusia. Acusan a los anteriores de verbalismo, de quedarse sólo en palabras, y dicen que la revolución marxista debe ser bajo la dirección de la Unión Soviética.

    Los anarcosindicalistas se agrupan desde 1910-1911 en la sindical CNT (Confederación Nacional del Trabajo), controlada por los anarquistas, organizados desde 1927 en la FAI (Federación Anarquista Ibérica). Su objetivo no es la república, sino la destrucción del Estado. Un sector prosigue e intensifica el terrorismo.

    Tiene que acudir a toda prisa Alcalá Zamora a entrevistarse con Maciá para conseguir que aplace su proyecto con la promesa de la autonomía, aunque la Constitución que se tenía que implantar no definiese a la república como federal.

    Por encima de la Constitución está la República y, aún más alta, se alza la Revolución (Diario El Sol de 17.04.1934). Él sí habla de revolución y no de reforma como el maquillaje eufemístico de la versión oficial.

    El anticatolicismo denominado laicismo, que es el denominador común de los que se consideran dueños de la república, los izquierdistas, se manifiesta en la pasividad e inacción del gobierno provisional y la que ordena a las fuerzas policiales cuando se produce la quema de conventos e iglesias el 11.05.1931en Madrid y los días siguientes en otras ciudades. Este hecho inicia lo que serán características permanentes y crecientes de la II República: la violencia, los ataques a la Iglesia, la omisión de la acción eficaz del Gobierno contra la violencia, que contribuirá a causarla y a minar al propio gobierno e incluso a la república.

    Reformas planteadas como agresiones: un problema esencial y global de la II República es que sus reformas revolucionarias las plantea como ataques a determinados sectores a los que se toma como enemigos y no como mejoras, ni siquiera como ventajas para sus partidarios. Los atacados son el ejército, la Iglesia y los propietarios de tierras:

    Respecto al ejército, la exigencia a los militares de que prometan fidelidad a la República va seguida de la concesión del retiro a los que lo deseasen, conservando la paga, pero proclamando Azaña que esto era la trituración del ejército.

    Además a los oficiales les es muy sensible el cambio de la bandera de España, porque la jura de la bandera es el acto más simbólico de la profesión militar y todos habían jurado la fidelidad y entrega a España sobre la bandera de España que ahora se les dice que es monárquica y que la bandera republicana es otra, olvidando que hubo una I República, y que la bandera que utilizó como republicana fue la misma que utilizaba y seguirá utilizando la monarquía. A los monárquicos se les regalaba la bandera de España al llamarla bandera monárquica; y además se les regaló el himno de España, al sustituir la Marcha Real por el llamado himno de Riego, como pretendido símbolo de España también.

    Ante esta reforma-trituración del ejército, una parte de los oficiales fueron convertidos por Azaña en enemigos de la República y el ejército ensanchó su división, preludiando y prefigurando la guerra civil.

    La reducción de efectivos militares era en realidad necesaria, pero también en realidad fue escasa e insuficiente, aunque Ortega y Gasset proclamaba (2.06.1931) que

    Los propietarios de tierras, incluso los pequeños propietarios al principio, contra los que se plantea la reforma agraria, al declarar expropiadas las tierras de los que no las cultivasen directamente. siendo así que una parte de ellos no eran latifundistas, sino pequeños propietarios que habían tenido que emigrar dejando sus tierras al cuidado de los que seguían en los pueblos. Pero era sobre todo la nobleza a la que se consideraba enemiga, por ser algo que venía de la monarquía, aunque algunos nobles eran republicanos e incluso extremistas de izquierda. Sus tierras son expropiadas alegando que la supresión de los señoríos por las Cortes de Cádiz les dio a los nobles la propiedad de todas las tierras de los señoríos, confundiendo los señoríos con feudos, cuando había en ellos propietarios de tierras en plena propiedad sin ser nobles, porque en España nunca llegó a haber un feudalismo propiamente dicho debido a la invasión musulmana y a la Reconquista. Y se llegaron a expropiar todas las tierras de los que tenían el título de Grandes de España, como si todas sus tierras les viniesen de aquella supresión-apropiación de señoríos, incurriendo ahora en otro error interesado.

    Debido a estas reformas que planteó como agresiones, la República se creó extensísimas masas de enemigos que antes no tenía, como lo había demostrado el hecho de que se había proclamado la República el 14 de abril de 1931 sin violencia por parte de los que no eran republicanos, festivamente e incluso despertando las ilusiones de muchos.

    Y enemigos por la extrema izquierda constituidos por los que no veían mitigada su miseria y su hambre, que era utilizada para hacer la revolución: los anarquistas de la CNT-FAI y las enormes masas de jornaleros a los que se les había hecho concebir enormes esperanzas con las proclamas de reforma agraria de las que no obtenían inmediatamente tierras para asentarse, escapar del hambre y sobrevivir.

    Las ocupaciones de tierras y la enorme violencia anarquista en las ciudades fueron seguidas por la represión violenta e incluso cruel de Azaña, sobre todo en el campo, lo que le multiplicó estos enemigos en cantidad y en virulencia.

    e inmediatamente, en la misma Constitución ya, prohíbe a las órdenes religiosas ejercer la enseñanza y prohíbe la existencia de la Compañía de Jesús. En el debate de estas disposiciones, Azaña proclamó el 13.10.1931: España ha dejado de ser católica, acaudillando también esta reforma, que ellos entendían como revolución.

    La masonería y la ultraizquierda marxista y anarquista trataba de imponer el ateísmo para eliminar la religión católica y sustituirla por el laicismo según el modelo jacobino. Los liberales moderados querían separar la Iglesia del Estado

    , pero reconociendo el hecho de la existencia sociológica de la Iglesia y estableciendo cauces de colaboración entre la Iglesia y el Estado. Este modelo aparecía en el proyecto de constitución de la II República presentado por la comisión redactora y apoyado por la Agrupación al Servicio de la República de Ortega y Gasset y por la Institución Libre de Enseñanza. Permitía la existencia de los católicos siempre que no se comportasen coherentemente como tales en política. Es el ideal liberal de que los católicos no actúen de acuerdo con su fe en que la Iglesia tiene una autoridad infalible en materia de ética o moral y no sólo en materia de fe. Dado que para todos la actuación en política no debe estar al margen de las normas objetivas de ética o moral, ni por parte de los políticos, ni del pueblo a la hora de elegirlos democráticamente. Y si no, no es democracia, no hay democracia, sino democracia liberal. La masonería impuso la sustitución de esa redacción inicial del proyecto de constitución, que era una persecución con anestesia, por la redacción definitivamente impuesta araíz de la intervención de Azaña, y así quedó en la Constitución de 1931 el sistema excluyente y abiertamente persecutorio de los católicos.

    El voto de la mujer ya había empezado a ser reconocido como derecho en la Asamblea de la Dictadura de Primo de Rivera. Y fue en la dictadura de Primo de Rivera cuando se incluye el voto femenino en igualdad con el masculino dentro del sufragio universal en el

    En las elecciones de 1931, las mujeres y los sacerdotes fueron excluidos del derecho a votar por decreto del autonombrado Gobierno Provisional de la II República, aunque les permitió ser elegibles. La II República fue pues, al principio, un retroceso en el derecho de voto de la mujer. Hubo algunas mujeres diputadas en estas Cortes constituyentes de 1931; una de ellas,

    La aplicación de esta disposición constitucional a la ley electoral tropezará con una durísima oposición de amplios sectores de los partidos de izquierda que alegaban que el voto femenino era derechista mayoritariamente. L

    a diputada del centrista Partido Radical Clara Campoamor defendió intensamente el sufragio femenino,en contra de la opinión predominante en su partido; pero las izquierdistas Victoria Kent y Margarita Nelken se opusieron.

    Y por fin, y muy a pesar de los izquierdistas, a la mujer se le concede el derecho a votar en las elecciones de 1933, como establecía la Constitución de 1931. En esas elecciones de 1933, el voto femenino será mayoritariamente derechista, en efecto, y contribuyó a la estrepitosa derrota de los socialistas y de Azaña y los demás izquierdistas.

    La Constitución de 1931 disponía la eliminación de la población católica de la España oficial del régimen, de la parte inmensamente mayoritaria de la población, más del 90 por ciento de la población, que era católica en España. Lo que hace inviable es la República. Es una Constitución que llevaba a la guerra civil. Así fue testimoniado:

    Se procuró legislar obedeciendo a teorías, sentimientos e intereses de partido, sin pensar en esa realidad de convivencia patria, sin cuidarse que se legislaba para España. ¡Y, sin embargo, se hizo una Constitución que invitaba a la guerra civil, desde lo dogmático, en que impera la pasión sobre la serenidad justiciera, a lo orgánico, en que la improvisación, el equilibrio inestable, sustituye a la experiencia y a la construcción sólida de los poderes! (Niceto Alcalá Zamora, 1936).

    Recuerdo que después de que aquellas Constituyentes , de nefasta memoria - Dios me perdone -, votaron- el que esto escribe no lo votó ni asistió a aquellas sesiones - aquel artículo 26, en que se incluyó mucho evidentemente injusto, como se lo reprochara yo a uno de los prohombres revolucionarios, hubo de decirme: «Sí, es injusta; pero aquí no se trata de justicia sino de política » (Miguel de Unamuno, 3 de julio de 1936).

    No es esto, no es esto (José Ortega y Gasset, septiembre de 1931). Una cantidad inmensa de españoles que colaboraron en el advenimiento de la República con su acción, con su voto o con lo que es más eficaz que todo esto, con su esperanza, se dicen ahora entre desasosegados y descontentos: ¡No es esto, no es esto! La República es una cosa. El radicalismo es otra. Si no, al tiempo. (José Ortega y Gasset en su artículo Un aldabonazo en El Crisol de 9 de septiembre de 1931).

    en que el régimen de Hitler no fue demócrático, aunque éste llegara al poder a través de unas elecciones en un sistema parlamentario liberal; y sobre todo acierta Moa en que el gobierno de Rodríguez Zapatero es ilegítimo pese a su mayoría relativa en las elecciones y en el parlamento. No hay democracia sin justicia en el sufragio activo y pasivo, al votar y al recibir los votos y usufructuarlos. Es un desgobierno y carece de legitimad de origen y de ejercicio. Ya quedó dicho aquí. (

    Más grave es el error de don Pío Moa al decir que la república nació así con legitimidad suficiente. No legitimaba esa toma del poder por la república que naciera como un proyecto de democracia liberal, como dice Moa. (Leer más).






    http://www.bajada.comoj.com/551200/espiritu-de-rebeldia.html

    detonante.host22.com
     

    cuadrupedo.comuv.com Todos los derechos reservados